Los fran­co­ti­ra­do­res del diá­lo­go

Notitarde - - Ciudad - Cha­ri­to Ro­jas “No­so­tros dia­lo­ga­mos con los enemi­gos que he­mos ju­ra­do des­truir, so­la­men­te cuan­do ca­re­ce­mos de la fuer­za ne­ce­sa­ria pa­ra aba­tir­los”. Cha­ri­to­ro­jas2010@hotmail.com Twitter: @cha­ri­to­ro­jas

Vla­dí­mir Ilich Uliá­nov, alias Le­nin (1870-1924), po­lí­ti­co, re­vo­lu­cio­na­rio y co­mu­nis­ta ru­so.

Pre­gun­to a quie­nes afir­man que dic­ta­du­ra no sa­le con vo­tos, que go­bierno no sa­le con diá­lo­go, que la MUD es­tá ven­di­da y que hay que que­dar­se en la ca­lle ma­ni­fes­tan­do has­ta que el go­bierno cai­ga, por qué no se van a Mi­ra­flo­res y acam­pan allí has­ta que Ma­du­ro re­co­ja sus tras­tes. ¡Cla­ro que no!, es mu­cho más fá­cil ins­ta­lar­se en su te­cla­do o en su smartp­ho­ne a cri­ti­car y de­mo­ler repu­tacio­nes, sin apor­tar ideas lu­mi­no­sas ni tam­po­co fa­jar­se día y no­che a pro­tes­tar, tra­ba­jar, de­cla­rar, es­cri­bir, via­jar de un la­do de otro, co­mo lo ha­cen los lí­de­res po­lí­ti­cos de la Uni­dad.

To­dos ellos tie­nen de­fec­tos. Tan­tos co­mo sus crí­ti­cos. Son hu­ma­nos, es­tán car­gan­do con la in­men­sa res­pon­sa­bi­li­dad de res­ca­tar la de­mo­cra­cia ve­ne­zo­la­na, de or­ga­ni­zar un fren­te opo­si­tor he­te­ro­gé­neo, que tie­ne un ba­ta­llón de fran­co­ti­ra­do­res vir­tua­les que en lu­gar de en­fren­tar al enemi­go, des­tru­ye a los alia­dos.

He es­cu­cha­do a quie­nes se sien­tan en esa tan po­lé­mi­ca co­mo ne­ce­sa­ria me­sa de diá­lo­go, dar to­da cla­se de ex­pli­ca­cio­nes so­bre la ho­ja de ru­ta que pre­sen­ta­ron al tér­mino de la se­gun­da ple­na­ria. So­lo dos de los cin­co puntos tie­nen que ver con la cri­sis co­yun­tu­ral que vi­ve el país. En lo eco­nó­mi­co-so­cial se acor­dó tra­ba­jo “con­jun­to” pa­ra com­ba­tir “to­da for­ma de sa­bo­ta­je, boi­cot o agre­sión a la economía ve­ne­zo­la­na”. Los crí­ti­cos di­cen que es el go­bierno quien im­ple­men­ta el boi­cot a la economía ve­ne­zo­la­na, lle­ván­do­la a ser la peor del mun­do. Co­nin­dus­tria se de­fien­de di­cien­do que no es­tá sa­bo­tean­do. Cla­rí­si­mo. To­do el mun­do sa­be lo que su­ce­de.

En es­te mis­mo pun­to se ha­bla de la adop­ción de me­di­das orien­ta­das al abas­te­ci­mien­to de me­di­ca­men­tos, me­dian­te la pro­duc­ción y la im­por­ta­ción. La em­pre­sa pri­va­da quie­re pro­du­cir, así que es­te pun­to obli­ga es al go­bierno a dar di­vi­sas pa­ra im­por­tar ma­te­rias pri­mas pa­ra la pro­duc­ción, y a abrir fron­te­ras pa­ra la im­por­ta­ción, lo cual de­be­ría in­cluir las do­na­cio­nes de or­ga­nis­mos, paí­ses y pri­va­dos pa­ra ali­viar la cri­sis hu­ma­ni­ta­ria.

