Ador­nar un ar­bo­li­to cues­ta más de un sa­la­rio mí­ni­mo

Al me­nos 33 mil bo­lí­va­res se in­vier­ten en un pino pequeño

Notitarde - - Maracay -

Ma­ra­cay, no­viem­bre 15 (Ylia­na

Díaz Ca­ro).- Mon­tar un ar­bo­li­to por es­ta épo­ca re­quie­re la in­ver­sión de un sa­la­rio mí­ni­mo (Bs. 27.092) y has­ta par­te de la ces­ta tic­ket, eso com­pran­do el ar­bo­li­to más eco­nó­mi­co al igual que los ac­ce­so­rios bá­si­cos que se pue­dan en­con­trar en el mer­ca­do, en­tre los que des­ta­can las lu­ces, guir­nal­das y bam­ba­li­nas.

En un re­co­rri­do rea­li­za­do por el equi­po re­por­te­ril de es­ta ca­sa edi­to­ra por va­rios co­mer­cios del cen­tro de la ciu­dad, se con­si­guió el pino ca­na­dien­se de la mar­ca Prin­ce de 1.20 me­tros, el más eco­nó­mi­co en 11.900 bo­lí­va­res, en una ju­gue­te­ría en la ca­lle Var­gas.

En­tre­tan­to, el jue­go de lu­ces más ba­ra­to fue vis­to en una tien­da de co­mer­cian­tes asiá­ti­cos en la Av. Bo­lí­var de Ma­ra­cay en Bs. 1.300. Con­si­de­ran­do el ta­ma­ño del ar­bo­li­to se pre­ci­sa mí­ni­mo de dos kits de lu­ces pa­ra ilu­mi­nar­lo, ya que ca­da ex­ten­sión en es­te ca­so trae 100 lu­ces, lo que ha­ría un to­tal de 2.600 bo­lí­va­res so­lo pa­ra un pino de 1,20 me­tros.

Asi­mis­mo, en es­ta tien­da tam­bién se con­si­guió la guir­nal­da de co­lor ver­de más eco­nó­mi­ca del re­co­rri­do, en 4 mil bo­lí­va­res la bol­sa de 2,80 me­tros, dos pa­que­tes pa­ra el pino su­ma­rían Bs. 8 mil.

Mien­tras que las bam­ba­li­nas más ac­ce­si­bles cos­ta­ban Bs. 3.500 en un es­ta­ble­ci­mien­to cer­cano a la ca­lle Mi­ran­da, ca­da pa­que­te con­te­nía seis uni­da­des, con­si­de­ran­do que un ar­bo­li­to pequeño re­quie­re de al me­nos tres pa­que­tes de bam­ba­li­nas pa­ra ser de­co­ra­do, se gas­ta­rían 10.500 bo­lí­va­res en so­lo 18 uni­da­des. En re­su­men, se in­vier­ten Bs. 33 mil pa­ra de­co­rar un ar­bo­li­to de 1,20 me­tros, so­lo con lu­ces, guir­nal­das y bam­ba­li­nas.

Otros ac­ce­so­rios pa­ra ador­nar el ár­bol na­vi­de­ño, co­mo la es­tre­lla, el án­gel o el la­zo que sue­len co­lo­car­se en la par­te más al­ta, se en­cuen­tran des­de 1.000 bo­lí­va­res y las ma­llas de­co­ra­ti­vas des­de Bs. 2.500, mien­tras que las cin­tas más eco­nó­mi­cas es­tán en Bs. 4.700.

No obs­tan­te, tam­bién se pue­den con­se­guir en el mer­ca­do otros ti­pos de pi­nos ca­na­dien­ses más gran­des y de di­fe­ren­tes mar­cas; por ejem­plo, el King Slim de 1,80 me­tros cues­ta en­tre Bs. 29.999 y 37.335, mien­tras que el de 2 me­tros va des­de Bs. 39.500 has­ta 46.875 y el de 2,20 me­tros des­de Bs. 48.990 has­ta 84.365.

