Oca­riz

Trin­che­ra

Notitarde - - Opinión - Luis Cu­bi­llán Fon­se­ca

He­mos vis­to cier­tas crí­ti­cas al ami­go Oca­riz, la his­to­ria sa­brá com­pren­der­lo me­jor de lo que mu­chos han opi­na­do. No hay que aban­do­nar nin­gu­na po­si­bi­li­dad, to­das son bue­nas cuan­do un ré­gi­men se en­quis­ta en el po­der y el pue­blo que so­lo cree en la de­mo­cra­cia, se opo­ne con los vo­tos.

Co­mo se di­ce en el de­por­te, la pe­lo­ta es­tá del la­do de Ma­du­ro, él es quien más se ha com­pro­me­ti­do con los es­ta­dos que han ve­ni­do acom­pa­ñan­do el diá­lo­go –por fin se les ve uti­li­dad: Son tes­ti­gos de lo di­cho en la me­sa, so­lo por ese mo­ti­vo, son más que úti­les–.

El go­bierno es­tá en una in­cer­ti­dum­bre to­tal, no sa­ben si con­ti­nuar con la fé­rrea y cruel dic­ta­du­ra, al­gu­nos di­cen que el he­cho de po­der cri­ti­car, es signo de de­mo­cra­cia, no to­man en cuen­ta la sal­sa co­rrup­ta en que tie­nen su­mer­gi­do al país, y lo peor de ello es que se de­fien­den, los más co­rrup­tos ob­te­nien­do del po­der cen­tral la co­ber­tu­ra de sus an­dan­zas.

Oca­riz ha he­cho una ex­ce­len­te la­bor, so­lo el he­cho de sa­car­le a Jor­ge Ro­drí­guez una de­cla­ra­ción, –que no sa­be­mos si cum­ple–pe­ro no im­por­ta, es­te psi­quia­tra es uno de los que más odio le ha pro­cu­ra­do al cha­vis­mo, en esa lis­ta hay que ano­tar al de la Ho­ji­lla, al del Ma­zo, que es uno de los se­res más re­pul­si­vos que han pa­sa­do por la es­ce­na pú­bli­ca ve­ne­zo­la­na y aho­ra el se­ñor Pre­si­den­te, con su ma­tra­ca en el lu­gar de tra­ba­jo, una bai­la­de­ra, que se­gu­ra­men­te no le per­do­nan a nin­gún tra­ba­ja­dor, pe­ro que si lo ha­cen quie­nes tie­nen el po­der. “La Sal­sa”, es un tí­tu­lo per­fec­to co­mo pa­ra un bur­del (Drae) y no pa­ra un pro­gra­ma ins­ti­tu­cio­nal, pa­ga­do con el po­co di­ne­ro que nos va que­dan­do a los ve­ne­zo­la­nos.

Uno se pre­gun­ta, ¿Por qué es­te de­seo de ha­cer­se odio­sos, al pa­re­cer han leí­do un li­bro que los re­gu­la: ¿Có­mo ser el más odio­so?” allí se ano­tan quie­nes tie­nen el de­ber de ha­cer que su par­ti­do sea el más se­rio, el más ins­ti­tu­cio­nal, pa­ra po­der aguan­tar la ham­bru­na que vi­vi­mos.

Con la va­lio­sa ac­ti­tud de Oca­riz, es­ta­mos de acuer­do, hay que bus­car cual­quier sa­li­da a es­te ti­rá­ni­co go­bierno. Ma­du­ro es­tá en ma­nos de los ne­go­cia­do­res que él mis­mo es­co­gió, aho­ra ellos le pi­den cuen­tas, han ve­ni­do mu­chas ve­ces a Ve­ne­zue­la pa­ra tra­tar en una me­sa de diá­lo­go; aho­ra que han lle­ga­do a un acuer­do re­cu­la, es pre­ci­so que cum­pla pa­ra evi­tar- le al país de­rra­ma­mien­to de san­gre, ese de­rra­ma­mien­to de san­gre lo ha evi­ta­do Oca­riz, y tam­bién el ex­tra­or­di­na­rio Chúo, que nos ha da­do cla­se de política.

Leo­pol­do sal­drá, ¡y no se ha de­rra­ma­do san­gre!, los mil días de tris­te­za, que he­mos pa­sa­do los fa­mi­lia­res y ami­gos de Leo­pol­do, ten­drán pron­to un con­sue­lo, con Leo­pol­do en la ca­lle. Leo­pol­do es un pre­so del Ma­zo, o sea de Tru­cu­trú.

Por allí se co­men­ta, que el pró­xi­mo pre­si­den­te que tie­nen es­co­gi­do los cha­vis­tas es el se­ñor del ma­zo, de­ci­mos que Tru­cu­trú so­lo pue­de man­dar a un ejér­ci­to que se ha­ya ma­lea­do, que se ha­ya acos­tum­bra­do a que lo zahie­ran, lo gri­ten lo car­guen co­mo un tra­po, - que no de­ci­mos que sea el nues­tro- que en sus re­ser­vas tie­ne mu­cho hom­bre de ho­nor, de ley, de de­cen­cia, pues Ve­ne­zue­la no man­tie­ne un ejér­ci­to pa­ra que cu­bra las va­ga­bun­de­rías de quie­nes por suer­te les ha lle­ga­do el po­der a las ma­nos.

Tru­cu­trú tie­ne co­mo un prin­ci­pio de sus dis­cur­sos gri­tar a ca­da ra­to que: “La re­vo­lu­ción es ar­ma­da”, co­mo di­cién­do­nos, que al ejér­ci­to lo tie­nen en una si­tua­ción an­ci­lar, que son la mano ar­ma­da del par­ti­do de go­bierno.

Tru­cu­trú, con su ma­zo, de­be sa­lir de la es­ce­na pú­bli­ca pues es uno de los que más odio ge­ne­ra al par­ti­do de go­bierno.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.