Con o sin per­mi­so…

Al­ber­si­da­des

Notitarde - - Opinión - Pe­ter Al­bers pe­ter­kal­bers@yahoo.com @pe­ter­kal­bers

Que yo re­cuer­de, nun­ca he leí­do en la his­to­ria de Fran­cia que el pue­blo le ha­ya pe­di­do per­mi­so al rey Luis XVI pa­ra ir a la for­ta­le­za de La Bas­ti­lla a to­mar­la. Fue y pun­to. Eran tiem­pos re­vol­to­sos. La mo­nar­quía se ha­bía ido des­pres­ti­gian­do des­de la muer­te de Luis XIV, “El Rey Sol”, y cuan­do Luis XVI Fran­cia era una rui­na, lle­na de deu­das y con un pue­blo ham­brien­to. A un re­vo­lu­cio­na­rio fran­cés de en­ton­ces le hu­bie­se pa­re­ci­do ri­dícu­lo que un ac­ti­vis­ta po­lí­ti­co di­je­ra, co­mo es­cu­ché a uno con­tem­po­rá­neo de­cir, “Te­ne­mos que que­dar­nos aquí, por­que fue has­ta don­de nos die­ron per­mi­so”. Se hu­bie­se muer­to de nue­vo, es­ta vez de la ri­sa, si es­cu­cha­ra a al­guien de­cir: “No po­de­mos ir a Mi­ra­flo­res, por­que no te­ne­mos per­mi­so”.

Y si­guien­do a la his­to­ria ga­la, po­dría­mos com­pa­rar a la “Lí­nea Ma­gi­not” con nues­tro TSJ o tri­bu­nal su­mi­so de justicia. Aqué­lla fue cons­trui­da pa­ra im­pe­dir cual­quier avan­ce de los ejér­ci­tos ale­ma­nes den­tro del te­rri­to­rio fran­cés, pe­ro no con­ta­ron con que los sol­da­dos del Füh­rer pa­sa­rían por un ex­tre­mo no cu­bier­to. El TSJ es un gru­po de afec­tos al ré­gi­men, co­lo­ca­dos allí pa­ra im­pe­dir cual­quier avan­ce del pue­blo, re­pre­sen­ta­do por la Asam­blea Na­cio­nal, ha­cia la re­cu­pe­ra­ción del es­ta­do de de­re­cho con­sa­gra­do en la Cons­ti­tu­ción, vio­len­ta­do re­pe­ti­da­men­te por el mis­mo gru­po po­lí­ti­co que la pro­mo­vió y pro­mul­gó cuan­do go­za­ba de ma­yo­ría en la mis­ma Asam­blea, pe­ro que aho­ra no re­co­no­ce por ha­ber­la per­di­do. Y sin em­bar­go, los po­cos dipu­tados que lo re­pre­sen­tan si­guen con­cu­rrien­do a las de­li­be­ra­cio­nes.

La opo­si­ción ha he­cho lo co­rrec­to, a pe­sar de las crí­ti­cas de los más re­cal­ci­tran­tes opo­si­to­res, quie­nes no ocul­tan sus an­sias por pro­vo­car una so­lu­ción vio­len­ta, en la cual se­rían ac­to­res prin­ci­pa­les el pue­blo enar­de­ci­do y ham­brea­do, por un la­do, y los gru­pos ar­ma­dos crea­dos por Chá­vez pa­ra sen­tir­se blin­da­do sin con­tar con la Fuer­za Ar­ma­da re­gu­lar en la cual nun­ca con­fió del to­do, y con la de­lin­cuen­cia or­ga­ni­za­da di­ri­gi­da por “pra­nes” y sus ban­das, a quie­nes no con­vie­ne un es­ta­do que im­pon­ga la ley y aca­be con la co­rrup­ción. No es gra­tui­to que una mi­nis­tra ha­ya apa­re­ci­do al­gu­na vez sen­ta­da en una ca­ma ta­ma­ño “King” jun­to a uno de esos jefes de cár­cel, quien con­fian­zu­da­men­te pa­sa un bra­zo so­bre los hom­bros de ella.

La opo­si­ción ha­ce lo co­rrec­to al sen­tar­se a dia­lo­gar con un ré­gi­men que si­gue ame­na­zan­do con la vio­len­cia, si nos ate­ne­mos al len­gua­je uti­li­za­do por sus más cons­pi­cuos vo­ce­ros, en­tre los cua­les se en­cuen­tran al­gu­nos se­ña­la­dos co­mo los más co­rrup­tos de un país co­rrom­pi­do co­mo el nues­tro. Pe­ro al diá­lo­go no se le han vis­to re­sul­ta­dos; no se ha vis­to que el ré­gi­men cum­pla con lo acor­da­do en las pri­me­ras se­sio­nes, co­mo la li­be­ra­ción de los de­te­ni­dos ile­gal­men­te por su­pues­tos de­li­tos, pe­ro que real­men­te es­tán pre­sos por di­sen­tir de los mé­to­dos re­tar­da­ta­rios y arrui­na­do­res del ré­gi­men.

De se­guir es­ta si­tua­ción, es po­si­ble que la “Lí­nea Ma­gi­not” que ha ten­di­do el tri­bu­nal su­mi­so de justicia sea so­bre­pa­sa­do por la es­tra­te­gia, re­for­za­da con una gran do­sis de te­na­ci­dad e in­te­li­gen­cia de unos dipu­tados ex­per­tos en la eto­lo­gía de los su­mi­sos jue­ces.

Y no ol­vi­de­mos a los de­pau­pe­ra­dos y ham­brien­tos fran­ce­ses que el 14 de ju­lio de 1789, en los tiem­pos de Luis XIV, to­ma­ron un bas­tión de la mo­nar­quía co­rrup­ta y dis­pen­dio­sa, sin pe­dir per­mi­so a ese rey irres­pe­ta­do, débil y ale­ja­do de su pue­blo. Tan­to, que cuan­do ocu­rrió el he­cho es­ta­ba de ca­za en Ver­sa­lles, in­do­len­te e ig­no­ran­te de las ne­ce­si­da­des de sus go­ber­na­dos.

Me­nos mal que en­ton­ces no se bai­la­ba sal­sa…

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.