Los pi­nos im­por­ta­dos de 1,80 y 2,10 me­tros fue­ron vis­tos en Bs. 71.640 y 89.640, res­pec­ti­va­men­te; du­ran­te el re­co­rri­do rea­li­za­do.

Los ar­bo­li­tos de la lí­nea Ca­na­dian King de 2 me­tros de al­tu­ra tie­nen un va­lor de Bs. 69.995 y los de 2,40 me­tros Bs. 101,470, en las tien­das del cen­tro de la ciu­dad.

Las lu­ces LED son las más cos­to­sas

Igual su­ce­de con las lu­ces, cu­yo va­lor va a de­pen­der de la for­ma, ti­po de ilu­mi­na­ción que ofrez­ca y la can­ti­dad de bom­bi­llos que con­ten­ga la ex­ten­sión. Por ejem­plo, hay man­gue­ras de 10 me­tros de lu­ces en 4 mil bo­lí­va­res, tam­bién ilu­mi­na­ción LED de 48 y 100 uni­da­des en Bs. 1.800 y 2.999, la ma­lla de 160 lu­ces es­tá en 1.600, mien­tras que la cor­ti­na de 100 pie­zas cues­ta 1.800 y la de 200 Bs. 3.000.

Tam­bién es­tán dis­po­ni­bles en los co­mer­cios del cen­tro de la ciu­dad, otros ti­pos de de­co­ra­cio­nes con mo­ti­vos re­la­cio­na­dos con la No­che­bue­na pa­ra ador­nar el ho­gar, co­mo las bo­tas na­vi­de­ñas de di­ver­sos ta­ma­ños des­de 6.400 bo­lí­va­res, así co­mo va­rios ador­nos de me­sa con for­ma de San Ni­co­lás o de mu­ñe­co de nie­ve des­de 1.400 has­ta 7.000 bo­lí­va­res.

Igual­men­te se con­si­guen stic­kers he­chos de car­tón, de ta­ma­ños y pre­cios va­ria­dos pa­ra ador­nar las puer­tas y pa­re­des des­de Bs. 200, asi­mis­mo, los tra­di­cio­na­les go­rros na­vi­de­ños des­de 700.

La Na­vi­dad es pa­ra los ni­ños

María Va­lla­da­res, quien se en­con­tra­ba com­pran­do unos ac­ce­so­rios pa­ra de­co­rar el ar­bo­li­to en una de las tien­das re­co­rri­das, di­jo que so­lo cam­bia al­gu­nos ador­nos anual­men­te, pe­ro que siem­pre es­tá pen­dien­te de no gas­tar mu­cho, por­que de­be guardar di­ne­ro pa­ra los re­ga­los, “to­do sea por los ni­ños”, agre­gó.

Co­men­tó que pre­fe­ri­ble­men­te in­vier­te en bam­ba­li­nas y lu­ces, es­tás úl­ti­mas por­que tien­den a da­ñar­se con el uso o por es­tar mu­cho tiem­po guar­da­das.

Por su par­te, In­di­ra Ca­ma­cho, es­ta­ba com­pran­do unas lu­ces pa­ra ilu­mi­nar el na­ci­mien­to, que es el lu­gar don­de sus hi­jos re­ci­ben los re­ga­los que les trae el Ni­ño Je­sús, de­bi­do a que en su ca­sa no co­lo­can ar­bo­li­to por­que es muy pe­que­ña y les qui­ta es­pa­cio, “pe­ro hay que man­te­ner vi­va en los pe­que­ños la ale­gría y el es­pí­ri­tu de la Na­vi­dad. To­tal, esa épo­ca es pa­ra ellos”, re­pli­có.

Las per­so­nas con­sul­tan pre­cios de los ac­ce­so­rios na­vi­de­ños en bus­ca de los más eco­nó­mi­cos pa­ra de­co­rar sus ar­bo­li­tos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.