¡Mu­cha­cho!

Notitarde - - Ciudad - Jo­sé Joa­quín Bur­gos Cro­nis­ta de Va­len­cia

“Can­de­la­rio”, se lla­ma­ba. Era un cam­pe­sino de Pa­pe­lón, pue­blo cer­cano a Gua­na­re. Mi com­pa­dre An­to­nio Ca­ñi­za­lez me lo pon­de­ra­ba co­mo ba­quiano del mon­te por esos pai­sa­jes y ma­to­rra­les lle­nos de es­pi­nas, de ma­pa­na­res, de ti­gres, dan­tas, chá­cha­ros, ve­naos… es­te­ros que se for­ma­ban so­bre los te­rro­na­les de las llu­vias y cos­ta­ba mu­cho atra­ve­sar. “Pe­ro Can­de­la­rio, com­pa­dre, era un bru­jo pa­ra cru­zar des­cal­zo aque­llos pan­ta­na­les co­mo su an­du­vie­ra por la Pla­za Bo­lí­var de Gua­na­re… una vez, ya con un ve­nao­te en el hom­bro se ter­ció en el otro hom­bro al Dr. Nun­ziat­ta Pa­rig­gi, y pu­do ma­ne­jar mus­cu­la­tu­ra, pier­nas y pies co­mo si la car­ga no pe­sa­ra na­da… un bár­ba­ro”.

Ama­ne­cí con esos re­cuer­dos pren­di­dos, y aho­ra voy, dis­fru­tan­do el ama­ne­cer, con mi pa­rien­te He­lì Saúl Pérez To­var, ha­cia una con­fe­ren­cia del Dr. León Ce­la­ya. No sa­be­mos so­bre qué di­ser­ta­rá, pe­ro no im­por­ta, se­rá una gra­ta sor­pre­sa, por­que él es bri­llan­te, y de he­cho sus con­fe­ren­cias tam­bién lo son… Así, lle­ga­mos a la Clí­ni­ca, en San Die­go, en cu­yo au­di­to­rio es­cu­cha­re­mos al bri­llan­te ex­po­si­tor. El am­bien­te es gra­to, aco­ge­dor… en esa clí­ni­ca pro­vo­ca en­fer­mar­se… y en mi­nu­tos el con­fe­ren­cis­ta abre su aba­ni­co de imá­ge­nes, con un len­gua­je sen­ci­llo ma­ne­ja­do con maes­tría in­su­pe­ra­ble. En el fon­do, la maes­tría pa­ter­nal bí­bli­ca en­ri­que­ci­da con ta­rra­ya­zos lin­güís­ti­cos de la Es­cue­la de Pra­ga y de to­da la no­ble sim­bo­lo­gía ba­rro­ca que nos le­gó Sor Jua­na Inés de La Cruz… por­que el Dr. León Ce­la­ya, hi­jo ilus­tre del co­ra­zón lla­ne­ro, es, así, mo­des­ta­men­te, co­mo el es­pi­ni­to de Ar­ve­lo Torrealba, que le da aro­ma al que pa­sa y es­pi­na al que lo me­nea… Una con­fe­ren­cia que en sí es un li­bro com­ple­to de fi­lo­so­fía olo­ro­so a co­ci­na lla­ne­ra… Di­go yo, va­le, esa es la ora­to­ria que ne­ce­si­ta­mos es­cu­char. Así es co­mo ha­blan los lla­ne­ros ma­du­ros con co­ra­zón de mu­cha­chos y vi­sión uni­ver­sal de la vi­da.

Un día fe­liz: la sa­bi­du­ría, la sen­ci­llez, el al­ma de las co­sas tan­to di­fí­ci­les co­mo pro­fun­das, sí an­dan jun­tas, y sa­ben a miel cuan­do las ma­ne­jan sa­bios pro­fun­dos y uni­ver­sa­les co­mo nues­tro que­ri­do Dr. A. León Ce­la­ya, lla­ne­ro pu­ro, co­mo la luz de los co­cu­yos… in­fi­ni­to, con la luz del al­ma… Gra­cias, poe­ta her­mano.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.