“La vi­gen­cia de la li­te­ra­tu­ra es­táen la per­vi­ven­cia del tex­to”

La re­co­no­ci­da es­cri­to­ra Lau­ra An­ti­llano des­ta­có la im­por­tan­cia de la cró­ni­ca­co­mo do­cu­men­to en la cons­truc­ción de la me­mo­ria his­tó­ri­ca

Notitarde - - Entrevista - Mar­le­ne Pi­ña Acos­ta

To­do lo que en­cie­rran las le­tras, la poe­sía, el en­sa­yo, la do­cen­cia, la crí­ti­ca de ci­ne y fo­to­gra­fía y la pro­mo­ción cul­tu­ral tie­ne un víncu­lo di­rec­to con Lau­ra An­ti­llano. La crea­do­ra de Per­fu­me de gar

de­nia, una de sus más fa­mo­sas no­ve­las, na­ció pa­ra ser es­cri­to­ra. El mun­do de las le­tras ha arro­pa­do la vi­da de la re­co­no­ci­da au­to­ra ve­ne­zo­la­na, na­ci­da en Caracas, ga­na­do­ra del Pre­mio Na­cio­nal de Li­te­ra­tu­ra 2012-2014-2016, quien pre­si­de la Fun­da­ción “La Le­tra Vo­la­do­ra”, una ini­cia­ti­va di­ri­gi­da a la pro­mo­ción de la lec­tu­ra y es­cri­tu­ra, cu­ya la­bor desa­rro­lla des­de ha­ce más de 20 años.

Ac­tual­men­te, Lau­ra An­ti­llano, quien es li­cen­cia­da en Le­tras y ma­gís­ter en Li­te­ra­tu­ra Ve­ne­zo­la­na en la Uni­ver­si­dad del Zu­lia, tra­ba­ja en una nueva no­ve­la y so­bre un li­bro de poe­sía pa­ra el cual es­tá ha­cien­do las se­lec­cio­nes. Otro de los pro­yec­tos fu­tu­ros es una re­co­pi­la­ción de cuen­tos pu­bli­ca­dos en pren­sa pa­ra edi­ción en li­bro.

La fun­da­ción que di­ri­ge con en­ti­da­des afi­nes or­ga­ni­za el De­ci­mo­pri­mer En­cuen­tro con la Li­te­ra­tu­ra y el Au­dio­vi­sual pa­ra Ni­ños y Jó­ve­nes, a rea­li­zar­se en Va­len­cia, des­de el 24 has­ta el 26 de no­viem­bre, di­ri­gi­dos a los aman­tes de la li­te­ra­tu­ra que deseen in­cur­sio­nar en es­ta área, así co­mo en ci­ne, pro­mo­to­res de lec­tu­ra, cuen­ta­cuen­tos, gen­te de la mú­si­ca y la dan­za, fo­tó­gra­fos y ci­neas­tas.

Fue una in­vi­ta­da de ho­nor a la sec­ción De­sa­yuno en la Re­dac­ción, en la que va­rias de sus obras co­mo Ellas y Cró­ni­cas des­de una mi­ra­da con­mo­vi­da tam­bién com­par­tie­ron la me­sa. Hi­zo una pau­sa a su agen­da del jue­ves úl­ti­mo, an­tes de la inau­gu­ra­ción de la Fil­ven 2016, don­de se ho­me­na­jeó a Fran­cis­co de Mi­ran­da, y pa­ra el ca­so Ca­ra­bo­bo fue la es­cri­to­ra es­co­gi­da pa­ra re­co­no­cer su tra­ba­jo.