Más allá de la se­mán­ti­ca, el ma­yor pe­so de los com­pro­mi­sos de es­te pun­to eco­nó­mi­co re­cae en el go­bierno. A na­die gus­tó la pa­la­bra sa­bo­teo, pe­ro… ¿hu­bie­ra fir­ma­do el go­bierno es­te acuer­do si di­je­ra “las erra­das po­lí­ti­cas eco­nó­mi­cas del go­bierno”? En las me­sas de ne­go­cia­ción am­bas par­tes de­ben lle­var­se una ta­ja­da, por­que si no, ja­más ha­brá acuer­dos.

El se­gun­do pun­to es el po­lí­ti­co y pun­tual­men­te se “acor­dó avan­zar en la su­pera­ción de la si­tua­ción de desaca­to de la Asam­blea Na­cio­nal dic­ta­da por el TSJ”. La crí­ti­ca se­ña­la que se de­bió co­lo­car “pre­sun­to desaca­to”. Téc­ni­ca­men­te la fra­se co­rres­pon­de a la reali­dad de la sen­ten­cia de un po­der con­tra otro.

¿De qué se es­tá afe­rran­do el TSJ pa­ra de­cla­rar en desaca­to la Asam­blea y anu­lar to­das sus le­yes? Pues de la in­cor­po­ra­ción de los 3 dipu­tados que se­gún el TSJ, tie­nen un pro­ce­so pen­dien­te. ¿Que las elecciones de Ama­zo­nas fue­ron trans­pa­ren­tes? Sin du­da. ¿Que la MUD es­tá re­co­no­cien­do frau­de sus­cri­bien­do es­te ar­tícu­lo? Cla­ro que no. Se han can­sa­do de de­cir que es un tru­co del ofi­cia­lis­mo pa­ra arre­ba­tar­le la ma­yo­ría ca­li­fi­ca­da a la opo­si­ción, pe­ro en ca­si 11 me­ses ¿se ha po­di­do re­sol­ver es­to, con pro­tes­tas, de­nun­cias, de­cla­ra­cio­nes? No. Por tan­to, hay que bus­car una sa­li­da política. En nin­gu­na par­te di­ce que ha­brá nue­vas elecciones, pe­ro el acuer­do obli­ga a “los po­de­res pú­bli­cos com­pe­ten­tes” a ac­tuar en for­ma “pe­ren­to­ria”. Ya la AN lo hi­zo, los 3 dipu­tados de Ama­zo­nas so­li­ci­ta­ron su des­in­cor­po­ra­ción. Aho­ra el TSJ de­be ac­tuar “en for­ma pe­ren­to­ria”, de­ci­dir si ra­ti­fi­car­los y en el ca­so que no lo ha­gan, or­de­nar nue­vas elecciones. Y el CNE de­be tam­bién “en for­ma pe­ren­to­ria” con­vo­car nue­vas elecciones en ese es­ta­do.

La prag­má­ti­ca política tam­bién acuer­da que van a “tra­ba­jar con­jun­ta­men­te” en es­co­ger dos nue­vos rec­to­res, cu­yo pro­ce­so ya ha ade­lan­ta­do la AN. La opo­si­ción de es­ta for­ma tie­ne es­pe­ran­za de que se es­co­ja un rec­tor de­mó­cra­ta y otro neu­tral. Tal vez, co­no­cien­do la ma­li­cia ofi­cial es­to no sal­ga tan así, pe­ro ya el que se re­co­noz­ca la le­gí­ti­ma elec­ción de los rec­to­res por par­te del go­bierno, es un avan­ce en un país don­de la de­mo­cra­cia y la Cons­ti­tu­ción es­tá so­me­ti­da al ca­pri­cho ofi­cial.

Y to­dos us­te­des di­rán que el acuer­do fue ma­lo por­que no ac­ti­vó re­vo­ca­to­rio ni elecciones ge­ne­ra­les ade­lan­ta­das, tam­po­co se in­clu­yó el pun­to de la li­be­ra­ción de los pre­sos po­lí­ti­cos. Los que sa­ben de pro­ce­sos de ne­go­cia­ción, di­cen que son len­tos y que usual­men­te los pri­me­ros acuer­dos son un tan­teo del te­rreno. Los te­mas ál­gi­dos son los úl­ti­mos que se re­suel­ven.

