Diá­lo­go en pi­co e´ za­mu­ro

Notitarde - - Ciudad - Ru­bén Li­mas Te­lles

¡Apos­ta­mos al diá­lo­go! Lo con­tra­rio se­ría apos­tar por el caos y la anar­quía, lo que na­die en su sano jui­cio desea. En cual­quier par­te del mun­do, don­de fun­cio­ne una ver­da­de­ra de­mo­cra­cia, hay diá­lo­go de ma­ne­ra co­ti­dia­na y nor­mal sin tan­ta al­ha­ra­ca.

Ve­ne­zue­la di­vi­di­da por el re­sen­ti­mien­to, el odio y la fra­ca­sa­da lu­cha de cla­ses, es hoy una bom­ba de tiem­po. Es­ta­mos pa­san­do pe­nu­ria pa­ra con­se­guir ali­men­tos, me­di­ci­nas y, co­mo si fue­ra po­co, es­ta­mos si­tia­dos por el ham­pa y los pé­si­mos ser­vi­cios pú­bli­cos. El mun­do ve con es­tu­por imá­ge­nes pro­ve­nien­tes del país pe­tro­le­ro que otro­ra era or­gu­llo de La­ti­noa­mé­ri­ca, a se­res hu­ma­nos em­po­bre­ci­dos que bus­can co­mi­da en­tre la ba­su­ra pa­ra in­ten­tar fa­lli­da­men­te ali­men­tar­se.

Los ni­ños de las ca­lles son ca­da vez más fre­cuen­tes. Cuan­do veo esa dan­tes­ca reali­dad, me vie­ne a la me­mo­ria otra de las mu­chas pro­me­sas in­cum­pli­das de es­te go­bierno el cual pro­me­tió, en el año 1998, que al año si­guien­te no ha- bría un só­lo ni­ño de la ca­lle, de no ser así el Pre­si­den­te se qui­ta­ría el nom­bre y us­te­des sa­ben que me re­fie­ro al res­pon­sa­ble fun­da­men­tal de to­do es­te desas­tre.

Aho­ra bien, el diá­lo­go tiene ob­je­ti­vos con­cre­tos: Su­pe­rar la te­rri­ble pe­sa­di­lla en lo eco­nó­mi­co, so­cial y po­lí­ti­co que vi­vi­mos, que ha de­ge­ne­ra­do tam­bién en una cri­sis mo­ral y éti­ca a to­dos los ni­ve­les. Y co­mo sa­be­mos que es­te go­bierno no va a cam­biar, pues hay que sus­ti­tuir­lo y, en con­se­cuen­cia, se re­quie­re un cro­no­gra­ma elec­to­ral que nos los per­mi­ta. Si el diá­lo­go no lo­gra ini­ciar la re­ver­sión de es­ta si­tua­ción na­da ab­so­lu­ta­men­te se es­ta­rá ha­cien­do.

Sa­be­mos tam­bién que el prin­ci­pal res­pon­sa­ble que el diá­lo­go fun­cio­ne y ten­ga re­sul­ta­dos es el go­bierno. Si el go­bierno con­tra­ata­ca con su ver­bo­rrea de vio­len­cia y odio, en­ton­ces cre­ce la frus­tra­ción, re­apa­re­cien­do los fan­tas­mas del es­ta­lli­do so­cial y el gol­pe mi­li­tar.

He­mos da­do mues­tras su­fi­cien­tes de ma­du­rez po­lí­ti­ca por re­sol­ver es­ta di­fí­cil si­tua­ción, pe­ro el ré­gi­men jue­ga con la pa­cien­cia y la con­fian­za de una ma­yo­ría que as­pi­ra a ca­na­li­zar el cam­bio po­lí­ti­co por vías pa­cí­fi­cas e ins­ti­tu­cio­na­les. ¡No pon­gan el diá­lo­go en pi­co e` za­mu­ro! El pue­blo ve­ne­zo­lano es no­ble pe­ro se ago­ta el tiem­po.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.