In­fec­cio­nes se­xua­les au­men­tan en Güi­güe

Mé­di­cos alar­ma­dos por los diag­nós­ti­cos ca­da vez más tem­pra­nos en el mu­ni­ci­pio

Notitarde - - Güigüe-tacarigua-belén -

Güi­güe, no­viem­bre 14 (Yohan­na Guz­mán Blan­co).- En el área de con­sul­tas por en­fer­me­da­des de trans­mi­sión se­xual y aten­ción in­te­gral del Hos­pi­tal “Dr. Car­los San­da”, ubi­ca­do en la pa­rro­quia Güi­güe del mu­ni­ci­pio “Car­los Ar­ve­lo”, des­de ha­ce años, de lu­nes a vier­nes, de 7:00 de la ma­ña­na y has­ta el me­dio­día, asis­ten a jó­ve­nes y adul­tos que acu­den con al­gu­na in­quie­tud o sim­ple­men­te por cual­quier al­te­ra­ción en la sa­lud.

Mau­ri­ce­lis Ávi­la, coor­di­na­do­ra del pro­gra­ma de En­fer­me­da­des de Trans­mi­sión Se­xual (ETS) en el Dis­tri­to Sur del La­go, in­for­mó que des­de ha­ce mu­cho tiem­po se es­fuer­za por edu­car y sa­nar a las per­so­nas que de al­gu­na ma­ne­ra han con­traí­do es­tas afec­cio­nes.

“A pe­sar de que es­ta área siem­pre ha si­do un ta­bú pa­ra la so­cie­dad, las per­so­nas acu­den por ayu­da pro­fe­sio­nal en ca­sos en los que las per­so­nas des­co­no­cen que pue­da su­ce­der en sus cuer­pos, no con la con­cu­rren­cia con la que se es­pe­ra, pues exis­te la pe­na, pe­ro sí bus­can co­no­cer un diag­nós­ti­co”, ex­pli­có la mé­di­co.

La­men­tó que los afec­ta­dos tras co­no­cer que pue­dan es­tar pre­sen­tan­do una ETS, in­ten­tan au­to­me­di­car­se y ya no acu­den a con­ti­nuar los tra­ta­mien­tos.

“Al­gu­nos creen que, por ejem­plo, la si­fi­lis es una en­fer­me­dad que con tres in­yec­cio­nes se cu­ra, pe­ro la ver­dad es que no to­dos los cuer­pos reac­cio­nan de la mis­ma ma­ne­ra. Por eso es que hay que acu­dir a los es­pe­cia­lis­tas y no de­jar los tra­ta­mien­tos has­ta que és­tos los den de al­ta”, co­men­tó.

Ase­ve­ró que aun­que una de las en­fer­me­da­des más co­mu­nes es la sí­fi­lis y es ata­ca­da prin­ci­pal­men­te con so­lu­cio­nes in­yec­ta­bles, en oca­sio­nes es­to no es su­fi­cien­te pa­ra des­truir el agen­te ma­ligno.

Pe­ro lo que mu­chos pien­san es que es así, por lo que se con­fían, no acu­den más. Ade­más, no to­man las pre­vi­sio­nes ne­ce­sa­rias co­mo el re­po­so, el diá­lo­go con los po­si­bles por­ta­do­res, quie­nes tam­bién de­ben ser asis­ti­dos, lo cual a su vez si­gue com­pli­can­do el pa­no­ra­ma y se con­ti­núa pro­pa­gan­do el agen­te de ma­ne­ra rá­pi­da y des­con­tro­la­da.

Dis­cre­ción y con­fi­den­cia­li­dad

Con la in­ten­ción de res­guar­dar la in­te­gri­dad de quie­nes asis­ten por aten­ción por en­fer­me­da­des de trans­mi­sión se­xual, Ávi­la tam­bién re­vi­sa otras afec­cio­nes por me­di­ci­na ge­ne­ral.

“Quie­nes en­tran a es­te es­pa­cio de­ben sa­ber que es­tán com­ple­ta­men­te res­guar­da­dos de que otros se­pan que pue­de pre­sen­tar una en­fer­me­dad de es­te ti­po, ya que aquí aten­de­mos a quie­nes pre­sen­ten des­de una fie­bre has­ta un do­lor de ca­be­za”, de­ta­lló.

Ase­gu­ró que por tan­to ese no de­be ser un mo­ti­vo por el cual no pre­sen­tar­se a co­no­cer si al­gu­nos sín­to­mas que los alar­me se tra­te de al­gu­na en­fer­me­dad de trans­mi­sión se­xual tra­ta­ble.

Aten­ción y tra­ta­mien­to

La es­pe­cia­lis­ta di­jo que lue­go de acu­dir a la con­sul­ta, ella jun­to a su asis­ten­te abren un ex­pe­dien­te al pa­cien­te y aun­que ac­tual­men­te no cuen­tan con el reac­ti­vo re­que­ri­do pa­ra aten­der la si­fi­lis -la más co­mún- son re­mi­ti­dos a la Ciu­dad Hos­pi­ta­la­ria “Dr. En­ri­que Te­je­ra”, (Chet), don­de les otor­gan lo ne­ce­sa­rio, lo cual pue­de ser su­mi­nis­tra­do en Güi­güe, don­de ade­más exa­mi­nan la evo­lu­ción del pa­cien­te, ase­gu­ró la doc­to­ra.

De lo con­tra­rio, to­das las de­más en­fer­me­da­des son tra­ta­das en el hos­pi­tal de Güi­güe, de­cla­ró.

