Ve­ne­zue­la en su peor cri­sis

Notitarde - - Ciudad - Luis Garrido

Sin des­co­no­cer la im­por­tan­cia del diá­lo­go, so­mos rea­cios a ad­mi­tir que fren­te a la tra­ge­dia que es­tá vi­vien­do el pue­blo ve­ne­zo­lano ha­ya so­lu­ción po­si­ble en lo que pu­die­ra ca­li­fi­car­se de en­cuen­tro en­tre dos po­si­cio­nes irre­con­ci­lia­bles. Bas­ta so­lo ima­gi­nar la di­fe­ren­cia de una vi­sión y la otra pa­ra en­ten­der que no pue­de ser po­si­ble el lo­gro de los acuer­dos por la com­ple­ji­dad de los pun­tos en dis­cu­sión; y es­to sin agre­gar­le el ve­neno que le flu­ye por las ve­nas al pro­ta­go­nis­ta del mo­ti­vo de la dis­cor­dia. Ni­co­lás pre­fe­ri­ría la gue­rra, con sus dan­tes­cas con­se­cuen­cias, an­tes que su sa­li­da del go­bierno; que se­ría lo sen­sa­to pa­ra la pa­ci­fi­ca­ción del país.

Ha­ga­mos una sim­ple com­pa­ra­ción de lo que en el desa­rro­llo de los te­mas tiene im­por­tan­cia pa­ra unos y pa­ra otros. El in­te­rés del go­bierno no es más que ga­nar tiem­po pa­ra in­ten­tar neu­tra­li­zar las de­man­das de ma­yor re­cla­mo; pa­ra la opo­si­ción, el cro­no­gra­ma elec­to­ral es bá­si­co y de­ter­mi­nan­te; exis­ten las ru­tas pa­cí­fi­cas y cons­ti­tu­cio­na­les pa­ra sa­lir elec­to­ral­men­te de Ma­du­ro. Tam­bién ocu­pa es­pe­cial aten­ción la li­be­ra­ción de los pre­sos po­lí­ti­cos, el re­torno de los exi­lia­dos, abrir ca­na­les hu­ma­ni­ta­rios pa­ra ali­viar el dra­ma eco­nó­mi­co y el res­pe­to ins­ti­tu­cio­nal, co­mo fór­mu­las pa­ra res­ti­tuir la paz. La res­pues­ta es no lla­mar­se a en­ga­ño; allí en la me­sa es­tán los vo­ce­ros de quien, ha­cien­do ga­la de su acos­tum­bra­da fan­fa­rro­ne­ría, ha he­cho sa­ber que “ni con ba­las ni con vo­tos lo sa­ca­ran del go­bierno”.

En las úl­ti­mas se­ma­nas ha ha­bi­do un cam­bio de rum­bo en el país que sin du­da se ca­li­fi­ca de mal pa­ra peor; en po­cas pa­la­bras, es­ta­mos ha­blan­do de un gol­pe con­tra el Es­ta­do. A los efec­tos, Ma­du­ro se va­lió del TSJ, Con­se­jo Na­cio­nal Elec­to­ral y la Fuer­za Ar­ma­da re­pre­sen­ta­da en Vla­di­mir Pa­drino. Con la acep­ta­ción de es­tos po­de­res im­pu­so lo que se lla­mó un to­que de que­da elec­to­ral du­ran­te el 2016, dan­do pie no so­lo a pa­ra­li­zar el re­vo­ca­to­rio con ar­ti­ma­ñas, tam­bién las elec­cio­nes de go­ber­na­do­res cu­yo ven­ci­mien­to es es­te año.

La cri­sis se acen­túa de­jan­do se­ña­les de una Ve­ne­zue­la pa­san­do por su peor mo­men­to. Una eco­no­mía que­bra­da, un es­tan­ca­mien­to po­lí­ti­co vo­lá­til, las ins­ti­tu­cio­nes de­mo­crá­ti­cas aho­ga­das y un pue­blo pa­de­cien­do los su­fri­mien­tos del ham­bre por la gra­ve es­ca­sez de los ali­men­tos. Y si no fue­ra su­fi­cien­te, te­ne­mos un pre­si­den­te re­van­chis­ta y gua­pe­tón que in­ci­ta a la vio­len­cia con su or­di­na­rio len­gua­je.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.