Li­bros que ayu­dan a vi­vir

Notitarde - - Opinión -

Re­cuer­do una per­so­na a la que acom­pa­ña­ba en te­ra­pia, bas­tan­te re­sis­ten­te, por cier­to, que le re­co­men­dé leer Mie­do, un li­bro de Os­ho que abor­da la in­se­gu­ri­dad de la vi­da, ese fu­tu­ro in­cier­to e im­pre­de­ci­ble que no po­de­mos con­tro­lar, que con­vier­te nues­tra vi­da en una aven­tu­ra ma­ra­vi­llo­sa y nos ca­pa­ci­ta pa­ra vi­vir en li­ber­tad, co­sa que a es­ta per­so­na le da­ba pá­ni­co. Des­pués de leer el li­bro, lle­gó a la se­sión y me di­jo “el li­bro que me dis­te no me ha va­li­do, no se me ha qui­ta­do el mie­do y si­go te­nien­do la ne­ce­si­dad de te­ner­lo to­do con­tro­la­do”.

Di­cen que lo im­por­tan­te pa­ra en­con­trar una bue­na res­pues­ta es ha­cer­se una bue­na pre­gun­ta. To­dos los li­bros pue­den ayu­dar­nos de una u otra for­ma a com­pren­der me­jor si­tua­cio­nes, re­tos, ac­ti­tu­des, re­la­cio­nes y mie­dos. Nos iden­ti­fi­ca­mos con per­so­na­jes, si­tua­cio­nes y po­de­mos apren­der nue­vas for­mas de ver­nos a no­so­tros mis­mos, pe­ro te­ne­mos que te­ner cla­ro que só­lo exis­te una ayu­da efec­ti­va: la nues­tra.

Po­de­mos co­nec­tar con el me­jor psi­có­lo­go del mun­do, o con el ex­per­to más ex­ce­len­te del te­ma que te­ne­mos que so­lu­cio­nar o leer los me­jo­res y más ri­gu­ro­sos li­bros de au­to­ayu­da, que si no to­ma­mos la de­ci­sión de im­pli­car­nos, de afron­tar la si­tua­ción emo­cio­nal, sino es­ta­mos dis­pues­tos a arries­gar­nos, dis­pues­tos a dar­lo to­do, el re­sul­ta­do se­rá el fra­ca­so. Nos re­fu­gia­mos en los li­bros de au­to­ayu­da, con la ilu­sión de que en­tre sus pá­gi­nas en­con­tra­re­mos las res­pues­tas que buscamos, con la ex­pec­ta­ti­va de que nos sa­ca­ran del ato­lla­de­ro y nos ayu­da­ran a re­co­lo­car­nos de nue­vo con só­lo leer­los. Al­gu­nas per­so­nas es­pe­ran que el li­bro ha­ga el tra­ba­jo por ellos y se de­cep­cio­nan.

La efi­ca­cia de un li­bro no de­pen­de del li­bro mis­mo, sino de la per­so­na que lo lee. Un li­bro o cual­quier he­rra­mien­ta de au­to­ayu­da se­rá útil si el lec­tor se ha­ce las pre­gun­tas ade­cua­das an­te lo que le to­ca y le im­pac­ta de la lec­tu­ra, si se to­ma su tiem­po y co­nec­ta con las emo­cio­nes que le pro­du­ce, si tie­ne a mano, jun­to con el li­bro, un cua­derno en el que va­ya es­cri­bien­do su pro­pio li­bro con sus ex­pe­rien­cias. La gran di­fi­cul­tad y el mie­do real, es­tá en el te­mor a pre­gun­tar­nos. Y si no nos atre­ve­mos a po­ner­nos cla­ros con no­so­tros y pre­gun­tar­nos real­men­te, no en­con­tra­re­mos las res­pues­tas que buscamos.

