“No me con­ven­cen los cuen­tos que desa­rro­llan even­tos no­ti­cio­sos”

Luis Mo­reno Vi­lla­me­dia­na, ga­na­dor del Premio Sal­va­dor Gar­men­dia

Notitarde - - Ciudad - Da­nie­la Chi­ri­nos Arrieta

¿Qué son los lec­to­res pa­ra un es­cri­tor y Li­cen­cia­do en Le­tras co­mo Luis Mo­reno Vi­lla­me­dia­na, quien ha pu­bli­ca­do li­bros de cuen­tos, poe­sía y en­sa­yos des­de 1995? “Son nues­tros pro­pios mons­truos - res­pon­de-. Si uno los ima­gi­na co­mo una jauría que nos es­pe­ra, ter­mi­na­mos per­dien­do: Lo que se es­cri­be tiene así el pro­pó­si­to de apla­car esa pan­di­lla”.

Tam­bién afir­ma que cuan­do los au­to­res vis­lum­bran a su pú­bli­co co­mo una or­ques­ta de cá­ma­ra -“al­go con­cen­tra­do y de nú­me­ro re­du­ci­do”, di­ce-, es po­si­ble vol­ver­se pau­sa­do, has­ta mo­ro­so, por­que ese pú­bli­co tam­bién es pa­cien­te.

Con es­to úl­ti­mo se sien­te muy có­mo­do por­que -lo con­fie­sa-, le da tiem­po de “ha­ra­ga­near” y pen­sar con de­te­ni­mien­to en las pa­la­bras con que ar­ma sus tex­tos y, fi­nal­men­te, “que­brar sin de­cep­cio­nes” lo que asu­me co­mo “el di­cho­so ho­ri­zon­te de ex­pec­ta­ti­vas” que pu­die­ra sur­gir en los se­gui­do­res de su tra­ba­jo o en los que pá­gi­na a pá­gi­na, lí­nea a lí­nea, es­cu­dri­ñan sus li­bros.

Lo su­yo es la pa­la­bra, la es­cri­tu­ra y to­do lo que se pue­da al­can­zar con ella. De he­cho, es Li­cen­cia­do en Le­tras (LUZ) y ha­ce tres años, re­ve­ló en el blog que­leer.com, que pa­ra él es­cri­bir más que una pro­fe­sión o hob­bie, es una “fun­ción au­tó­no­ma e im­pe­rio­sa”, que se ma­ni­fies­ta co­mo “una ne­ce­si­dad dis­fra­za­da de don” y cuan­do su­po que a es­to se de­di­ca­ría “lo acep­tó y ya, con ti­tu­beos”.

Ade­más, ase­gu­ró que es de los que se to­ma un ca­fé y lue­go se sien­ta a re­dac­tar “po­nien­do ca­ra de es­cri­tor”, lo pri­me­ro que co­lo­ca es el tí­tu­lo “pa­ra fin­gir que sé adón­de voy”; a la ins­pi­ra­ción la asu­me co­mo asun­to “fo­ren­se”, por­que pa­ra él “la mu­sa es­tá muer­ta”; y lo más di­fí­cil de es­cri­bir es “el ini­cio, ex­trac­tó, fin y to­do el res­to”.

Y, a los es­cri­to­res jó­ve­nes, emer­gen­tes o en for­ma­ción, les re­co­mien­da: “No le ha­gan ca­so a las frases cons­trui­das co­mo con­se­jos, por­que es­tán es­cri­tas con un tono au­to­ri­ta­rio y pa­ter­na­lis­ta. Es me­jor de­di­car­se a leer las du­das de Kafka”.

El co­lo­ca­dor, un cuen­to ga­na­dor

En oc­tu­bre pa­sa­do vino a Va­len­cia a re­ci­bir el Premio de Cuen­to Sal­va­dor Gar­men­dia en su pri­me­ra edi­ción, con­vo­ca­do por la Fun­da­ción Ro­sa y Giu­sep­pe Vag­no­ni (Fun­da­vag) y la Fe­ria In­ter­na­cio­nal del Li­bro de la Uni­ver­si­dad de Ca­ra­bo­bo. Su re­la­to El co­lo­ca­dor -que ins­cri­bió ba­jo el seu­dó­ni­mo “Ven­ces­lao Mar­tín”- se im­pu­so en la de­ci­sión del ju­ra­do que tu­vo que re­vi­sar los tex­tos en­via­dos por 421 es­cri­to­res ve­ne­zo­la­nos re­si­den­cia­dos en el país, Eu­ro­pa y EE.UU.

El co­lo­ca­dor tra­ta so­bre un per­so­na­je cu­yo tra­ba­jo con­sis­te en po­ner en cir­cu­la­ción un par de pa­la­bras, se­gún los pre­cep­tos de una ofi­ci­na gu­ber­na­men­tal. “Lo que se re­su­me ahí es el con­trol de la len­gua por par­te de las ins­ti­tu­cio­nes del Es­ta­do y la ma­ne­ra en que se bus­ca di­fun­dir un vo­ca­bu­la­rio uná­ni­me”.

