En la cueva del lobo

Notitarde - - Ciudad - Do­mé­ni­co Sí­ri­ca

Ha­ce po­co leí una no­ti­cia en la pren­sa re­gio­nal que me llamó la aten­ción. Se tra­ta de una jo­ven agen­te de la se­gu­ri­dad pú­bli­ca que ul­ti­mó a un pre­sun­to de­lin­cuen­te en un en­fren­ta­mien­to en el que ex­pu­so su vi­da. Afor­tu­na­da­men­te, la agen­te po­li­cial lo­gró sa­lir ile­sa en ese he­cho, que fue co­men­ta­do por to­da la co­lec­ti­vi­dad.

Años atrás, otro he­cho si­mi­lar ocu­rrió en la ciu­dad. Y, al igual que hoy, me hi­zo re­fle­xio­nar y me obli­gó a to­mar lá­piz y pa­pel pa­ra ex­te­rio­ri­zar mis pun­tos de vis­ta so­bre el acon­te­ci­mien­to. Es­ta se­ma­na, mu­cho tiem­po des­pués de aquel pri­mer even­to, me vuel­ve a in­va­dir la mis­ma preo­cu­pa­ción.

Re­sul­ta, que­ri­dos lec­to­res, que me pre­gun­to lo si­guien­te: des­pués de la ce­le­bra­ción por el su­ce­so, de los po­si­bles as­cen­sos y re­co­no­ci­mien­tos por tan gran ha­za­ña, ¿qué le es­pe­ra a es­ta jo­ven po­li­cía? Por si mu­chas per­so­nas no se han da­do cuen­ta, los agen­tes del or­den coha­bi­tan en ba­rrios y zo­nas po­pu­la­res en los cua­les tam­bién re­si­den los de­lin­cuen­tes.

Oja­lá que no su­ce­da na­da ma­lo, pe­ro es­ta jo­ven agen­te po­dría es­tar ex­pues­ta a ser ul­ti­ma­da en su pro­pia ca­sa por cóm­pli­ces del de­lin­cuen­te eli­mi­na­do por ella, cuan­do cum­plía con su de­ber. Es de­cir, po­de­mos de­cir que ella es­ta­ría me­ti­da en la pro­pia cueva del lobo.

Igual que en aque­lla opor­tu­ni­dad, quie­ro lla­mar a una re­fle­xión. ¿Por qué no se han cons­trui­do ur­ba­ni­za­cio­nes po­pu­la­res en las cua­les ha­bi­ten los fun­cio­na­rios per­te­ne­cien­tes a los cuer­pos po­li­cia­les, pa­ra evi­tar pre­ci­sa­men­te es­tas ac­cio­nes en su con­tra? Por­que, mien­tras ellos se jue­gan el pe­lle­jo por sal­var de la de­lin­cuen­cia a la so­cie­dad, la mis­ma so­cie­dad los obli­ga a ex­po­ner­se de es­ta ma­ne­ra.

No só­lo no se les pro­vee de vi­vien­das cón­so­nas con su tra­ba­jo, sino que ni pa­tru­llas de ca­li­dad se les en­tre­ga, por­que he vis­to mu­chas de ellas con­ver­ti­das en car­ca­chas que me ima­gino no es­ta­rán en con­di­cio­nes pa­ra per­se­guir a nin­gún mal­he­chor, to­man­do en cuen­ta que exis­ten ban­das que es­tán do­ta­das de tre­men­das na­ves pa­ra ha­cer sus fe­cho­rías. Re­pi­to que oja­lá es­tos pun­tos sir­van de re­fle­xión pa­ra quie­nes tie­nen en sus ma­nos las po­si­bi­li­da­des de so­lu­cio­nar es­tos pro­ble­mas, pues es­toy se­gu­ro que Dios y la so­cie­dad les re­co­no­ce­rá.

Dios los ben­di­ga a to­das y to­dos. Has­ta el pró­xi­mo lunes. Pue­den es­cri­bir­me al co­rreo: to­dos­los­lu­nes34@gmail.com.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.