En la se­de del pe­rió­di­co, se reali­zó el fo­ro, don­de es­tu­vie­ron pre­sen­tes Gus­ta­vo Ríz­quez, di­rec­tor de No­ti­tar­de; Jor­ge Chá­vez Mo­ra­les, sub­di­rec­tor; Va­nes­sa Ca­rre­ño Ro­jas, edi­to­ra de Ciu­dad; Da­nie­la Chi­ri­nos, edi­to­ra de Cul­tu­ra; Emilly Arau­jo, re­dac­to­ra de Me­dios Di­gi­ta­les; el pe­rio­dis­ta Da­niel Ji­mé­nez, quien es­cri­be La Ven­ta­na; Jen­ni­fer Anaís In­fan­te, re­por­te­ra grá­fi­ca; y quien sus­cri­be, Mar­le­ne Pi­ña Acos­ta.

La fe­cha del pró­xi­mo 29 de no­viem­bre, día del na­ta­li­cio del es­cri­tor y poe­ta An­drés Be­llo, dio ini­cio a la con­ver­sa­ción, en la que uno de los as­pec­tos fun­da­men­ta­les fue el aná­li­sis de la cró­ni­ca co­mo do­cu­men­to en la cons­truc­ción de la me­mo­ria his­tó­ri­ca.

“El An­drés Be­llo que por lo me­nos a mi ge­ne­ra­ción le en­se­ña­ron en la es­cue­la era de­ma­sia­do acar­to- na­do”, co­men­tó la es­cri­to­ra. “Un An­drés Be­llo que era co­mo la ima­gen de un se­ñor muy se­rio, muy ves­ti­do ce­rra­da­men­te, en una po­se dis­tan­te. No era el An­drés Be­llo que hoy día po­de­mos re­vi­sar, y al que po­de­mos acer­car­nos des­de otra pers­pec­ti­va. An­drés Be­llo, des­de mi pers­pec­ti­va y des­de la de mu­cha gen­te, es el pri­mer per­so­na­je ve­ne­zo­lano que em­pie­za a sen­tir el de­seo de ser ame­ri­cano y con­si­de­rar que es al­guien dis­tin­to”.

Pa­ra ahon­dar en es­te as­pec­to, la es­cri­to­ra se re­fi­rió por un mo­men­to al gé­ne­ro cró­ni­ca en su par­ti­ci­pa­ción en la Fi­luc 2016, en Caracas, don­de le co­rres­pon­dió abrir el se­mi­na­rio. “Me pa­re­ció muy in­tere­san­te. La cró­ni­ca co­mo el gé­ne­ro en­tre dos aguas: En­tre la li­te­ra­tu­ra y la his­to­ria. Y con­si­de­ra­do gé­ne­ro pe­rio­dís­ti­co. Ésa fue una de las dis­cu­sio­nes. El he­cho de que es un gé­ne­ro pe­rio­dís­ti­co, que aho­ra en las es­cue­las de pe­rio­dis­mo no se le da cá­te­dra, cuan­do la cró­ni­ca es tan im­por­tan­te”.

“Yo re­cor­da­ba en la po­nen­cia el pa­pel de la len­gua, por­que si bien es el co­lo­ni­za­dor el que trae el cas­te­llano, se va a con­ver­tir des­pués en el cro­nis­ta de Amé­ri­ca, se va enamo­ran­do de las pa­la­bras, y se va acer­can­do a reali­da­des que no co­no­cía, por­que la bo­tá­ni­ca, la ve­ge­ta­ción, los fru­tos, y lo que es­tu­vie­ron con­si­guien­do aquí, no exis­tían en Eu­ro­pa. De he­cho, el ca­cao o el cho­co­la­te es una co­sa ab­so­lu­ta­men­te ame­ri­ca­na, y el maíz mis­mo. Tie­nen que apro­piar­se de las pa­la­bras de la len­gua que se ha­bla en el te­rri­to­rio y una de las co­sas que hi­zo el po­der del co­lo­ni­za­dor fue em­pe­zar a prohi­bir las len­guas au­tóc­to­nas pa­ra po­der es­ta­ble­cer el cas­te­llano y usar­lo pa­ra im­po­ner la re­li­gión”.