“Es im­por­tan­te que las per­so­nas se­pan que se tra­ta de con­sul­tas to­tal­men­te gra­tui­tas, con­fi­den­cia­les y real­men­te na­die más sa­be el por­qué de su asis­ten­cia al área. Lo que real­men­te de­be te­ner re­le­van­cia se­ría acu­dir pa­ra me­jo­rar y con­tro­lar la sa­lud que in­di­fe­ren­te­men­te pue­de per­ju­di­car a la de otros”, des­ta­có.

Es­ta­dís­ti­cas alar­man­tes

Lo que ac­tual­men­te ha alar­ma­do a Ávi­la, se tra­ta del diag­nós­ti­co ca­da vez más tem­prano de ni­ños con en­fer­me­da­des de trans­mi­sión se­xual en el mu­ni­ci­pio.

Se tra­ta de ni­ños des­de los nue­ve años que ya han si­do tra­ta­dos con es­te ti­po de en­fer­me­da­des, lo que es preo­cu­pan­te.

Con­fe­só que en­tre los fo­cos don­de aho­ra se co­no­cen más ca­sos en el mu­ni­ci­pio han si­do las co­mu­ni­da­des de Guai­ca, Bu­ca­ri­to, Bo­que­rón y Cen­tral Ta­ca­ri­gua.

“De una u otra for­ma siem­pre da­mos con ca­sos que nos re­ve­lan que ni­ños, jó­ve­nes y adul­tos pro­mis­cuos, por vio­la­ción o so­lo por fal­ta de in­for­ma­ción se han con­ver­ti­do en por­ta­do­res de es­te ti­po de en­fer­me­da­des, ca­da vez en eda­des más tem­pra­nas”, re­la­tó.

Re­mi­ti­dos

Re­cor­dó que han co­no­ci­do ca­sos de ni­ños y ni­ñas in­fec­ta­dos, quie­nes en opor­tu­ni­da­des por pe­na o por mie­do no re­ve­lan có­mo se con­ta­gia­ron, lo que si­gue per­ju­di­can­do a to­da la so­cie­dad. Pe­ro de­bi­do a que no pue­de aten­der a me­no­res de edad re­mi­te su asis­ten­cia a mé­di­cos es­pe­cia­lis­tas en el área de pe­dia­tría.

“Yo no ten­go la po­tes­tad pa­ra in­ves­ti­gar a los me­no­res de edad, por lo que en esas opor­tu­ni­da­des es re­mi­ti­do a quie­nes es­tán es­tu­dian­do pa­ra brindar aten­ción a ni­ños que pre­sen­ten es­te ti­po de even­tua­li­dad”, pre­ci­só.

Se­gui­mien­to en los ca­sos

Re­cal­có que an­te­rior­men­te exis­tía al­guien que ha­cía se­gui­mien­to a es­tos ca­sos, pa­ra dar con el por­ta­dor de la en­fer­me­dad y los po­si­bles con­ta­gia­dos. Pa­ra de es­ta ma­ne­ra ofre­cer los tra­ta­mien­tos, la orien­ta­ción y en­se­ñar so­bre la pre­ven­ción de tan de­li­ca­da si­tua­ción.

“Siem­pre buscamos el bie­nes­tar de to­dos, ata­can­do de raíz un pro­ble­ma que nos afec­ta a to­dos, pe­ro co­mo ac­tual­men­te no hay quien ha­ga ese tra­ba­jo y le­gal­men­te yo no pue­do rea­li­zar­lo, es di­fí­cil evi­tar la ve­loz pro­pa­ga­ción”, re­sal­tó.

Pre­ven­ción

En es­te ca­so apun­tó que la pre­ven­ción es la me­jor he­rra­mien­ta pa­ra evi­tar el con­ta­gio de es­tas en­fer­me­da­des co­mo VIH, sí­fi­lis, Si­da, las cua­les son las más co­mu­nes en la ju­ris­dic­ción.

Ex­pre­só que otra for­ma es el dia­lo­gar con los más pe­que­ños a ni­vel de es­cue­la so­bre las con­se­cuen­cias de es­tas afec­cio­nes.

“En las es­cue­las es in­dis­pen­sa­ble en­se­ñar a los ni­ños acer­ca de la se­xua­li­dad, ya que aho­ra en eda­des más tem­pra­nas em­pie­zan sin sa­ber de qué se tra­tan las re­la­cio­nes se­xua­les y sus con­se­cuen­cias, aun­que in­du­da­ble­men­te tie­nen mu­chas du­das y sor­pren­den­te­men­te ha­cen pre­gun­tas que de­jan ató­ni­tos a más de uno”, ha­bló.

Ra­zo­nó que siem­pre acon­se­ja a to­dos a usar pre­ser­va­ti­vos y más cuan­do se tra­ta de per­so­nas que no tie­nen pa­re­ja fi­ja. Fi­na­li­zó se­ña­lan­do que la for­ma de dis­mi­nuir las es­ta­dís­ti­cas es con­fiar que las per­so­nas sean ca­da vez más pre­ca­vi­das y pre­ve­ni­das a la ho­ra de te­ner re­la­cio­nes se­xua­les.

Atien­den a los pa­cien­tes de ma­ne­ra se­gu­ra y con­fi­den­cial en el Hos­pi­tal “Dr. Car­los San­da”.

Los mé­di­cos re­ci­ben a las per­so­nas de lu­nes a vier­nes des­de las 7:00 de la ma­ña­na.

En la uni­dad ex­pli­can a los pa­cien­tes las con­se­cuen­cias de las ETS.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.