Quie­nes es­tán in­dig­na­dos con es­tos pri­me­ros re­sul­ta­dos de­be­rían pre­gun­tar­se si te­nían re­vo­ca­to­rio an­tes de co­men­zar el diá­lo­go. Si es­ta­ba ga­ran­ti­za­da la li­be­ra­ción de pre­sos po­lí­ti­cos (así se lla­man y pun­to) an­tes de sen­tar­se a dia­lo­gar. Si la AN era res­pe­ta­da co­mo po­der. Si se iba a res­pe­tar la elec­ción de nue­vos rec­to­res. La res­pues­ta ver­da­de­ra es NO. Eso tam­po­co se ha al­can­za­do con el diá­lo­go, pe­ro en un país ci­vi­li­za­do hay que lle­gar a acuer­dos an­te la in­mi­nen­te vio­len­cia que pue­de desatar­se si la de­s­es­pe­ran­za se trans­for­ma en fu­ria des­truc­to­ra.

El pa­pa Fran­cis­co, a quien los gue­rre­ros del te­cla­do has­ta han til­da­do de co­mu­nis­ta, así lo ad­vir­tió y por eso ac­ce­dió a la pe­ti­ción de in­ter­me­dia­ción de la opo­si­ción y por eso con­ven­ció al Pre­si­den­te de la im­pe­rio­sa ne­ce­si­dad de evi­tar el po­si­ble en­fren­ta­mien­to mor­tal que ame­na­za a Venezuela. El sim­ple he­cho de que el Va­ti­cano es­te mo­ni­to­rean­do el diá­lo­go, que los or­ga­nis­mos in­ter­na­cio­na­les es­tén tan pen­dien­tes, que ha­ya tes­ti­gos in­ter­na­cio­na­les de ex­cep­ción, obli­ga a los dia­lo­gan­tes a ha­cer acuer­dos pa­ra pro­se­guir y a cum­plir con ges­tos de bue­na vo­lun­tad exi­gi­dos aun­que no es­cri­tos, co­mo es la li­be­ra­ción de los pre­sos po­lí­ti­cos

To­dos des­con­fia­mos de un ré­gi­men que no cum­ple lo que ofre­ce, que no tiem­bla an­te la muer­te y la po­bre­za, que des­atien­de una cri­sis hu­ma­ni­ta­ria y que vio­la cons­tan­te­men­te ga­ran­tías cons­ti­tu­cio­na­les. Pe­ro allí es­tán, sen­ta­dos a la me­sa, pe­ro ha­cien­do su tra­ba­jo de­pre­da­dor pa­ra­le­la­men­te, avan­zan­do en su ca­mino re­vo­lu­cio­na­rio.

Por eso la opo­si­ción tam­bién de­be se­guir en su ru­ta de ca­lle, que le ha da­do vi­si­bi­li­dad y pe­so a la opo­si­ción, co­mo efec­ti­va pre­sión pa­ra que se lo­gren acuer­dos po­si­ti­vos en la me­sa. La AN de­be se­guir bus­can­do sa­li­das cons­ti­tu­cio­na­les, tal vez una en­mien­da. Nada es ex­clu­yen­te. Pe­ro so­bre to­do, sal­ve­mos la Uni­dad, el úni­co ca­mino que ha ga­ran­ti­za­do vic­to­rias. Dis­ci­pli­na, vi­sión, pa­ra sal­tar la me­dio­cri­dad de la crí­ti­ca es­té­ril y al­can­zar co­mo un blo­que fuer­te la me­ta fi­nal.

Los más ra­di­ca­les re­vo­lu­cio­na­rios es­tán sen­ta­dos “dia­lo­gan­do”. De allí sa­len a dar­le al país do­sis ve­ne­no­sas de re­vo­lu­ción. La opo­si­ción tam­bién de­be ir a lo su­yo: ca­lle, protesta, de­nun­cia. Es la más efec­ti­va pre­sión pa­ra lo­grar acuer­dos en esa me­sa.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.