¿Reino de Cris­to?

Notitarde - - Opinión - Isa­bel Vidal de Ten­rei­ro ¿Aca­ba­rá el mun­do al­gún día? Ver res­pues­ta en www.bue­na­nue­va.net

¿Qué se­rá eso del Reino de Cris­to? ¿Exis­te ya o es­tá por ve­nir?

Los ro­ma­nos, que go­ber­na­ban el mun­do en tiem­po de Cris­to, no po­dían per­mi­tir que al­guien pre­ten­die­ra ser rey en al­gún si­tio del Im­pe­rio Ro­mano. Por eso, an­tes de con­de­nar­lo, Pi­la­to le pre­gun­ta a Jesús: “¿Eres el Rey de los Ju­díos?”. Y Jesús no lo nie­ga, pe­ro pre­ci­sa: “Mi Reino no es de aquí, no es de es­te mun­do” (Jn. 18, 36).

Y, efec­ti­va­men­te, Jesús no es rey de es­te mun­do. Los reinos de es­te mun­do son tem­po­ra­les por más lar­gos que sean, pues aún los vi­ta­li­cios ter­mi­nan al­gún día y son sus­ti­tui­dos por otros. Los reinos de es­te mun­do son li­mi­ta­dos, por­que por más que ocu­pen gran­des te­rri­to­rios -y has­ta la tie­rra en­te­ra­tie­nen co­mo lí­mi­te sus fron­te­ras o las fron­te­ras has­ta don­de lle­gue su in­fluen­cia y su po­der. Eso su­ce­dió con el po­de­ro­so e in­men­so Im­pe­rio Ro­mano.

Pe­ro el Reino de Cris­to se­rá dis­tin­to. Su rei­na­do se­rá co­mo es Dios: eterno e in­fi­ni­to, sin lí­mi­te de tiem­po ni de es­pa­cio. Su rei­na­do nun­ca se aca­ba­rá y su reino nun­ca se­rá des­trui­do.

¿Y cuán­do ve­re­mos ese Reino?

Cuan­do Cris­to lo es­ta­blez­ca de­fi­ni­ti­va­men­te y pa­ra siem­pre en su se­gun­da ve­ni­da en glo­ria, cuan­do sea el fin de los tiem­pos, el fin del mun­do. ¿Exac­ta­men­te cuán­do? Na­die lo sa­be, ni se pue­de pre­de­cir el mo­men­to exac­to. Lo im­por­tan­te es que, co­mo ese rei­na­do ya co­men­zó, te­ne­mos que em­pe­zar a for­mar par­te de él y es­tar bien lis­tos pa­ra cuan­do lle­gue de ma­ne­ra de­fi­ni­ti­va.

Lo ha­bía di­cho an­tes a sus se­gui­do­res: “Mi Reino es­tá en me

dio de vo­so­tros” (Lc 17, 21). Y es así, pues el Reino de Cris­to va per­mean­do pau­la­ti­na­men­te en me­dio de aqué­llos que creen que Je­su­cris­to es el Hi­jo de Dios he­cho Hom­bre y bus­can se­guir­lo. Y no só­lo en­tre ésos, sino tam­bién den­tro de ca­da uno de los que aco­gen el men­sa­je de sal­va­ción que Jesús vino a traer.

Sin em­bar­go Él, co­mo Rey de Cie­los y Tie­rra, es­ta­ble­ce­rá su rei­na­do de­fi­ni­ti­vo al fin del mun­do. Pe­ro, mien­tras tan­to, ese Reino va cre­cien­do cuan­do los que que­re­mos for­mar par­te de él ha­ce­mos la Vo­lun­tad de Dios.

Y ¿qué es ha­cer la Vo­lun­tad de Dios? 1º) cum­plir los man­da­mien­tos; 2º) acep­tar lo que Dios per­mi­ta pa­ra nues­tra vi­da; 3º) ha­cer lo que cree­mos que Dios nos pi­de. Ha­cien­do es­to, Cris­to pue­de ser

Rey de ca­da uno de no­so­tros.

En­ton­ces, su Reino en me­dio del mun­do de­pen­de de no­so­tros: de­pen­de de cuán­tos si­ga­mos la Vo­lun­tad de Dios pa­ra nues­tra vi­da.

Pe­ro que­da al­go en el ai­re… si el Reino de Cris­to no es de es­te mun­do ¿de qué mun­do es? Pues del mun­do fu­tu­ro, el que vie­ne des­pués de es­ta vi­da en la tie­rra.

Ya lo ha­bía anun­cia­do El mis­mo en el mo­men­to en que fue­ra juz­ga­do por Cai­fás: “Ve­rán al Hi­jo del Hom­bre sen­ta­do a la de­re­cha del Dios Po­de­ro­so y vi­nien­do so­bre las nu­bes” (Mt. 26, 64).

En­ton­ces: el Reino de Cris­to, aun­que ya co­mien­za a es­tar den­tro de ca­da uno de los que se­gui­mos la Vo­lun­tad de Dios, se es­ta­ble­ce­rá de­fi­ni­ti­va­men­te con la ve­ni­da de Je­su­cris­to Rey a la tie­rra, en ese mo­men­to que el mis­mo Jesús anun­ció du­ran­te su jui­cio: al fi­nal de los tiem­pos, cuan­do Cris­to ven­ga a es­ta­ble­cer los cie­los nue­vos y la tie­rra nue­va, cuan­do ven­za de­fi­ni­ti­va­men­te to­do mal y ven­za al Ma­ligno. Se­rá un Reino en el que ha­bi­ten la jus­ti­cia, la paz y el amor, se­gún nos en­se­ña el Ca­te­cis­mo de la Igle­sia Ca­tó­li­ca #671 a #677.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.