Pa­tios pro­duc­ti­vos, una sa­li­da a la cri­sis

El con­se­jo co­mu­nal Cen­tro Uno de Mon­tal­bán incentiva el desa­rro­llo agro­pro­duc­ti­vo de la co­mu­ni­dad

Notitarde - - Bejuma-montalbán-miranda -

Mon­tal­bán, no­viem­bre 17.

( An­gie Ran­gel L.).- Mo­ti­va­dos por el con­se­jo co­mu­nal Cen­tro Uno del mu­ni­ci­pio Mon­tal­bán, Zai­da Sán­chez y Jo­sé Le­cu­na de­ci­die­ron desa­rro­llar un pa­tio pro­duc­ti­vo en be­ne­fi­cio de sus fa­mi­lias y su co­mu­ni­dad.

Des­de ha­ce seis me­ses, se­gún re­la­tó Zai­da, co­men­za­ron a la­brar la tie­rra de lo que an­tes era un jar­dín y aho­ra ex­hi­be una gran va­rie­dad de plan­tas de ca­rao­ta, maíz, be­ren­je­na, ci­lan­tro, pi­men­tón, ají dul­ce, yu­ca, ocu­mo, ña­me, plá­tano, en­tre otros ru­bros ali­men­ti­cios.

“En el con­se­jo co­mu­nal siem­pre nos han ha­bla­do de los pa­tios pro­duc­ti­vos; y bueno, fue una de las co­sas que nos mo­ti­va­ron a pro­du­cir y en­ton­ces em­pe­za­mos a re­co­lec­tar maíz de no­so­tros mis­mos y co­men­za­mos a sem­brar; cuan­do tu­vi­mos to­ma­te del con­su­mo de la ca­sa, fui­mos ger­mi­nan­do y de ahí sa­ca­mos pa­ra la siem­bra, has­ta mi hi­jo ha sem­bra­do y se le die­ron una bue­nas ma­tas”, re­cor­dó con mu­cha ale­gría es­ta cá­li­da mon­tal­ba­ne­ra.

Zai­da vi­ve con su hi­jo de 7 años, su ma­dre y la ma­dri­na de su pe­que­ño, quien re­ga­ló el fér­til te­rreno a su ahi­ja­do. Muy cer­ca de ella re­si­de Jo­sé con su es­po­sa y sus tres hi­jos.

Al­ter­na­ti­va an­te la cri­sis

La cons­tan­cia y el es­fuer­zo de es­tos ve­ci­nos ha da­do sus fru­tos, pues ya han te­ni­do la sa­tis­fac­ción de de­gus­tar el pro­duc­to de su siem­bra. Zai­da ase­gu­ró que sin du­da es una al­ter­na­ti­va an­te la si­tua­ción que atra­vie­sa el país. “Es­te pa­tio pro­duc­ti­vo nos ha da­do de co­mer en es­ta cri­sis en la que es­ta­mos hoy en día, ha­ce dos me­ses atrás nos dio maíz, en tres opor­tu­ni­da­des co­se­cha­mos maíz, fri­jo­les, to­ma­tes tu­vi­mos tam­bién, ci­lan­tro Es­pa­ña, tam­bién unos bue­nos pi­men­to­nes se nos die­ron, be­ren­je­nas, yu­ca”.

Con las be­ren­je­nas la ma­dre de Zai­da ha­ce un so­fri­to con ali­ños na­tu­ra­les que sir­ve co­mo re­lleno de las are­pas en el desa­yuno.

An­drés Pa­rra, quien vi­ve al la­do de Zai­da, sus­ti­tu­ye la car­ne mo­li­da con la be­ren­je­na “se ra­lla la be­ren­je­na y se le ha­ce el gui­so co­mo si fue­ra car­ne mo­li­da, se pue­de co­mer con arroz o pas­ta”.

Ca­cha­pas pa­ra to­dos

En una de las co­se­chas de maíz pre­pa­ra­ron ca­cha­pas pa­ra la co­mu­ni­dad “las ca­cha­pas fue­ron del ve­cin­da­rio, pa­ra to­dos una ca­cha­pa, to­dos co­mi­mos, fue­ron bendiciones por­que a ve­ces uno no tie­ne en la ca­sa y por lo me­nos el pa­tio sir­vió pa­ra ha­cer”.

Por eso Zai­da des­ta­có la im­por- tan­cia de los pa­tios pro­duc­ti­vos, “es im­por­tan­te por­que es me­jor te­ner una ma­ti­ca de to­ma­te o de ají en la ca­sa y aga­rrar un ají aun­que sea pa­ra ali­ñar unas ca­rao­tas que uno co­se­che, así sean unas cua­tro ma­ti­cas, pe­ro te­ner­las en la ca­sa”.

Una vez re­co­gi­da la co­se­cha es­tos pro­duc­to­res pre­pa­ran el te­rreno pa­ra re­to­mar la siem­bra y man­te­ner el ci­clo de la plan­ta­ción.