“Pe­ro el cro­nis­ta em­pie­za a apro­piar­se de la len­gua. Tie­ne que to­mar la pa­la­bra de los pue­blos ori­gi­na­rios. Si re­vi­sa­mos, to­dos los cro­nis­tas de In­dias em­pie­zan a ubi­car es­tas pa­la­bras, co­mo por ejem­plo, la gua­ná­ba­na, el maíz, los nue­vos so­ni­dos, lo cual ha­ce que el cas­te­llano de al­gún mo­do se ame­ri­ca­ni­ce. Y ha ha­bi­do un de­sa­rro­llo tal de la len­gua des­de es­ta pers­pec­ti­va que hay con­gre­sos anua­les pa­ra re­unir­nos a con­ver­sar so­bre el cas­te­llano de Amé­ri­ca”.

Re­cor­dó que An­drés Be­llo no es que so­la­men­te se sien­te dis­tin­to, sino que em­pie­za a es­cri­bir dis­tin­to. “Es el idio­ma el que ha­ce el gen­ti­li­cio. An­drés Be­llo a los 12 años es­cri­be el poe­ma que era el río que pa­sa­ba al la­do de su ca­sa. Des­de muy jo­ven apren­de la­tín y grie­go, real­men­te se con­vier­te en un aman­te de la len­gua, de los idio­mas co­mo tal. Y ha­ce na­da me­nos que una gra­má­ti­ca com­ple­ta que es la ame­ri­ca­na con las for­mas ver­ba­les.

Él hi­zo al­go más, por­que sien­do muy jo­ven, in­clu­so fue un em­plea­do de la co­lo­nia es­pa­ño­la. Cuan­do vie­nen los es­pa­ño­les traen la vi­rue­la con ellos, y una se­rie de en­fer­me­da­des que no exis­tían, lo cual diez­ma la po­bla­ción au­tóc­to­na, y tra­je­ron la va­cu­na con­tra la vi­rue­la”.

“An­drés Be­llo acom­pa­ñó a la co­mi­sión y es­cri­bió un poe­ma a la va­cu­na. Si uno va re­vi­san­do, to­da la obra de An­drés Be­llo es una obra de con­cien­cia de lo que so­mos co­mo ame­ri­ca­nos. ¿Su poe­ma Sil­va a la

agri­cul­tu­ra de la zo­na tó­rri­da qué es? Es jus­ta­men­te un gran can­to a to­da esa bo­tá­ni­ca, to­da esa fau­na y to­da esa flo­ra ame­ri­ca­nas. Es una exal­ta­ción a otro ni­vel. To­da su vi­da lu­chó con eso”.

Pa­ra Lau­ra An­ti­llano, la otra gran fi­gu­ra es Si­món Ro­drí­guez. Re­cor­dó que el Cen­tro Na­cio­nal del Li­bro creó la Cá­te­dra de Li­te­ra­tu­ra Ve­ne­zo­la­na pa­ra uni­ver­si­da­des que no tie­nen es­ta es­pe­cia­li­dad.

“Ge­ne­ral­men­te son pa­ra uni­ver­si­da­des téc­ni­cas, pe­ro és­tas no es­tán muy in­tere­sa­das, por lo cual la ofre­ce­mos no so­lo a es­tu­dian­tes uni­ver­si­ta­rios, sino tam­bién pa­ra to­do el que quie­ra par­ti­ci­par en la cá­te­dra. He­mos lo­gra­do dar cla­ses en al­gu­nas, por­que pri­me­ro te­ne­mos que con­ven­cer a las ca­be­zas de esas uni­ver­si­da­des de que la li­te­ra­tu­ra tie­ne al­gún fin”.

