Re­ci­bir y con­ce­der

Notitarde - - Opinión - Si­món Gar­cía @gar­cia­sim

En re­so­lu­ción de con­flic­tos, ca­da par­te de­fi­ne su zo­na po­si­ble de acuer­dos y una fran­ja con las con­ce­sio­nes que, en úl­ti­ma ins­tan­cia, usa­rá pa­ra avan­zar so­bre sus ga­nan­cias prio­ri­ta­rias. Ne­go­ciar im­pli­ca tra­ba­jar por re­ci­bir lo má­xi­mo con los me­no­res cos­tos. Sin em­bar­go, ca­da ac­tor ter­mi­na ha­cien­do al­gu­na con­ce­sión en sus po­si­cio­nes ini­cia­les pa­ra pro­te­ger los avan­ces en sus ob­je­ti­vos prin­ci­pa­les.

Los sec­to­res ra­di­ca­les des­car­tan la ne­go­cia­do­ra por­que quie- ren ob­te­ner ins­tan­tá­nea­men­te to­do, sin ce­der ni un cen­tí­me­tro en sus po­si­cio­nes. Si una de las par­tes tu­vie­ra los me­dios y reunie­ra las con­di­cio­nes pa­ra ha­cer pri­var sus in­tere­ses, en vez de ne­go­ciar só­lo ofre­ce­ría a su con­tra­par­te la fir­ma de un ac­ta de ren­di­ción.

La ex­pe­rien­cia in­di­ca que la in­fla­ma­da ilu­sión de ga­nar sin te­ner los me­dios, es el ca­mino más rá­pi­do ha­cia gra­ves re­tro­ce­sos y de­rro­tas, cu­yos efec­tos siem­pre re­sul­tan di­fí­ci­les de re­ver­tir. He­mos su­fri­do an­tes es­ta pér­di­da ge­ne­ral de reali­dad, al aban­do­nar es­ce­na­rios o lla­man­do a una victoria to­tal y de­fi­ni­ti­va que des­pués de re­ve­lar­se co­mo una ex­pec­ta­ti­va irreal, ge­ne­ra frus­tra- cio­nes y el ais­la­mien­to de la “van­guar­dia”.

Hay que ex­pli­car de ca­ra al país, por qué los di­ri­gen­tes, im­por­tan­tes y ne­ce­sa­rios, que con­ci­ben el diá­lo­go co­mo el opues­to ex­clu­yen­te de las lu­chas no tie­nen ra­zón, ni apo­yo so­cial ni fun­da­men­tos de­mo­crá­ti­cos y cons­ti­tu­cio­na­les.

Hay que con­fron­tar sus ideas, sin so­me­ter­los a un fu­si­la­mien­to fal­sa­men­te mo­ral, que con­vier­ta al di­si­den­te en un enemi­go de la cau­sa que quie­re de­fen­der con me­dios equi­vo­ca­dos.

En el seno de la MUD y en el ám­bi­to más am­plio de la opo­si­ción exis­ten di­fe­ren­cias o fuer­tes re­cha­zos al diá­lo­go. La de­bi­li­dad de los ra­di­ca­les que quie­ren sa­lir de Ma­du­ro ya, sin te­ner los me­dios pa­ra con­cre­tar­lo, es que no apor­tan el me­nor efec­to de mos­tra­ción a sus pré­di­cas. En la prác­ti­ca lle­van una lu­cha si­mi­lar a la de la MUD, só­lo que es­ta­ble­cien­do di­fe­ren­cias más guia­das por for­ta­le­cer la pe­que­ña par­ce­la que por cul­ti­var la efi­ca­cia del con­jun­to. Su lí­nea ro­ja es con­sa­grar que la ca­lle, re­du­ci­da a la gran ma­ni­fes­ta­ción, es el ex­plo­si­vo pa­ra de­mo­ler a un ré­gi­men al que no he­mos po­di­do des­pla­zar en 18 años.

Aho­ra que te­ne­mos el res­pal­do del 80% del país, que he­mos res­ca­ta­do el po­der le­gis­la­ti­vo, que con­ta­mos con una de­ci­si­va so­li­da­ri­dad in­ter­na­cio­nal es sui­ci­da no abrir es­pa­cios de en­ten­di­mien- to pa­ra acer­car una tran­si­ción pa­cí­fi­ca de la dic­ta­du­ra a la de­mo­cra­cia. Pro­vo­car un cho­que fron­tal pa­ra ju­gár­se­lo to­do en un lan­ce, es una pe­lí­cu­la que no ten­drá un fi­nal fe­liz.

El diá­lo­go es una for­ma de lu­cha y un mé­to­do de re­la­ción pa­ra ga­nar la opi­nión de los in­de­ci­sos y des­ar­mar el plan de vio­len­cia de quie­nes se afe­rran ile­gal­men­te al po­der, Es el co­ra­zón de una es­tra­te­gia de­mo­crá­ti­ca.

Hay que pe­lear pa­ra que el go­bierno cum­pla sus com­pro­mi­sos y pa­ra evi­den­ciar que su re­sis­ten­cia a abor­dar so­lu­cio­nes es una nue­va pa­ta­da al in­te­rés del país.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.