Fan­tas­mas del pa­sa­do re­cien­te

Notitarde - - Opinión - Car­los Mi­gué­lez Mon­roy/ Pe­rio­dis­ta/ Twit­ter: @cmi­gue­lez/ Cen­tro de Co­la­bo­ra­cio­nes So­li­da­rias.

Lle­va­ba dos me­ses en In­dia­ná­po­lis cuan­do se pro­du­jo una de las más con­tro­ver­ti­das elec­cio­nes pre­si­den­cia­les en la his­to­ria de Es­ta­dos Uni­dos. El Co­le­gio Elec­to­ral le da­ba la vic­to­ria a Geor­ge W. Bush por en­ci­ma del can­di­da­to del Par­ti­do De­mó­cra­ta, Al Go­re, a pe­sar de ha­ber con­se­gui­do más vo­tos.

Con la in­ge­nui­dad de un es­tu­dian­te de pri­mer año de pe­rio­dis­mo, no po­día ima­gi­nar las con­se­cuen­cias que ten­dría pa­ra el mun­do la lle­ga­da al po­der de ese hom­bre que tar­ta­mu­dea­ba y que, du­ran­te me­ses, se en­fren­tó al es­cep­ti­cis­mo de gran par­te de Es­ta­dos Uni­dos. Has­ta que se es­tre­lla­ron dos avio­nes en las To­rres Ge­me­las el 11 de sep­tiem­bre del año si­guien­te.

El aten­ta­do con­vir­tió la du­da y al­gu­nos ges­tos que de­la­ta­ban cier­tos com­ple­jos en una apa­ren­te fir­me­za de hie­rro apo­ya­da en el fa­mo­so dis­cur­so de “es­tás con no­so­tros o con­tra no­so­tros”. Ade­más de las To­rres Ge­me­las, esos dos avio­nes de­rri­ba­ron el mu­ro que di­vi­día al país en dos has­ta tal pun­to que se con­si­de­ra­ba an­ti-pa­trió­ti­co dis­cu­tir la in­mi­nen­te in­va­sión de Af­ga­nis­tán.

Tras la aven­tu­ra con­tra los ta­li­ba­nes se desató la ig­no­mi­nia de “la lu­cha con­tra el te­rror”. Pe­ro el gol­pe de­fi­ni­ti­vo lle­gó con la de­ci­sión de de­rro­car a Sad­dam Hus­sein. Una ar­gu­men­ta­ción tan dé­bil y tan ri­dí­cu­la pa­ra ata­car Irak só­lo po­día pros­pe­rar en se­me­jan­te am­bien­te de mie­do, con­fu­sión y des­con­cier­to, y de si­len­cio por par­te de quie­nes no se atre­vían a di­sen­tir don­de pa­trio­tis­mo y la creen­cia en Dios se uti­li­zan co­mo pa­rá­me­tros pa­ra me­dir al “buen ame­ri­cano”.

En ese am­bien­te no po­día ga­nar las elec­cio­nes de 2004 al­guien que no fue­ra Geor­ge W. Bush, que ven­ció con fa­ci­li­dad a su ad­ver­sa­rio John Kerry a pe­sar de que se ha­bía co­men­za­do a des­ta­par lo que en reali­dad ocu­rría en Guan­tá­na­mo, en la ba­se de Ba­gram, en los cen­tros de de­ten­ción clan­des­ti­nos en va­rios paí­ses don­de se tor­tu­ra­ba a su­pues­tos te­rro­ris­tas. Po­cos pue­den ol­vi­dar el im­pac­to que pro­du­jo el Ti­me cuan­do pu­bli­có las fo­tos de los pri­sio­ne­ros des­nu­dos y en­ca­pu­cha­dos y ame­na­za­dos por pe­rros, con mi­li­ta­res y “con­tra­tis­tas pri­va­dos” que po­sa­ban y son­reían al fon­do.

Pe­ro bin La­den se­guía pró­fu­go, con­ti­nua­ba la “ame­na­za te­rro­ris­ta”, la eco­no­mía em­pe­za­ba a ha­cer aguas y se em­pe­za­ban a mul­ti­pli­car las vo­ces crí­ti­cas, si­len­cia­das du­ran­te años. El mun­do abra­zó con es­pe­ran­za al as­cen­so del pri­mer pre­si­den­te ne­gro, un bri­llan­te ora­dor que lle­na­ba de nue­vas es­pe­ran­zas con un dis­cur­so de paz y de con­cor­dia y su Yes we can.

Ba­rack Oba­ma no tu­vo en las dos elec­cio­nes que ga­nó la opo­si­ción que sí en­con­tró en el Con­gre- so, con ma­yo­ría Re­pu­bli­ca­na, al in­ten­tar po­ner en mar­cha una am­bi­cio­sa Re­for­ma de la Sa­ni­dad y ce­rrar Guan­tá­na­mo. Vo­la­ron los ocho años del No­bel de la Paz Oba­ma y, lo que pa­re­cía una tran­si­ción tran­qui­la ha­cia la pri­me­ra pre­si­den­cia fe­me­ni­na de la his­to­ria de Es­ta­dos Uni­dos se ha con­ver­ti­do en una sor­pre­sa que no mu­chos ana­lis­tas ima­gi­na­ban: el as­cen­so al po­der de un mag­na­te co­no­ci­do por sus de­cla­ra­cio­nes ra­cis­tas y ma­chis­tas, sos­pe­cho­so de ha­ber eva­di­do im­pues­tos y de ha­ber co­me­ti­do es­ta­fa.

Do­nald Trump se en­cuen­tra un país di­vi­di­do co­mo el que se en­con­tró Geor­ge W. Bush, pe­ro un mun­do mu­cho más te­me­ro­so de él por lo que pue­de des­en­ca­de­nar el pre­si­den­te de un país con se­me­jan­te múscu­lo eco­nó­mi­co y mi­li­tar. Tam­bién el te­ma mi­gra­to­rio es­tu­vo en el cen­tro del de­ba­te de la po­lí­ti­ca ex­te­rior has­ta el 11 de sep­tiem­bre de 2001.

Mu­chos pen­sa­ron que qui­zá se tra­ta­ba de una pe­sa­di­lla o de una ma­la bro­ma cuan­do se des­per­ta­ron con la no­ti­cia de la vic­to­ria del can­di­da­to Re­pu­bli­cano. Pe­ro la pe­sa­di­lla po­dría em­peo­rar an­te la mí­ni­ma pro­vo­ca­ción en cual­quier par­te del mun­do. So­bre to­do en te­rri­to­rio es­ta­dou­ni­den­se.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.