Hi­jos adul­tos de pa­dres al­cohó­li­cos

Notitarde - - Ciudad - Ce­ci­lia (*) Hoy no be­bo, hoy soy li­bre Tlf: 04144294258 @hoy­soy­li­bre

Las per­so­nas que cre­cen en fa­mi­lias al­cohó­li­cas tie­nen com­por­ta­mien­tos y sín­to­mas co­mu­nes.

Una vez que se acep­ta el ha­ber cre­ci­do den­tro de una fa­mi­lia al­cohó­li­ca, es im­por­tan­te te­ner cla­ro y en­ten­der las 4 re­glas que ri­gen el com­por­ta­mien­to de es­te ti­po de fa­mi­lia y te ayu­da­rá a acla­rar el por­qué de mu­chas de las ac­ti­tu­des, com­por­ta­mien­tos y sen­ti­mien­tos que es­tás te­nien­do aho­ra en tu vi­da adul­ta. Es­tas re­glas son las si­guien­tes: 1. LA RI­GI­DEZ: A me­di­da que el con­su­mo y la in­go­ber­na­bi­li­dad del en­fer­mo al­cohó­li­co au­men­ta se vuel­ve más im­pre­de­ci­ble su com­por­ta­mien­to es­te ni­ño no sa­be lo que pa­sa, só­lo sa­be que en cual­quier mo­men­to ex­plo­ta y le pe­ga cua­tro gri­tos. Pa­ra adap­tar­se a es­ta vi­da se po­nen nor­mas rí­gi­das a los miem­bros no al­cohó­li­cos .Y es­tos cre­cen con mie­do ex­po­ner sus sen­ti­mien­tos o po­ner­les lí­mi­tes a sus pa­dres.

2. SI­LEN­CIO: No se per­mi­te ha­blar de lo que es­tá pa­san­do en la fa­mi­lia por­que es­to im­pli­ca cam­bio, y cam­biar es lo úl­ti­mo que quie­ren. Los pa­dres no quie­ren en­fren­tar la reali­dad y ver el do­lor que es­tán cau­san­do por­que en­ton­ces ten­drían que cam­biar. Al no te­ner con quien ha­blar y na­die adul­to que le ex­pli­que, el ni­ño se ve for­za­do a in­ter­pre­tar lo que pa­sa en su ho­gar.

3. LA NE­GA­CIÓN: Los ni­ños vi­ven con­fu­sos, ya que a to­do lo que ellos ven, oyen y sien­ten, se les ha­ce sen­tir que no es ver­dad. No só­lo les pi­den que ig­no­ren el com­por­ta­mien­to en­fer­mi­zo, sino que lo vean co­mo nor­mal.

4. EL AIS­LA­MIEN­TO: Los miem­bros se ape­gan unos a otros, pe­ro sin in­ti­mi­dad. La co­mu­ni­dad re­cha­za a la fa­mi­lia al­cohó­li­ca y ellos to­man la ac­ti­tud de “ellos con­tra no­so­tros”,

los miem­bros de la fa­mi­lia tam­bién se aís­lan unos con otros. Cuan­do es­tos ni­ños cre­cen si­guen ais­lán­do­se y sus sen­ti­mien­tos de so­le­dad van des­de lo más pro­fun­do.

En re­su­men, es­tos ni­ños fue­ron cria­dos pa­ra se­guir es­tas cua­tro re­glas y con­ver­tir­se en co­de­pen­dien­tes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.