La MUD, Ze­lig y los Ca­ma­leo­nes

Notitarde - - Ciudad - Héc­tor Agüe­ro

El di­rec­tor de ci­ne neo­yor­quino Woody Allen, di­ri­gió en 1983 uno de sus me­jo­res fil­mes ti­tu­la­do Ze­lig o la vi­da de Leo­nard Ze­lig, un per­so­na­je que pa­de­ce ex­tra­ñas mu­ta­cio­nes, ca­da vez que en­tra en re­la­cio­nes con otros se­res hu­ma­nos. El pa­re­ci­do de es­te per­so­na­je con la MUD es inevi­ta­ble.

La Com­po­si­ción de la MUD, se apro­xi­ma más a un ba­ti­do en­tre el ar­ca de Noé y la torre de Ba­bel y su desem­pe­ño de­be­ría co­rres­pon­der más a la pro­gra­ma­ción de un cir­co, es de­cir, ca­da co­sa en su lu­gar. Es­to en el plano teó­ri­co.

El in­con­ve­nien­te ra­di­ca en que en la vi­da dia­ria esa re­gla de jue­go no se cum­ple. Ca­da Mu­do o Mu­da, se cree a su vez una en­car­na­ción de la Mu­do ori­gi­nal. Es el sín­dro­me de Ze­lig que, tra­du­ci­do al len­gua­je po­lí­ti­co crio­llo, re­ci­be la cer­te­ra eti­que­ta de Ca­ma­león los cua­les, abun­dan en de­ma­sía en el cam­po opo­si­tor, va­rios de ellos ex­per­tos en el ar­te de la ta­lan­que­ra, eta­pa su­pe­rior del ca­ma­leo­nis­mo.

Re­sul­ta en­ton­ces com­ple­jo y di­fí­cil pa­ra los ex­pre­si­den­tes me­dia­do­res, así co­mo tam­bién pa­ra el sec­tor go­bierno, dis­cer­nir en ca­da reunión con quien se con­ver­sa. ¿Es aca­so el bur­go­maes­tre Oca­riz, sen­ta­do al fren­te de ellos, real­men­te el al­cal­de del Dis­tri­to Su­cre del Es­ta­do Mi­ran­da? ¿ O aca­so se tra­ta de un alumno aven­ta­ja­do de Ze­lig?. La con­fu­sión es ma­yor cuan­do los pro­pios par­ti­da­rios de Oca­riz, afi­lan las fle­chas jus­ti­cie­ras pa­ra con­ver­tir al men­cio­na­do po­lí­ti­co, en un már­tir al igual que se tra­ta­ra de San Se­bas­tián.

No les gus­ta el Oca­riz que se mues­tra be­ne­vo­len­te con los pa­ta en el sue­lo de los Cha­vis­tas, pre­fie­ren al al­cal­de que re­gen­ta a Pe­ta­re y que, os­ten­ta el ré­cord mun­dial de acu­mu­la­ción de ba­su­ra mu­ni­ci­pal.

Siem­pre en el pa­tio de Pri­me­ro Justicia, en­con­tra­mos a Ju­lio Bor­ges de­nun­cian­do que la Gran Mi­sión Vi­vien­da Ve­ne­zue­la, GMVV, es un frau­de, una ma­que­ta pues, y ca­si al mis­mo tiem­po, apa­re­ce con un gru­pi­to en un desa­rro­llo ya ha­bi­ta­do a de­cir­le a los pa­trio­tas que, por pri­me­ra vez go­zan de vi­vien­da pro­pia, que de­bían tra­mi­tar su tí­tu­lo de pro­pie­dad. De­más es­tá de­cir que, con mu­cha edu­ca­ción los pu­sie­ron de pa­ti­cas en la ca­lle; pe­ro lo que nos in­tere­sa es que, en es­te ca­so apa­re­ce nue­va­men­te el sín­dro­me Ze­lig: ¿Se­ría el mis­mo Ju­lio Bor­ges de las ma­que­tas el mis­mo que, apa­re­cía re­co­no­cien­do la la­bor de la GMVV? Otra vez, el ca­ma­leo­nis­mo in­va­de sin pie­dad a la MUD. ¿Cuál MUD?

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.