Jesús me atrae

“El Evan­ge­lio Cam­bia”

Notitarde - - Ciudad - Pas­tor Ja­vier Ber­tuc­ci @JAVIERBERTUCCI

Jesús tie­ne la ca­pa­ci­dad úni­ca de atraer­nos a Sí mis­mo. Mien­tras que las nor­mas y dog­mas re­li­gio­sos tien­den a re­pe­ler a la gen­te, Jesús la atrae. Por ello, si que­re­mos que nues­tro país ven­ga a Jesús, de­be­mos en­ten­der que es ne­ce­sa­rio le­van­tar a Jesús, no a una or­ga­ni­za­ción re­li­gio­sa o una fi­lo­so­fía hue­ca y va­cía. Jesús fue ma­ni­fes­ta­do so­bre es­ta tie­rra sin atrac­ti­vo en lo fí­si­co, pe­ro pro­du­cía ham­bre y sed de Dios en la gen­te que lo co­no­cía, asi­mis­mo, ha­bía una ma­ni­fes­ta­ción par­ti­cu­lar cuan­do Jesús ca­mi­na­ba, y era que los ni­ños ve­nían a Él, y aun cuan­do sus dis­cí­pu­los tra­ta­ban de im­pe­dir­lo, Jesús les re­pren­dió di­cién­do­les que de­ja­ran a los ni­ños ve­nir a Él por­que de los ta­les es el Reino de los cie­los. Él es su­fi­cien­te­men­te atrac­ti­vo pa­ra atraer a Sí a to­dos.

Na­die nos amó co­mo Dios lo ha he­cho, el Pa­dre en­vió a su Hi­jo Je­su­cris­to, y el Hi­jo vino vo­lun­ta­ria­men­te a mo­rir por no­so­tros. Es­ta es una de las ra­zo­nes por las que Jesús me atrae. Él es la ma­yor ex­pre­sión de amor de Dios y na­da hi­ci­mos pa­ra ga­nar ese amor. En­tre­tan­to, no­so­tros so­lo te­ne­mos la ca­pa­ci­dad de li­be­rar amor con­for­me a lo que nues­tra men­te dic­ta, Jesús abrió to­do su río de amor por no­so­tros. Él ya nos amó, y nos la­vó con su san­gre, pro­duc­to de su sa­cri­fi­cio, el cual fue efi­caz, por­que su san­gre era ab­so­lu­ta­men­te pu­ra. Por es­to, Jesús me atrae to­dos los días de mi vi­da. De ma­ne­ra que ca­da vez que se sien­ta des­ani­ma­do, pien­se quién le ama de tal for­ma, que us­ted no ha­bía he­cho na­da por Él y Él ya le ha­bía ama­do. No cam­bie ese amor por na­da, ni na­die. Ese amor de Jesús es­tá ba­sa­do en sí mis­mo, por eso na­die pue­de ha­cer que per­da­mos su amor, na­da pue­de se­pa­rar­nos de él, ni si­quie­ra nues­tras pro­pias de­bi­li­da­des.

Es la re­ve­la­ción de que Jesús nos ama lo que nos con­vier­te en sus hi­jos, y nos atrae a Él. Jesús no me ofre­ce ser sier­vo, nos ha­ce­mos sier­vos por vo­lun­tad pro­pia en agra­de­ci­mien­to a su amor. Yo me ha­go sier­vo, aun­que Él no me ha­ce sier­vo, sino que me ofre­ce su amis­tad, por lo que, na­die me pue­de exi­gir en otra lí­nea di­fe­ren­te cuan­do sir­vo, pues el que sir­ve no es­tá obli­ga­do a ha­cer­lo, sino que lo ha­ce por amor y agra­de­ci­mien­to. Amís­ta­te con Jesús, de ma­ne­ra que ten­gas una in­fluen­cia con el Pa­dre, pa­ra que to­do lo que le pi­das al Pa­dre en su nom­bre, lo ten­gas de par­te de Él. A ma­yor amis­tad con Jesús, ma­yor in­fluen­cia con el Pa­dre. ¡Si nos de­di­ca­mos a le­van­tar a Jesús en nues­tro país, to­do el país se­rá atraí­do a Él!

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.