Mis­te­rio, mi­la­gros y la Vir­gen del So­co­rro

Notitarde - - Ciudad - Gio­van­ni Na­ni

Du­ran­te los úl­ti­mos días han su­ce­di­do he­chos en nues­tra ciu­dad que por sus ca­rac­te­rís­ti­cas par­ti­cu­la­res es­tán ro­dea­dos de un ha­lo de mis­te­rio, los cua­les es­pe­ra­mos que us­ted, es­ti­ma­do lec­tor, nos ayu­de a des­ci­frar. Uno de ellos es el arri­bo in­tem­pes­ti­vo del Al­cal­de Mi­guel Coc­chio­la a Va­len­cia, que no se­ría no­ve­dad, lo que sí sor­pren­de es que nin­guno de los fa­mo­sos Coc­chi­ni­tos sa­bía de tal even­to, de he­cho ni se lo ima­gi­na­ban, al pun­to que va­rios de ellos te­nían los te­lé­fo­nos apa­ga­dos al mo­men­to del ate­rri­za­je del Al­cal­de y se en­te­ra­ron mu­chas ho­ras des­pués que su je­fe es­ta­ba de re­gre­so.

El mis­te­rio con­ti­núa cuan­do en lu­gar de jú­bi­lo y ale­gría por el re­torno de su lí­der lo que se ob­ser­va­ba eran ca­ras lar­gas y preo­cu­pa­das. “Nos apa­ga­ron

los fo­go­nes”, di­jo uno de ellos cuan­do se dio cuen­ta que no po­dían se­guir con sus pre­pa­ra­ti­vos na­vi­de­ños, sus ha­lla­cas y sus gui­sos. Es­pe­ra­mos que la mis­te­rio­sa lle­ga­da del Al­cal­de pro­duz­ca los mi­la­gros que tan­to he­mos es­pe­ra­dos los va­len­cia­nos des­de ha­ce años, uno de ellos es la sa­li­da de­fi­ni­ti­va de los Coc­chi­ni­tos del ayun­ta­mien­to, quie­nes tan­to da­ño le han he­cho a nues­tra ciu­dad; y el se­gun­do, es la so­lu­ción al pro­ble­ma de la re­co­lec­ción de ba­su­ra que al día de hoy ya es in­sos­te­ni­ble, el cual, por su­pues­to, ha es­ta­do ro­dea­do de mis­te­rios ta­les co­mo la in­ca­pa­ci­dad que tu­vo el Al­cal­de en­car­ga­do (que no se en­car­gó de na­da) quien de­cla­ra­ba que no te­nía re­cur­sos pa­ra es­te pro­ble­ma mien­tras fir­ma­ba el con­tra­to del con­cier­to de ADITUS, así co­mo la mis­te­rio­sa huelga de los tra­ba­ja­do­res que des­apa­re­ce in­me­dia­ta­men­te al mo­men­to que lle­ga Coc­chio­la. To­da es­ta im­pro­vi­sa­ción y desas­tre de­vino en una ne­ce­sa­ria ins­pec­ción ju­di­cial rea­li­za­da ayer en el IMA en don­de no cree­mos que exis­ta el mi­la­gro que pue­dan ocul­tar­le al Tri­bu­nal Dé­ci­mo de Mu­ni­ci­pio los des­ma­nes, ma­los ma­ne­jos y ac­tua­cio­nes irres­pon­sa­bles de es­te ins­ti­tu­to que ha pues­to en ries­go el bie­nes­tar de los ha­bi­tan­tes de nues­tra ciu­dad gra­cias a su (hoy cree­mos que a pro­pó­si­to) in­ca­pa­ci­dad pa­ra re­co­lec­tar los desechos só­li­dos. Vir­gen de So­co­rro, pa­tro­na de Va­len­cia, sa­be­mos que en los 106 años de tu co­ro­na­ción ca­nó­ni­ca ja­más ha­bías vis­to una ciu­dad tan des­trui­da por una ges­tión mu­ni­ci­pal, por lo que es­pe­ra­mos tu di­vi­na in­ter­ce­sión en que nos re­pa­res el da­ño y pro­veas un fu­tu­ro me­jor pa­ra Va­len­cia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.