Jo­sé afir­mó que a ve­ces por el fac­tor eco­nó­mi­co se ha­ce di­fí­cil con­se­guir los in­su­mos, “lo úni­co que no hay es pla­ta pa­ra con­se­guir los quí­mi­cos, los abo­nos, pe­ro sí se con­si­guen po­co a po­co”.

No obs­tan­te, la ca­li­dad de la tie­rra, el tiem­po y amor de­di­ca­do a es­tas siem­bras ha­cen reali­dad es­te mo­do de vi­da que les per­mi­te apre­ciar las bon­da­des de la na­tu­ra­le­za, “es­to me ha gus­ta­do to­da la vi­da, es­to es lo más lin­do que hay”, ase­gu­ró Jo­sé con una re­lu­cien­te son­ri­sa.

Siem­bran plan­tas me­di­ci­na­les

Au­na­do a la siem­bra de ru­bros ali­men­ti­cios, el pa­tio pro­duc­ti­vo tam­bién al­ber­ga plan­tas me­di­ci­na­les co­mo el oré­gano ore­jón, que se­gún ase­gu­ró Jo­sé sir­ve pa­ra los ri­ño­nes, “en reali­dad yo hi­ce prue­bas con es­ta plan­ta ha­ce años, re­ju­ve­ne­ce los ri­ño­nes y los for­ti­fi­ca, a la vez te bo­ta la are­ni­lla, tú sa­bes que hay per­so­nas que se in­fec­tan con la are­ni­lla que se le pe­ga, lo que lla­man pie­dra, ella la com­ba­te y los re­ju­ve­ne­ce”.

El efec­to de es­ta plan­ta, se­gún di­jo, se con­si­gue to­man­do dia­ria­men­te una in­fu­sión fría.

Pa­ra los có­li­cos y el ma­les­tar es­to­ma­cal en ge­ne­ral Jo­sé mos­tró las ma­tas de anís, “es­to lo to­man pa­ra la fla­tu­len­cia y dolores de es­tó­ma­go, es­to es una ma­ra­vi­lla”.

“És­te es el ro­me­ro, es pa­ra la caí­da del pe­lo”, con­tó mien­tras to­ma­ba cui­da­do­sa­men­te una de las plan­tas que con su ayu­da des­pier­ta a la vi­da.

Pa­ra en­dul­zar el ca­fé Jo­sé dis­po­ne de ste­via, una plan­ta que ha to­ma­do au­ge en los úl­ti­mos años en las ca­sas na­tu­ris­tas co­mo sus­ti­tu­to del azú­car. Es re­co­men­da­do pa­ra aque­llas per­so­nas que su­fren de diabetes o quie­nes es­tán in­tere­sa­dos en cui­dar su fi­gu­ra. “És­ta es la de ste­via, yo ha­cía ca­fé con ella por­que es dul­ci­ta”, re­la­tó mien­tras mos­tra­ba y nos da­ba a pro­bar una de sus ho­jas.

Muy cer­ca de la ste­via es­tá el gra­tó­ni­co, el cual él re­co­mien­da pa­ra las afec­cio­nes de la vis­ta.

Los ci­clos de siem­bra son cor­tos

La ma­yo­ría de las plan­tas sem­bra­das en el pa­tio de Zai­da tar­dan po­co tiem­po en dar fru­tos, tal es el ca­so de las ca­rao­tas, “las que sem­bra­mos es de 45 días”.

“Lo que sem­bra­mos fue po­qui­to por­que fue co­mo un ex­pe­ri­men­to que hi­ci­mos y nos dio un ki­lo, que fue la mis­ma que vol­vi­mos a re­sem­brar, y de fri­jo­les sí nos dio 3 ki­los y me­dio y quin­chon­cho sí nos dio, ya nos co­mi­mos el me­dio ki­lo que nos dio”, di­jo en­tre ri­sas.

El ci­clo del maíz es de tres me­ses “los gra­nos y el maíz tar­dan me­nos, así co­mo el pi­men­tón”. Las be­ren­je­nas tam­bién re­quie­ren de po­co tiem­po, aun­que Zai­da con­fe­só que les cos­tó que sus ma­tas car­ga­ran.

Es­tos mon­tal­ba­ne­ros dan fe de que tan­to en un jar­dín co­mo en una ma­ce­ta se pue­den ob­te­ner fru­tos de la siem­bra, siem­pre que se ten­gan ga­nas, cons­tan­cia y amor.

Las be­ren­je­nas son uno de los prin­ci­pa­les ru­bros sem­bra­dos por Zai­da en el te­rreno de su hi­jo.

La co­se­cha de maíz ha be­ne­fi­cia­do a to­do el ve­cin­da­rio.

El amor y la cons­tan­cia son fun­da­men­ta­les du­ran­te la siem­bra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.