Au­to­ri­da­des re­co­mien­dan uti­li­zar lí­neas or­ga­ni­za­das Cho­ros dis­fra­za­dos de ta­xis­tas pi­ra­tas

Notitarde - - Sucesos -

Va­len­cia, no­viem­bre 15 (Ru­bén Bo­lí­var Idro

go).- An­te la cri­sis de trans­por­te pú­bli­co son mu­chos los que por ne­ce­si­dad o por ga­nar al­gún di­ne­ro ex­tra se de­di­can a ta­xear, aun­que si bien es cier­to que la gran ma­yo­ría son pa­dres de fa­mi­lia que con es­ta fae­na bus­can au­men­tar su po­der ad­qui­si­ti­vo, aquí se cue­lan la­dro­nes, ex­tor­sio­na­do­res, vio­la­do­res y has­ta ase­si­nos. Por eso se les re­co­mien­da a los usua­rios te­ner pre­cau­ción al mo­men­to de pe­dir una ca­rre­ra o servicio de ta­xi.

De acuer­do a las in­ves­ti­ga­cio­nes rea­li­za­das por or­ga­nis­mos de pre­ven­ción y se­gu­ri­dad, los de­lin­cuen­tes apro­ve­chan es­te servicio de trans­por­te pú­bli­co pa­ra rea­li­zar sus fe­cho­rías, ha­cién­do­se pa­sar por con­duc­to­res de­cen­tes. Es­te ofi­cio, que or­gu­llo­sa­men­te rea­li­zan a dia­rio mi­les de ca­ra­bo­be­ños, se ve em­pa­ña­do por cier­tos an­ti­so­cia­les que se de­di­can a co­me­ter ac­ti­vi­da­des de­lic­ti­vas.

Fun­cio­na­rios de di­ver­sos cuer­pos po­li­cia­les es­tán cons­cien­tes de que en la ca­lle pu­lu­la es­te ti­po de de­lin­cuen­te; ha­ce­do­res del mal, que siem­pre es­tán a la ca­za de un clien­te in­cau­to, so­bre to­do del se­xo fe­me­nino.

Al ser con­sul­ta­do el co­mi­sa­rio Car­los Ma­nuel Cor­de­ro Cas­ti­llo, di­rec­tor general de la Po­li­cía Mu­ni­ci­pal de Va­len­cia (Iam­po­val), acer­ca de los ca­sos don­de el ciudadano es víc­ti­ma de es­te ti­po de pi­llos, acon­se­jó que el usua­rio de­be bus­car siem­pre em­pre­sas de servicio de ta­xi re­co­no­ci­das, lí­neas or­ga­ni­za­das con ope­ra­do­res pro­fe­sio­na­les.

Sos­tu­vo que hay mu­chos mall en Ca­ra­bo­bo, es­pe­cí­fi­ca­men­te en Na­gua­na­gua, San Die­go y Va­len­cia, que cuen­tan con lí­neas de ta­xi que pres­tan un servicio ex­ce­len­te y con­fia­ble, por lo que no es ne­ce­sa­rio ex­po­ner­se con los de­no­mi­na­dos “pi­ra­tas”.

Otra de las op­cio­nes pa­ra evi­tar el se­cues­tro ex­prés o ro­bo, so­bre to­do en el ca­so de las mu­je­res, es con­tar con un cho­fer de con­fian­za. “Lla­mar­lo al mo­men­to de re­que­rir un servicio”, in­di­có el jefe de Iam­po­val.

Cor­de­ro Cas­ti­llo, con 25 años de ca­rre­ra po­li­cial, aler­tó que el 70% de los ca­sos ocu­rre por­que la víc­ti­ma fa­ci­li­ta la ac­ción del de­lin­cuen­te, ade­más, hay cóm­pli­ces del atra­ca­dor que es­tu­dian a la po­si­ble “pre­sa” pa­ra ver sus de­bi­li­da­des. “Otra co­sa, si el ob­je­ti­vo no va al mal­he­chor; ellos van has­ta el blan­co pa­ra con­su­mar su pla­ni­fi­ca­da fe­cho­ría”, agre­gó el co­mi­sa­rio.

Tam­bién re­co­men­dó a las per­so­nas que si an­dan en la ca­lle, par­ques o cen­tros co­mer­cia­les, la cla­ve pa­ra evi­tar ser víc­ti­ma del ham­pa es la au­to­pro­tec­ción. “La gen­te de­be es­tar aten­ta al mun­do que le ro­dea”.

Al ser con­sul­ta­dos otros ex­per­tos en ma­te­ria de se­gu­ri­dad, aler­ta­ron que hay tra­ba­ja­do­res del vo­lan­te que tie­nen en su ha­ber “ca­rre­ras de­lic­ti­vas”. De acuer­do a in­for­ma­cio­nes po­li­cia­les, mu­chos ta­xis­tas han si­do cap­tu­ra­dos en to­do el te­rri­to­rio na­cio­nal, vin­cu­la­dos en ca­sos de ro­bo a mano ar­ma­da en per­jui­cio de usua­rios.

En la ac­tua­li­dad, en el país, cual­quie­ra pue­de ser ta­xis­ta, ya que no exis­ten los con­tro­les ne­ce­sa­rios por par­te de ins­ti­tu­tos gu­ber­na­men­ta­les. Es im­pe­ra­ti­vo pre­sen­tar nor­mas pa­ra que el ta­xis­ta se pro­fe­sio­na­li­ce y se cree una fe­de­ra­ción o aso­cia­ción na­cio­nal que agru­pe a es­tos pro­fe­sio­na­les del vo­lan­te.

Pre­cau­ción

Si us­ted es de las per­so­nas que cons­tan­te­men­te uti­li­za ta­xis pa­ra ga­nar tiem­po o evi­tar la in­co­mo­di­dad de via­jar en un co­lec­ti­vo, ten­ga mu­cha pre­cau­ción al mo­men­to de abor­dar un vehícu­lo “pi­ra­ta”. Abra bien los ojos, vea con quién se mon­ta y to­me no­ta de las ca­rac­te­rís­ti­cas del au­to­mó­vil y de quién lo con­du­ce.

Ca­be se­ña­lar que no son los ta­xis­tas co­mu­nes quie­nes es­tén de­di­cán­do­se a es­ta pra­xis, sino ra­te­ros per­te­ne­cien­tes a ban­das cri­mi­na­les o simplemente cho­ros que tra­ba­jan en so­li­ta­rio; tie­nen un au­to y se de­di­can a pi­ra­tear pa­ra eje­cu­tar sus de­li­tos. Co­me­ten ro­bos, hur­tos, se­cues­tros, vio­la­cio­nes y has­ta ho­mi­ci­dios.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.