Ex­pli­có que en la Une­fa, ubi­ca­da en Na­gua­na­gua, dic­tó la cá­te­dra y re­cuer­da que lle­vó una pe­lí­cu­la so­bre la vi­da de Si­món Ro­drí­guez he­cha por Ed­mun­do Aray, quien es muy de­ta­llis­ta. “Si­món Ro­drí­guez fue uno de esos maes­tros sien­do mu­cha­chi­to, in­clu­so su di­fe­ren­cia de edad con Bo­lí­var era muy po­ca. Él so­bre­vi­vió mu­chí­si­mo, tu­vo un hi­jo, mu­rió la es­po­sa y él fue quien lo crió. Fue un hom­bre con una vi­da es­pec­ta­cu­lar y fun­da­men­tal, no so­lo pa­ra los ve­ne­zo­la­nos. Yo en es­tos días vi una pe­lí­cu­la he­cha por los ar­gen­ti­nos so­bre Si­món Ro­drí­guez. Pa­ra to­da Amé­ri­ca La­ti­na, Si­món Ro­drí­guez es fun­da­men­tal co­mo lo es An­drés Be­llo. Es de­cir, son fi­gu­ras de las que te­ne­mos que se­guir ha­blan­do en la es­cue­la y ha­blar de cer­ca de to­do lo que hi­cie­ron, de to­da la gran an­gus­tia y amor que tu­vie­ron por ser ame­ri­ca­nos”.

La cró­ni­ca co­mo me­mo­ria de la hu­ma­ni­dad

Otro as­pec­to abor­da­do fue la cró­ni­ca co­mo gé­ne­ro ma­dre den­tro de to­do lo que es la crea­ción de los na­rra­do­res ame­ri­ca­nos y co­mo he­rra­mien­ta ne­ce­sa­ria pa­ra con­for­mar la me­mo­ria de la hu­ma­ni­dad.

So­bre es­te as­pec­to, Lau­ra An­ti­llano re­cor­dó que el te­ma de la cró­ni­ca fue plan­tea­do y dis­cu­ti­do en el se­mi­na­rio de la Fil­ven, rea­li­za­do en el Tea­tro Te­re­sa Ca­rre­ño.

Ci­tó los tra­ba­jos de los cro­nis­tas me­xi­ca­nos Car­los Mon­si­váis y Juan Vi­llo­ro. Tam­bién men­cio­nó a Bri­ce­ño Ira­gorry, de quien re­cor­dó pa­só la ma­yor par­te de su vi­da en el exi­lio, y es­cri­bió cró­ni­cas her­mo­sí­si­mas de­di­ca­das a sus nie­tas pa­ra ha­blar­les de có­mo es Ve­ne­zue­la.

“Hay cró­ni­cas de lo que es­tá pa­san­do en el país, la vi­sión que yo creo es una ca­rac­te­rís­ti­ca de la cró­ni­ca. La vi­sión per­so­nal, la mi­ra­da, la in­fi­ni­dad y la vi­sión del mo­men­to. Uno de los as­pec­tos que plan­teá­ba­mos es la ne­ce­si­dad de de­fen­der la cró­ni­ca co­mo do­cu­men­to his­tó­ri­co. Los his­to­ria­do­res siem­pre ha­blan de que la his­to­ria es ob­je­ti­va y que el his­to­ria­dor tie­ne que ser ob­je­ti­vo y cien­tí­fi­co, y eso no es cier­to en nin­gún mo­men­to. Si los lla­ma­dos ‘cro­nis­tas de In­dias’ no se hu­bie­ran enamo­ra­do de es­te te­rri­to­rio, no ha­brían es­cri­to lo que es­cri­bie­ron. Co­mo por ejem­plo, los re­la­tos de Juan de Cas­te­lla­nos o Jo­sé de Ovie­do y Ba­ños”.

“To­do lo que es­cri­bie­ron es­tá lleno de una pers­pec­ti­va per­so­nal, pe­ro ade­más de un enamo­ra­mien­to que im­pli­ca una es­pe­cie de es­pa­cio sub­je­ti­vo que tie­ne que ver con lo li­te­ra­rio. Y eso es lo que te­ne­mos co­mo me­mo­ria de lo que fue el ini­cio de Amé­ri­ca. Yo creo que el ar­tícu­lo de opi­nión es­tá muy cer­ca de la cró­ni­ca y en­cuen­tras ex­ce­len­tes cro­nis­tas. En Ve­ne­zue­la ha ha­bi­do mu­chos. Los dia­rios y las co­rres­pon­den­cias de Mi­ran­da, que son un ma­te­rial fun­da­men­tal hoy pa­ra re­vi­sar nues­tra his­to­ria”.