Ca­da uno es­tá dón­de es­tá, en el mo­men­to vi­tal en el que en­cuen­tra, con el pa­sa­do que tu­vo y el pre­sen­te que tie­ne, con su vi­ven­cia y con su ex­pe­rien­cia y ¡así es­tá bien! Lo que va­lo­ra­mos co­mo “ideal”, es so­lo una in­ven­ción de la men­te con la que po­de­mos lle­gar a con­fun­dir­nos y que, en mu­chos ca­sos, nos en­ca­mi­na a mo­vi­li­zar­nos, en di­rec­cio­nes di­fe­ren­tes de las que son in­he­ren­tes a nues­tro ser, nues­tra esen­cia. Los li­bros no di­fe­ren­cian en­tre las per­so­nas, así que la di­fe­ren­cia la tie­ne que ha­cer ca­da uno, co­gien­do lo que le va­le pa­ra avan­zar y des­car­tan­do lo que no. No hay mo­de­los pa­ra “ser tú mis­mo”, ca­da uno es su pro­pio ar­tí­fi­ce, ar­qui­tec­to y cons­truc­tor de su vi­da.

Pa­ra ca­mi­nar ha­cia el in­te­rior, en­con­tra­re­mos li­bros que nos in­vi­tan a su­mer­gir­nos en lo más pro­fun­do de nues­tra men­te, es­cu­char el si­len­cio de nues­tro co­ra­zón, en­con­trar den­tro de no­so­tros la for­ta­le­za pa­ra acep­tar los ava­ta­res de la vi­da sin de­jar­nos aba­tir, ali­men­tar la es­pe­ran­za aún en me­dio del des­alien­to y el can­san­cio y re­unir el va­lor su­fi­cien­te pa­ra de­cir­le sí a la vi­da, man­te­nien­do el bri­llo en los ojos, la ilu­sión en­cen­di­da al co­men­zar ca­da día, sin al­for­jas, sin pe­so aña­di­do y con los sen­ti­dos abier­tos a la ex­pe­rien­cia.

Cuan­do lo que buscamos es ir más allá de no­so­tros mis­mos, tras­cen­der­nos y tras­pa­sar el um­bral que nos en­cie­rra den­tro de no­so­tros y de­jar de que­jar­nos por lo que no te­ne­mos o no nos dan, pa­ra cam­biar el en­fo­que y pa­sar a pre­gun­tar­nos pa­ra qué es­ta­mos aquí y qué es lo que la vi­da quie­re de no­so­tros, una lec­tu­ra que nos ayu­da­rá a si­tuar­nos y po­ner­nos en el ca­mino es El hom­bre en bus­ca de sen­ti­do de Vik­tor Frankl.

Pri­sio­ne­ro, du­ran­te mu­cho tiem­po, en los des­al­ma­dos cam­pos de con­cen­tra­ción, él mis­mo sin­tió en su pro­pio ser lo que sig­ni­fi­ca­ba una exis­ten­cia des­nu­da. ¿Có­mo pu­do él que to­do lo ha­bía per­di­do, que ha­bía vis­to des­truir to­do lo que va­lía la pe­na, que pa­de­ció ham­bre, frío, bru­ta­li­da­des sin fin, que tan­tas ve­ces es­tu­vo a pun­to del ex­ter­mi­nio, có­mo pu­do acep­tar que la vi­da fue­ra dig­na de vi­vir­la?

Pa­ra me­jo­rar nues­tra au­to­es­ti­ma, des­man­te­lar nues­tros me­ca­nis­mos de de­fen­sa o sa­lir de los ro­les que he­mos adop­ta­do, ha­ce fal­ta al­go más que una me­ra lec­tu­ra, es ne­ce­sa­rio la im­pli­ca­ción per­so­nal pa­ra abrir la con­cien­cia y eso, es ta­rea nues­tra, el li­bro, por muy bueno que sea, no lo ha­rá por no­so­tros.

Ca­da uno de no­so­tros so­mos los ar­tí­fi­ces de nues­tro des­tino, por­que es nues­tra per­cep­ción, la nues­tra, no la de otro, la que crea nues­tra reali­dad y con­di­cio­na nues­tra elec­ción en ca­da mo­men­to. Un li­bro no re­sul­ta­rá de nin­gu­na uti­li­dad si la bús­que­da de res­pues­tas la po­ne­mos fue­ra de no­so­tros mis­mos y es­pe­ra­mos que el li­bro re­suel­va nues­tras con­fu­sio­nes o nos cam­bie la vi­da por ar­te de ma­gia.

Ma­ría Gue­rre­ro Es­cu­sa/Psi­có­lo­ga, pro­fe­so­ra Uni­ver­si­dad de Murcia/Twit­ter: @Te­l_Es­pe­ran­za/ Cen­tro de Co­la­bo­ra­cio­nes So­li­da­rias.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.