La MUD, al­go sin des­tino ni con­duc­ción

Notitarde - - Ciudad - Tha­ma­ra Al­ca­lá

Ya les he ve­ni­do di­cien­do des­de ha­ce mu­cho tiem­po que en la fa­mo­sa y muy mal lla­ma­da Me­sa de la Uni­dad De­mo­crá­ti­ca es­tán co­mo pe­rros y ga­tos don­de se dan con to­do, pú­bli­ca­men­te y sin im­por­tar­les na­da de na­da y es que el de­ses­pe­ro por el mal ma­ne­jo de las emo­cio­nes y ac­cio­nes con los ciu­da­da­nos ya se les ha re­ver­ti­do en­tre ellos mis­mos sin me­dir el odio y la vio­len­cia.

Du­ran­te la se­ma­na pa­sa­da se pu­do es­cu­char y ob­ser­var lo va­ria­do y ex­tra­ñas de­cla­ra­cio­nes de va­rios miem­bros de es­te con­glo­me­ra­do lla­ma­do MUD y de­bo con­fe­sar con mu­cho res­pe­to, que es una tra­gi­co­me­dia, dan tris­te­za y a la vez ri­sa, por­que es in­creí­ble ver las de­ses­pe­ra­das ac­cio­nes que “to­dos” ma­ni­fies­tan y por su­pues­to to­dos di­cen te­ner la ra­zón, pe­ro es que el des­con­trol emo­cio­nal y el de­ses­pe­ro ha­ce que arre­me­tan con­tra ellos mis­mos.

Tal es el ca­so de Ybe­yi­se Pa­che­co y su es­po­so el dipu­tado de la opo­si­ción ve­ne­zo­la­na Ki­ko Bau­tis­ta, quien arre­me­tió con­tra la di­ri­gen­te de de­re­cha Ma­ría Co­ri­na Ma­cha­do lo que des­per­tó pa­sio­nes en su pro­pia es­po­sa Ybe­yi­se Pa­che­co, cuan­do en me­dio de los ata­ques la acu­só de ser una es­ta­fa­do­ra a lo que la pe­rio­dis­ta Pa­che­co muy mo­les­ta res­pon­dió cul­pan­do a su es­po­so de “co­bar­de” y de no te­ner ra­zón.

Pues sí, al pa­re­cer las di­vi­sio­nes en eso que lla­man la Me­sa de la Uni­dad De­mo­crá­ti­ca no so­lo su­ce­den en­tre los di­ri­gen­tes, sino tam­bién den­tro de las fa­mi­lias co­mo en el ca­so de Ybe­yi­se y Ki­ko. Pe­ro sin du­da al­gu­na en el seno de la opo­si­ción ve­ne­zo­la­na rei­na es la mal­dad, al­gu­nos has­ta ase­gu­ran unas na­vi­da­des de te­rror, otros di­cen que si no se ne­go­cia ha­brá san­gre en el país, unos cuan­tos in­sul­tan al Pre­si­den­te a dia­rio que­rien­do con to­do es­to apos­tar a la agen­da gol­pis­ta.

Muy a pe­sar de to­das es­tas ac­cio­nes, el pre­si­den­te Ni­co­lás Ma­du­ro reite­ra y ha­ce lla­ma­dos con­ti­nuos a de­jar a un la­do el odio, a ce­sar en las ac­cio­nes vio­len­tas por par­te de la opo­si­ción, pues de­be pre­va­le­cer la cul­tu­ra del diá­lo­go y la paz en nues­tra pa­tria.

El pue­blo ve­ne­zo­lano es­tá mo­vi­li­za­do e in­tere­sa­do en apo­yar el diá­lo­go, la paz, y la re­vo­lu­ción bo­li­va­ria­na, y a tra­vés del go­bierno ha obli­ga­do a la opo­si­ción muy a pe­sar de re­ci­bir ata­ques de los mis­mos vo­ce­ros al diá­lo­go, pe­ro no se pue­de ol­vi­dar que una vez más la de­re­cha ha vio­la­do los acuer­dos plan­tea­dos en la me­sa de diá­lo­go.

A pe­sar de to­das las si­tua­cio­nes ad­ver­sas a la que han so­me­ti­do al pue­blo me­dian­te una cruel gue­rra eco­nó­mi­ca y una sis­te­má­ti­ca gue­rra me­diá­ti­ca y psi­co­ló­gi­ca, el he­roi­co pue­blo ve­ne­zo­lano, su con­cien­cia pa­tria, la no­ble­za, el amor, la gen­ti­le­za, la to­le­ran­cia y la paz es lo que ha pre­va­le­ci­do an­te aque­llos sen­ti­mien­tos mal sa­nos lle­nos de pe­si­mis­mo y peor aún: fal­tos de Amor Pa­trio, por­que no es mu­cho pe­dir y ana­li­zar que a pe­sar del boi­cot eco­nó­mi­co anun­cia­do, ya re­co­no­ci­do por la mis­ma “Me­sa de la Uni­dad De­mo­crá­ti­ca” el pue­blo ha sa­bi­do a tra­vés de la per­sis­ten­cia y la mo­vi­li­za­ción re­cha­zar con­tun­den­te­men­te el com­por­ta­mien­to hos­til de una opo­si­ción que no de­ja de tro­pe­zar con to­das sus ac­cio­nes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.