Hi­zo re­fe­ren­cia a que en la Fil­ven el país in­vi­ta­do ha si­do Fran­cia, por­que así lo pi­dió, ya que pa­ra ellos Fran­cis­co de Mi­ran­da es un gran hé­roe por su par­ti­ci­pa­ción en la Re­vo­lu­ción Fran­ce­sa.

“Mi­ran­da es­tá en el Ar­co del Triun­fo. Por cier­to, el do­min­go pa­sa­do ce­rró la fe­ria en Caracas, pe­ro hu­bo una gran ex­po­si­ción que fue he­cha por los fran­ce­ses, don­de es­tá to­do el iti­ne­ra­rio de vi­da de Mi­ran­da, to­do lo que hi­zo, to­do lo

Uno de los as­pec­tos que se plan­tea­ron en la po­nen­cia que pre­sen­tó en el se­mi­na­rio de la Fil­ven 2016, en Caracas, es la ne­ce­si­dad de de­fen­der la cró­ni­ca co­mo do­cu­men­to his­tó­ri­co.

-Yo creo que el ar­tícu­lo de opi­nión es­tá muy cer­ca de la cró­ni­ca y en él en­cuen­tras ex­ce­len­tes cro­nis­tas.

que pa­seó, to­do lo que vi­vió y de­jó sen­ta­do con re­la­ción a su con­cep­to de li­ber­tad. ¿Y por qué sa­be­mos lo que pen­sa­ba Mi­ran­da? Por sus co­rres­pon­den­cias, car­tas y dia­rios de via­jes que son su­ma­men­te in­tere­san­tes. To­da esa es­cri­tu­ra que tie­ne mu­cho de per­so­nal, y que no lo con­si­de­ran mu­chos his­to­ria­do­res co­mo do­cu­men­to his­tó­ri­co, es lo que te­ne­mos en la cons­truc­ción de la me­mo­ria. Es un do­cu­men­to bá­si­co la cró­ni­ca”.

-¿La cró­ni­ca tam­bién es­tá vin­cu­la­da con los en­sa­yis­tas li­te­ra­rios que la ha­cían prác­ti­ca­men­te con un gran pe­so de opi­nión?

-En la uni­ver­si­dad siem­pre hay una dis­cu­sión con res­pec­to a la te­sis y los en­sa­yos. Las te­sis son tra­ba­jos de in­ves­ti­ga­ción con otra es­truc­tu­ra y otras pro­pues­tas a par­tir de la hi­pó­te­sis, mien­tras que el en­sa­yo es­tá cer­ca de la cró­ni­ca. La cró­ni­ca y el en­sa­yo son gé­ne­ros her­ma­nos.

-¿Qué opor­tu­ni­da­des tie­ne el lec­tor de en­con­trar en los tra­ba­jos que desa­rro­lla un es­pa­cio pa­ra vi­vir y pa­ra con­ce­bir?

