Más es­ca­ños, pe­ro más va­lo­res de­mo­crá­ti­cos

Notitarde - - Opinión - Xa­vier Ca­ño Ta­ma­yo Pe­rio­dis­ta, miem­bro de ATTAC Twitter: @xca­no­ta­ma­yo/ Cen­tro de Co­la­bo­ra­cio­nes So­li­da­rias.

Do­nald Trump ha si­do ele­gi­do pre­si­den­te de Es­ta­dos Uni­dos, no Hi­llary Clin­ton. Te­nían ra­zón quie­nes va­ti­ci­na­ron que an­tes se­ría pre­si­den­te un ne­gro que una mujer, cuan­do se en­fren­ta­ron Oba­ma y Hi­llary Clin­ton en pri­ma­rias. Clin­ton no sig­ni­fi­ca­ba más de­mo­cra­cia ni más jus­ti­cia so­cial (no en vano era con­si­de­ra­da la can­di­da­ta de Wall Street), pe­ro des­de lue­go Trump tam­po­co. Y ade­más es xe­nó­fo­bo, ra­cis­ta y ma­chis­ta.

Maestros de opi­nión y cons­pi­cuos ter­tu­lia­nos, pa­ra ex­pli­car la vic­to­ria de Trump, sen­ten­cian que los tra­ba­ja­do­res han vo­ta­do a Trump por ser an­ti-sis­te­ma. De ri­sa. Si un su­per-ri­co es an­ti-sis­te­ma, ha­bla­mos de otro sis­te­ma: mé­tri­co de­ci­mal, hi­dráu­li­co, me­cá­ni­co… pe­ro no del sis­te­ma ca­pi­ta­lis­ta, del que Trump es cla­ro miem­bro y re­pre­sen­tan­te.

Cier­to, mu­chos tra­ba­ja­do­res vo­ta­ron a Trump, pe­ro tra­ba­ja­do­res blan­cos so­bre to­do. Obre­ros blan­cos que, por la xe­no­fo­bia de­ma­gó­gi­ca de gen­te co­mo Trump, se sien­ten ame­na­za­dos. Y lo es­tán, pe­ro se con­fun­den de ame­na­za. El enemi­go no son los tra­ba­ja­do­res la­ti­noa­me­ri­ca­nos, por ejem­plo, sino la cla­se de Trump que des­po­see de de­re­chos ca­da vez más a la ma­yo­ría.

Trump no es fia­ble; es un su­per­ri­co, pe­ro, a pe­sar de sus tos­cas pro­vo­ca­cio­nes en cam­pa­ña elec­to­ral, no lle­ga­rá la san­gre al río, co­mo di­cen en Cas­ti­lla. Por­que, a pe­sar del po­der del Pre­si­den­te de Es­ta­dos Uni­dos, la mi­no­ría de Wall Street tie­ne mu­cho más. Y no per­mi­ti­rá nada que re­duz­ca sus be­ne­fi­cios. Co­mo crear un pro­ble­ma con Mé­xi­co, por ejem­plo, im­por­tan­te clien­te de Es­ta­dos Uni­dos.

El pro­ble­ma real es que el ac­tual ca­pi­ta­lis­mo de des­po­se­sión, que re­du­ce la po­ca jus­ti­cia so­cial lo­gra­da y vul­ne­ra más y más los de­re­chos de la gen­te… si­gue ahí. Co­mo el di­no­sau­rio del mi­cro­cuen­to de Mon­te­ros­so. Pe­ro tam­bién hu­bie­ra si­do así con Hi­llary Clin­ton. Aca­so fue­ra di­fe­ren­te de ha­ber si­do ele­gi­do Ber­nie Saun- ders, que con­cu­rrió a pri­ma­rias del par­ti­do De­mó­cra­ta, pe­ro ya se cui­da­ron gran­des me­dios de co­mu­ni­ca­ción, Wall Street y la pla­na ma­yor de ese par­ti­do de sa­car­lo pron­to del cam­po de jue­go.