Eso sí, acla­ra que no es de los que echan ca­be­za so­bre con­tex­to na­cio­nal pa­ra cons­truir sus his­to­rias. “No me con­ven­cen tan­to los cuen­tos que pro­cu­ran desa­rro­llar los even­tos no­ti­cio­sos”, afin­ca. En cam­bio, pre­fie­re ape­lar a la es­cri­tu­ra que so­ca­ve los fun­da­men­tos li­te­ra­rios y, en to­do ca­so, su preo­cu­pa­ción apun­ta “al efec­to ca­si me­ta­fó­ri­co de esos even­tos”.

“Gen­te en po­si­ción de des­can­so”

El co­lo­ca­dor for­ma par­te de él en su pri­mer li­bro de cuen­tos Gen­te en po­si­ción de des­can­so, que to­da­vía es­tá iné­di­to y re­uni­rá 18 re­la­tos que des­cri­ben “dis­tin­tos mo­dos de es­tan­ca­mien­to, ex­cen­tri­ci­dad y exal­ta­ción”. Al­gu­nos pro­vie­nen del blog Hu­mor Va­ga­bun­do que man­tie­ne jun­to a Ca­ro­li­na Lo­za­da. Ade­más se­rá pu­bli­ca­do en el pri­mer tri­mes­tre de 2017, ba­jo el se­llo Fu­da­vag Edi­cio­nes, jun­to a los tex­tos fi­na­lis­tas El do­lor de Víc­tor Mosquera; Ba­jo tie­rra, fue­ra de vis­ta de Car­los Ega­ña; El ma­pa de las ci­ca­tri­ces de Luis Gui­ller­mo Fran­quis y Mi her­mano ma­yor de Ma­rio Mo­ren­za.

Li­bros su­yos por di­ge­rir

Es­te ga­lar­dón se su­ma al que ob­tu­vo en 2011, con su re­la­to poé­ti­co Los ba­ñis­tas, ga­na­dor de la pri­me­ra edi­ción del Premio Na­cio­nal de Cuen­tos Gui­ller­mo Me­ne­ses, en­tre­ga­do por la Fun­da­ción de Cen­tros de Es­tu­dios La­ti­noa­me­ri­ca­nos Ró­mu­lo Ga­lle­gos (Ce­larg). Ade­más, su la­bor poé­ti­ca tam­bién ha re­ci­bi­do los pre­mios Juan An­to­nio Pérez Bo­nal­de (1997), Jo­sé Ra­fael Po­ca­te­rra (1992) y Eu­ge­nio Mon­te­jo (2011).

En es­te gé­ne­ro, ha pu­bli­ca­dos los li­bros Ma­res que res­tan (1992), Can­ta­res di­ges­tos (1996), Ma­nual pa­ra los días crí­ti­cos (2001), En de­fen­sa del des­gas­te (2008) y Eme sin til­de (2009). Tiene va­rios poe­ma­rios guar­da­dos y no sa­be cuán­do po­drían sa­lir al mer­ca­do. Tam­po­co es al­go que le preo­cu­pa, por­que “aún hay li­bros míos que es­tán por di­ge­rir­se, de ma­ne­ra que no ten­go pri­sa en apu­rar el ser­vi­cio”.

Poe­sía y país

En 2014 par­ti­ci­pó en el even­to #Ma­ni­fies­toPaís. Su poe­ma fue el nú­me­ro 46, de acuer­do al or­den en que se pu­bli­ca­ron los 66 tex­tos de au­to­res e in­te­lec­tua­les, en pro­da­vin­ci.com: Que to­do un país / sea más que un pa­no­ra­ma / y que el mon­tón de días / que aún que­dan / a los po- cos / sean más que nos­tal­gia /por la in­fan­cia y la ilu­sión / pre­ci­sa/ de un fu­tu­ro en­tre­vis­to, / tal vez / co­mo más jus­to / y que sea­mos vi­si­bles con to­das las mues­tras / se­ñas de ori­gen, / ci­ca­tri­ces, do­lo­res per­so­na­les / te lo pe­di­mos.

Dos años des­pués con­fie­sa que en ese mo­men­to el tono de rue­go u ora­ción obe­de­cían más a una “es­pe­ran­za al­go bo­rro­sa, a la cer­ti­dum­bre de un cam­bio pro­ba­ble”. Sin em­bar­go, ase­gu­ra que hoy es­cri­bi­ría un tex­to más afir­ma­ti­vo, que con­fir­me su con­ven­ci­mien­to de que “so­lo el tra­ba­jo de to­dos nos per­mi­ti­rá la trans­for­ma­ción ur­gen­te y ne­ce­sa­ria”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.