Co­lón: Hay que en­se­ñar a co­mer lo que se pro­du­ce en Ve­ne­zue­la

Ins­tó el es­pe­cia­lis­ta en Nu­tri­ción y do­cen­te uni­ver­si­ta­rio

Notitarde - - Ciudad -

Ilia­na R. Mo­go­llón Ar­güe­lles Los ali­men­tos apor­tan al cuer­po la ener­gía, nu­trien­tes y vi­ta­mi­nas ne­ce­sa­rias pa­ra po­der vi­vir. Sin ellos el ser hu­mano no ten­dría la ca­pa­ci­dad de rea­li­zar cual­quier ac­ti­vi­dad co­mo el sim­ple he­cho de ca­mi­nar, pues los apor­tes que ofre­cen per­mi­ten que se re­nue­ven los te­ji­dos, se man­ten­ga una bue­na sa­lud y un ade­cua­do cre­ci­mien­to y desa­rro­llo en los ni­ños.

Ca­da 18 de no­viem­bre se ce­le­bra en Ve­ne­zue­la el día de la ali­men­ta­ción, pa­ra crear con­cien­cia so­cial y gu­ber­na­men­tal so­bre la im­por­tan­cia que tie­ne ga­ran­ti­zar­les a to­dos los ve­ne­zo­la­nos los apor­tes energéticos que ne­ce­si­tan pa­ra vi­vir.

Tran­si­cio­nes nu­tri­cio­na­les

Gus­ta­vo Ovie­do Co­lón, es­pe­cia­lis­ta en Nu­tri­ción, do­cen­te de la Es­cue­la de Sa­lud Pú­bli­ca y Desa­rro­llo So­cial de la Uni­ver­si­dad de Ca­ra­bo­bo y coor­di­na­dor del post­gra­do de Nu­tri­ción en esa ca­sa de es­tu­dios, con­si­de­ra que es ne­ce­sa­rio par­tir de un pro­gra­ma edu­ca­ti­vo que “en­se­ñe a co­mer lo que se pro­du­ce en Ve­ne­zue­la”, por­que el país tie­ne la ca­pa­ci­dad de ofre­cer du­ran­te to­do el año y por tem­po­ra­das las fru­tas, ve­ge­ta­les y hor­ta­li­zas pa­ra una ali­men­ta­ción equi­li­bra­da.

Ase­gu­ra que han ocu­rri­do va­rias tran­si­cio­nes nu­tri­cio­na­les, par­tien­do des­de la crea­ción del Ins­ti­tu­to Na­cio­nal de Nu­tri­ción, ha­ce 67 años por el ex­pre­si­den­te Ró­mu­lo Ga­lle­gos, pa­ra aten­der y dar­le res­pues­ta a las ne­ce­si­da­des de ali­men­ta­ción del pue­blo al ser una na­ción ru­ral.

“Gra­cias a la crea­ción del ins­ti­tu­to se desa­rro­lla­ron pro­gra­mas en ca­da go­bierno, aten­dien­do a los sec­to­res más vul­ne­ra­bles; sin em­bar­go, el país lle­gó a una eta­pa en don­de el con­su­mo de ca­lo­rías so­bre­pa­sa­ba los re­que­ri­mien­tos y la gen­te in­cre­men­tó su pe­so, lle­gan­do a ni­ve­les preo­cu­pan­tes”, ex­pli­có Co­lón.

En es­te sen­ti­do, re­sal­tó que ha­ce me­nos de dos años Ve­ne­zue­la ocu­pa­ba en el ran­king mun­dial el pues­to nú­me­ro 21 de los paí­ses con más so­bre­pe­so y obe­si­dad del pla­ne­ta, pe­ro en la ac­tua­li­dad ha ocu­rri­do otra tran­si­ción, ha­cien­do que el con­su­mo pro­tei­co es­té en in­su­fi­cien­cia crí­ti­ca, por­que se en­cuen­tra por de­ba­jo del 80% de las ne­ce­si­da­des, oca­sio­nan­do “la pér­di­da de pe­so no desea­do”.

La si­tua­ción ha ge­ne­ra­do dos ba­lan­ces se­gún el cri­te­rio del es­pe­cia­lis­ta. El pri­me­ro “es fa­vo­ra­ble pa­ra los sec­to­res de al­tos con­su­mos, ya que las per­so­nas con so­bre­pe­so es­tán

al­can­zan­do una ta­lla nor­mal y eso es sa­tis­fac­to­rio”, pe­ro en el se­gun­do, el im­pac­to “es preo­cu­pan­te en los lu­ga­res don­de han te­ni­do que su­pri­mir ca­si to­tal­men­te el con­su­mo de ali­men­tos pro­ce­sa­dos, por­que las per­so­nas con pe­so nor­mal han ve­ni­do des­cen­dien­do a dé­fi­cit y eso se ob­ser­va tan­to en adul­tos co­mo en ni­ños”.

So­lu­ción

Pa­ra re­ver­tir el im­pac­to con­si­de­ra que es esen­cial que los ve­ne­zo­la­nos re­cu­rran a los mer­ca­dos po­pu­la­res y apro­ve­chen lo que se co­se­cha en el país, por­que ofre­cen cos­tos ase­qui­bles y ra­zo­na­bles sin te­ner que con­su­mir de ma­ne­ra ele­va­da el arroz, la pas­ta y la ha­ri­na de maíz pre­co­ci­da. Ade­más de la fo­men­ta­ción de pro­gra­mas na­cio­na­les que pro­vean a los ciu­da­da­nos de una die­ta ba­lan­cea­da.

Có­mo co­mer

Co­lón re­cuer­da que es un re­que­ri­mien­to co­mer al­mi­do­nes, pro­teí­nas, fru­tas y ve­ge­ta­les.

En el desa­yuno se pue­de pre­pa­rar un pan, are­pa, yu­ca, o plá­tano com­bi­na­do con al­gu­na pro­teí­na co­mo hue­vo, que­so, po­llo, sar­di­na, acom­pa­ña­do de al­gún ju­go na­tu­ral.

En un al­muer­zo, una en­tra­da con cre­ma de ver­du­ras, de au­ya­ma o apio, se­gui­do de arroz, pas­ta; mas si no hay esos pro­duc­tos pro­ce­sa­dos, al­gún tu­bércu­lo pue­de ser el sus­ti­tu­to, en­tre ellos pa­pa, yu­ca, ña­me, ocu­mo. Una pro­teí­na, bien sea car­ne, po­llo, pes­ca­do, ade­más de en­sa­la­da de ve

ge­ta­les cru­dos y un ju­go.

La ce­na se pa­re­ce mu­cho al desa­yuno e in­clu­si­ve se pue­de re­pe­tir, pe­ro otra op­ción se­ría una tor­ti­lla in­te­gral, un plá­tano san­co­cha­do con ve­ge­ta­les, que­so, ja­món o por qué no, una tor­ti­lla de hue­vo com­bi­na­do con ve­ge­ta­les y un ju­go.

La ali­men­ta­ción sa­lu­da­ble siem­pre se­rá ba­se y prio­ri­dad pa­ra to­das las na­cio­nes. Pro­du­cir los pro­duc­tos más con­su­mi­dos en un país per­mi­ti­rá que lle­guen a tiem­po los ali­men­tos a los ho­ga­res de los ve­ne­zo­la­nos, pe­ro una bue­na nu­tri­ción de­pen­de­rá de có­mo se pre­pa­ren y de la edu­ca­ción ali­men­ti­cia que se ma­ne­je en

ca­sa.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.