Es­tos tiem­pos re­vuel­tos re­cuer­dan la Eu­ro­pa des­nor­ta­da de en­tre gue­rras mun­dia­les. En­ton­ces se des­bor­da­ron la in­fla­ción y el des­em­pleo; hoy cre­cen la po­bre­za y la de­sigual­dad. En­ton­ces preo­cu­pa­ba al pue­blo tra­ba­ja­dor la in­cer­ti­dum­bre, hoy un cre­ci­mien­to ri­dícu­lo. En­ton­ces y hoy el mie­do de las cla­ses tra­ba­ja­do­ras cre­ce por el os­cu­ro ho­ri­zon­te eco­nó­mi­co y so­cial… Ese mie­do se tra­du­jo en­ton­ces en la elec­ción de Hitler en Ale­ma­nia, por ejem­plo.

Hoy los ul­tra­de­re­chis­tas xe­nó­fo­bos de Ma­rie LePen se han he­cho con ciu­da­des que vo­ta­ron so­cia­lis­ta du­ran­te dé­ca­das. En Es­ta­dos Uni­dos han ele­gi­do a Trump y en el Reino de Es­pa­ña go­bier­na el Par­ti­do Po­pu­lar, he­re­de­ro de la dic­ta­du­ra fran­quis­ta. Peor aún, en el úl­ti­mo son­deo del CIS, el PP ga- na­ría un pun­to y me­dio en unas elecciones en Es­pa­ña. A pe­sar de los jui­cios de tar­je­tas black, el ca­so Gür­tel y la co­rrup­ción a man­sal­va, la de­re­cha (PP y Ciu­da­da­nos) su­ma­ría el 47% de vo­tos. Y la iz­quier­da, PSOE in­clui­do, ca­si 40%. Par­te del 13% res­tan­te tal vez ten­de­ría a pac­tar con la iz­quier­da. Pe­ro pa­re­ce una partida en ta­blas.

Por tan­to, no pa­re­ce de re­ci­bo que­rer cam­biar las co­sas, los paí­ses, fia­dos so­lo de la arit­mé­ti­ca elec­to­ral. En Es­ta­dos Uni­dos, Trump ha ven­ci­do por su com­pli­ca­da me­cá­ni­ca elec­to­ral. Pe­ro, aún ol­vi­dan­do el re­tor­ci­do sis­te­ma elec­to­ral, da que pen­sar que am­bos can­di­da­tos ha­yan con­se­gui­do ca­da uno po­co más de 59 mi­llo­nes de vo­tos. ¿Un país par­ti­do por la mi­tad?

Vol­vien­do a Es­pa­ña, la reali­dad re­cien­te mues­tra que hoy por hoy no pa­re­ce po­si­ble un go­bierno de cam­bio. Y al­go pa­re­ci­do ocu­rre en otros paí­ses eu­ro­peos. O peor, co­mo en Hun­gría, Po­lo­nia… que de­ri­van ha­cia el au­to­ri­ta­ris­mo. Y no pa­re­ce po­si­ble por­que no hay su­fi­cien­te con­cien­cia de­mo­crá­ti­ca y crí­ti­ca de la ciu­da­da­nía que se tra­duz­ca en bue­nos re­sul­ta­dos elec­to­ra­les. Mien­tras la ciu­da­da­nía no se em­pa­pe de va­lo­res de­mo­crá­ti­cos, com­ple­ta­men­te con­ven­ci­da de la in­dis­cu­ti­ble prio­ri­dad de los de­re­chos hu­ma­nos, una ma­sa vo­tan­te partida en dos pen­de­rá co­mo es­pa­da de Da­mo­cles so­bre nues­tras ca­be­zas y di­fi­cul­ta­rá o im­pe­di­rá go­bier­nos de cam­bio de ver­dad.

Con­se­guir más es­ca­ños, sí, pe­ro so­bre to­do cons­truir una nue­va con­cien­cia de­mo­crá­ti­ca crí­ti­ca y es­ta­ble­cer la he­ge­mo­nía de los va­lo­res de­mo­crá­ti­cos con­tra los prin­ci­pios eco­no­mi­cis­tas y co­di­cio­sos de la mi­no­ría que ex­plo­ta y des­po­see al pue­blo tra­ba­ja­dor. Por­que hoy de­ma­sia­da gen­te asu­me los prin­ci­pios de la mi­no­ría. Y pa­sa lo que pa­sa.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.