FAO pi­dió in­cluir el pes­ca­do en die­ta pa­ra fre­nar des­nu­tri­ción

Re­co­mien­dan con­su­mir 12 ki­los por per­so­na anual­men­te

Notitarde - - Internacional -

Pa­na­má, no­viem­bre 15 (EFE).El pes­ca­do es uno de los ali­men­tos más nu­tri­ti­vos y sa­lu­da­bles y su in­clu­sión en las die­tas es­co­la­res pue­de con­tri­buir a re­du­cir la des­nu­tri­ción in­fan­til en Cen­troa­mé­ri­ca, di­jo ayer la Or­ga­ni­za­ción de las Na­cio­nes Uni­das pa­ra la Ali­men­ta­ción y la Agri­cul­tu­ra (FAO).

“De­fi­ni­ti­va­men­te, el pes­ca­do pue­de fre­nar el ham­bre. He­mos des­cu­bier­to que, en igua­les con­di­cio­nes de po­bre­za, los ni­ve­les de des­nu­tri­ción in­fan­til en las co­mu­ni­da­des in­dí­ge­nas cer­ca­nas a la cos­ta son mu­cho más ba­jos que en aque­llos pue­blos de la sie­rra don­de so­lo to­man po­llo y cer­do co­mo pro­teí­na ani­mal”, ase­gu­ró el ofi­cial de Pes­ca y Acui­cul­tu­ra de FAO en La­ti­noa­mé­ri­ca, Ale­jan­dro Flo­res.

“A pe­sar de que paí­ses de América Latina tie­nen cos­ta en los dos océa­nos, es­pe­cial­men­te los cen­troa­me­ri­ca­nos, el con­su­mo de pes­ca­do por per­so­na es muy ba­jo; de ahí que sea ne­ce­sa­rio im­pul­sar­lo, so­bre to­do en los co­le­gios”, ex­pli­có Flo­res du­ran­te un fo­ro ce­le­bra­do en Pa­na­má que reu­nió a au­to­ri­da­des de di­ver­sos paí­ses de la re­gión.

Se­gún da­tos de la Or­ga­ni­za­ción de las Na­cio­nes Uni­das pa­ra la Ali­men­ta­ción y la Agri­cul­tu­ra (FAO), el pro­me­dio mun­dial de con­su­mo de pes­ca­do es de 18 ki­lo­gra­mos per cá­pi­ta al año, mien­tras que en América Latina ape­nas se al­can­zan los 9 ki­los anua­les y en Cen­troa­mé­ri­ca y el Ca­ri­be los 6 ki­los anua­les.

Re­co­mien­dan con­su­mir 12 ki­los de pes­ca­do al año

La Or­ga­ni­za­ción Mun­dial de la Sa­lud (OMS) re­co­mien­da in­ge­rir al me­nos anual­men­te 12 ki­los de pes­ca­do por per­so­na.

La ba­ja in­ges­ta en la re­gión tie­ne que ver en par­te con los al­tos pre­cios de es­te ali­men­to, pe­ro prin­ci­pal­men­te con la fal­ta de cultura gas­tro­nó­mi­ca y con la vi­gen- cia de las cos­tum­bres ali­men­ta­rias pre­co­lo­nia­les.

“Es ver­dad que ha ha­bi­do cam­bios des­de en­ton­ces, so­bre to­do en las po­bla­cio­nes ur­ba­nas, pe­ro las zo­nas ru­ra­les to­da­vía con­ser­van la for­ma tra­di­cio­nal de ali­men­ta­ción. Me­soa­mé­ri­ca, por ejem­plo, ba­sa su ali­men­ta­ción en el maíz y los paí­ses an­di­nos en los tu­bércu­los”, acla­ró el es­pe­cia­lis­ta.

El pes­ca­do, in­sis­tió, no tie­ne por qué ser ne­ce­sa­ria­men­te fres­co ni de al­ta ca­li­dad, pue­de ser­vir­se con­ge­la­do, en sa­la­zón, ahu­ma­do, ma­ri­na­do, em­pa­na­do, en em­bu­ti­do o en con­ser­va.

“La ca­li­dad de la pro­teí­na es exac­ta­men­te la mis­ma en to­dos los pes­ca­dos, in­de­pen­dien­te­men­te de su cos­te. Un pes­ca­do muy ba­ra­to tie­ne la mis­ma ca­li­dad pro­tei­ca que un sal­món”, afir­mó el ofi­cial de la FAO.

El pes­ca­do, se­gún el or­ga­nis­mo in­ter­na­cio­nal, pro­por­cio­na pro­teí­nas de gran ca­li­dad y una am­plia va­rie­dad de vi­ta­mi­nas y mi­ne­ra­les, co­mo las vi­ta­mi­nas Ay D, fós­fo­ro, mag­ne­sio, se­le­nio, y yo­do en el ca­so del pes­ca­do de mar.

Aun­que en los úl­ti­mos 20 años las per­so­nas subali­men­ta­das en Cen­troa­mé­ri­ca han pa­sa­do de los 9 mi­llo­nes a los 7,2 mi­llo­nes, aún el 14% de la po­bla­ción su­fre es­ta la­cra so­cial, de acuer­do a los da­tos de la Or­ga­ni­za­ción de las Na­cio­nes Uni­das pa­ra la Ali­men­ta­ción y la Agri­cul­tu­ra (FAO).

Ale­jan­dro Flo­res, ofi­cial de Pes­ca y Acui­cul­tu­ra de la FAO en La­ti­noa­mé­ri­ca, pi­de in­cluir el pes­ca­do en la co­mi­da con­tra la des­nu­tri­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.