San Die­go, el Ca­ra­bo­bo que que­re­mos

Notitarde - - Naguanagua-la Entrada-san Diego - Ro­sa de Sca­rano Twitter: @ro­sa­bran­do­ni­sio

En caí­da li­bre la in­dig­na­ción y la in­cer­ti­dum­bre, es ho­ra de ra­ti­fi­car la vo­lun­tad de la in­men­sa ma­yo­ría que quie­re paz, ama la de­mo­cra­cia y an­sía un cam­bio, cuan­do la es­pe­ra de­ses­pe­ra y se amar­ga el pan y la vi­da. Quie­nes han des­apa­re­ci­do 350 mi­llo­nes de dó­la­res y más, sin pie­dad ni re­mor­di­mien­to so­cia­lis­ta que la Cons­ti­tu­ción na­cio­nal, la me­jor del mun­do, nos iba a de­pa­rar y pro­te­ger a to­dos los ve­ne­zo­la­nos por­que ellos se­rían ca­pa­ces -y así lo ju­ra­ron- de eli­mi­nar o mi­ni­mi­zar lo que se­gún ellos nos afec­ta­ba, ¿y qué pa­só? Pues, to­do se agra­vó, em­peo­ró al má­xi­mo el pan, me­di­ci­nas, se­gu­ri­dad fí­si­ca, ju­rí­di­ca, eco­nó­mi­ca, edu­ca­ti­va, mo­ral. Años de bu­lla sin ca­bu­ya, sin pro­pó­si­to de en­mien­da, de vo­lun­tad en me­jo­rar, de cam­biar, es­tá bueno de pro­me­sas, ya las ca­re­tas ca­ye­ron y es­tán más que re­que­te co­no­ci­dos los au­to­res y los ac­tos del fra­ca­so, de su tra­to in­hu­mano, in­sen­si­ble, in­di­fe­ren­te, in­ca­pa­ces de re­co­no­cer y sus vi­les erro­res obe­de­cien­do ór­de­nes dic­ta­das por los amos del Ca­ri­be, don­de ellos sí bus­can be­ne­fi­cios pa­ra su pue­blo.

El re­loj se ha de­te­ni­do por aho­ra. Cuán­to más es­pe­ra­re­mos, nos ne­ga­mos a se­guir es­pe­ran­do que le atra­sen sus agu­jas. Nos ne­ga­mos a que si­gan ne­go­cian­do bol­sas por vo­tos, pro­me­sas por po­der, ame­na­zas por aplau­sos de fo­cas, ¿y sa­ben pa­ra qué? Pa­ra be­ne­fi­ciar a gru­pos oli­gar­cas de po­der, re­pi­to, mien­tras el pue­blo ca­re­ce de tan­to y de to­do, has­ta de esa unión familiar, de la au­sen­cia nues­tros hi­jos quie­nes bus­can­do opor­tu­ni­da­des nos de­ja­ron y llo­ran por su pa­tria, ni cri­ti­co ni juz­go esas du­ras y fuer­tes de­ci­sio­nes. Fren­te a esas reali­da­des de co­no­ci­mien­to pú­bli­co, no­to­rio de la ma­yo­ría de los paí­ses del mun­do que creen y prac­ti­can el pro­gre­so de su pue­blo con de­re­chos, jus­ti­cia, paz y li­ber­tad, ha­ce­mos vo­tos por soluciones in­te­gra­les an­te un in­cues­tio­na­ble desas­tre de as­fi­xian­te po­lí­ti­cas, por y pa­ra un me­jor destino de ge­ne­ra­cio­nes fu­tu­ras, de ma­ne­ra que es­tas ge­ne­ra­cio­nes ac­tua­les re­cuer­den es­tos mo­men­tos so­lo co­mo pro­ce­sos que nun­ca de­be­rán re­pe­tir­se y que Dios nos lo per­do­ne. EN SAN DIE­GO, DON­DE SE CONS­TRU­YE EL CA­RA­BO­BO Y LA VENEZUELA QUE TO­DOS QUE­RE­MOS Y QUE PRON­TO, UNI­DOS Y CON SCA­RANO, LO LOGRAREMOS.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.