-Creo que exis­te en la gen­te, lo úni­co es que hay que des­per­tar­lo. Por ejem­plo, en es­tos mo­men­tos que son bas­tan­te di­fí­ci­les en el país, y se lo de­cía a un pe­rio­dis­ta que me lla­mó de Úl­ti­mas No­ti­cias, hay que re­unir­nos, con­ver­sar, leer, re­cu­rrir a la li­te­ra­tu­ra y al ci­ne que es­tá ha­cien­do mu­cha cró­ni­ca. Otro ejem­plo es la cró­ni­ca a tra­vés de la mú­si­ca. La pe­lí­cu­la que hi­zo Ja­co­bo Pen­zo so­bre el gru­po Ma­de­ra es una cró­ni­ca. El gru­po Ma­de­ra mon­tó un gran es­pec­tácu­lo, en el Tea­tro Te­re­sa Ca­rre­ño, por­que es­cri­bie­ron can­cio­nes so­bre esa gran tra­ge­dia que vi­vie­ron en el es­ta­do Bo­lí­var, pa­ra re­cor­dar a los com­pa­ñe­ros que mu­rie­ron. La mú­si­ca ha­ce cró­ni­ca, y el ci­ne ha­ce cró­ni­ca con­ti­nua­men­te. Creo que el me­jor do­cu­men­to pa­ra la vi­da de Fran­cis­co de Mi­ran­da, en­ten­der­la y re­la­cio­nar­nos con él, es la pe­lí­cu­la que hi­zo Luis Al­ber­to La­ma­ta, lla­ma­da Mi­ran­da re­gre­sa, don­de ade­más hay una gran me­tá­fo­ra con­ti­nua que es Mi­ran­da acos­ta­do en una bal­sa ro­dea­do de sus li­bros, por­que ése es su mun­do. To­dos los me­dios au­dio­vi­sua­les que te­ne­mos hoy, los dis­tin­tos len­gua­jes nos pue­den lle­var a cons­truir cró­ni­cas co­mo gé­ne­ro, vol­vien­do a la idea de la cró­ni­ca.

Con­si­de­ra ade­más que el ci­ne ha ali­men­ta­do la li­te­ra­tu­ra. “El ci­ne nos en­se­ñó que se pue­de cor­tar la es­ce­na y co­men­zar en otro tiem­po. Po­de­mos ha­cer con­ti­nua­men­te sal­tos de tiem­po e in­tro­du­cir un per­so­na­je ines­pe­ra­do. El ci­ne nos ha en­se­ña­do mu­chí­si­mo. Yo creo que la vi­gen­cia de la li­te­ra­tu­ra es­tá en la per­vi­ven­cia del tex­to. Se­gui­mos le­yen­do Don Qui­jo­te de La Man­cha, pe­ro hay mu­chas ma­ne­ras de leer es­ta obra. Yo tu­ve una gran bi­blio­te­ca­ria, por eso amo las bi­blio­te­cas, so­bre to­do en las es­cue­las”.

En re­la­ción a la Fil­ven 2016, ca­pí­tu­lo Ca­ra­bo­bo, ex­pli­có que es una de­fi­ni­ción del Mi­nis­te­rio del Po­der Po­pu­lar pa­ra la Cul­tu­ra que en ca­da es­ta­do, in­de­pen­dien­te­men­te de que se ho­me­na­jea a Fran­cis­co de Mi­ran­da, se eli­ja a es­cri­to­res de la en­ti­dad a quie­nes se les ha­ce re­co­no­ci­mien­to.

- Hay un gé­ne­ro que es­tá to­man­do un cuer­po in­tere­san­te por­que no so­lo es­tá ma­si­fi­can­do la po­si­bi­li­dad de cons­truir una pie­za na­rra­ti­va só­li­da, sino que tam­bién per­mi­te que su es­truc­tu­ra no sea muy ex­ten­sa, co­mo son los mi­ni­cuen­tos, a tra­vés de los mi­ni­blogs.

-Es que pri­me­ro es la lec­tu­ra. Bor­ges se aplau­día a sí mis­mo co­mo lec­tor; él de­cía: “Yo más que es­cri­tor soy un gran lec­tor”. -¿Us­ted tie­ne un au­tor fa­vo­ri­to?

-Ten­go mu­chos. Ha­ce po­co, con­ver­san­do con Nés­tor Men­do­za, es­tá­ba­mos fren­te a los li­bros de Sán­dor Má­rai, quien es un es­cri­tor de ori­gen hún­ga­ro; des­pués se fue a vi­vir a los Es­ta­dos Uni­dos, pe­ro es un gran na­rra­dor. Ex­tra­ña­men­te lo vi­ne a co­no­cer en Ar­gen­ti­na. Yo nun­ca ha­bía oí­do de él, y fue en un even­to en Cha­co, con Mem­po Giar­di­ne­lli; es­tá­ba­mos con­ver­san­do, y to­dos ha­bla­ban de él. Me re­ga­la­ron una de sus no­ve­las. Al lle­gar a Ve­ne- zue­la, el pro­fe­sor de la Fa­cul­tad de Edu­ca­ción, Ra­món Nú­ñez, es un gran lec­tor de Sán­dor Má­rai, un lec­tor de no­ve­las in­creí­bles.

“Pe­ro es un gran au­tor. Tú te que­das en la es­ce­na del li­bro, lo lees va­rias ve­ces y no lo pue­des po­ner de la­do. Pe­ro hay mu­chos au­to­res en es­te mo­men­to, y es­ta­mos ro­dea­dos de gen­te que di­fun­de a tra­vés de las re­des. Aquí yo de­fien­do las re­des ab­so­lu­ta­men­te, por­que hay mu­chas co­sas que pue­des leer di­rec­ta­men­te que en otra épo­ca te ha­brían lle­ga­do años des­pués”.

En re­la­ción con los pre­pa­ra­ti­vos pa­ra el De­ci­mo­pri­mer En­cuen­tro con la Li­te­ra­tu­ra y el Au­dio­vi­sual pa­ra Ni­ños y Jó­ve­nes, ade­lan­tó que al even­to vie­ne Iris Vi­lla­mi­zar, quien es poe­ti­sa y ar­tis­ta plás­ti­ca, con la fi­na­li­dad de ofre­cer un ta­ller di­ri­gi­do a ni­ños de sex­to gra­do pa­ra es­cri­bir mi­ni­cuen­tos, y es­te año as­pi­ran a ho­me­na­jear a la es­cri­to­ra Bea­triz Men­do­za Sa­gar­za­zu, poe­ti­sa na­ci­da en Va­len­cia; a Ma­nuel Tru­ji­llo Du­rán, im­por­tan­te pio­ne­ro del ci­ne na­cio­nal; al gran poe­ta Ra­món Pa­lo­ma­res y a la es­cri­to­ra Ma­ri­sa Van­ni­ni.

-¿Qué opi­nión tie­ne en re­la­ción a la po­lé­mi­ca desata­da por la de­sig­na­ción del Pre­mio No­bel de Li­te­ra­tu­ra 2016 a Bob Dy­lan? Él anun­ció que no asis­ti­rá a re­co­ger­lo.

-Sus le­tras son poe­mas. Yo no soy de los que di­je­ron que no. Hay una ra­zón ca­te­go­ri­zan­te de lo que es el es­cri­tor. Yo vi una opi­nión que de­cía que nun­ca se lo qui­sie­ron dar a Bor­ges, pe­ro se lo dan a Dy­lan. ¿Quié­nes no qui­sie­ron dár­se­lo a Bor­ges? ¿En qué épo­ca? ¿Y des­pués quié­nes se lo dan a Dy­lan? Es un enun­cia­do ab­sur­do que no tie­ne na­da que ver. Son los tiem­pos, son las épo­cas. ¿Y des­pués quién de­ci­de el No­bel? To­do es re­la­ti­vo, pe­ro los ata­ques te­rri­bles que lan­za­ron con­tra Dy­lan me pa­re­cie­ron un ab­sur­do to­tal. Por lo me­nos pa­ra mi ge­ne­ra­ción fue tan im­por­tan­te. La can­ción es un poe­ma que va con­ti­go. -¿Es­tá pre­pa­ran­do un li­bro ac­tual­men­te?

-Ten­go una no­ve­la y un li­bro de poe­sía por sa­lir, pe­ro es­toy ha­cien­do las se­lec­cio­nes y tra­ba­ján­do­los. Es­toy tra­ba­jan­do mu­cho en la co­lec­ción del Cen­tro Na­cio­nal del Li­bro de los gran­des poe­tas pa­ra los ni­ños. Es­tá por sa­lir el de Án­gel Mi­guel Que­re­mel y Lu­ci­la Ve­lás­quez, quien fue por de­más una gran pe­rio­dis­ta, que ha re­sul­ta­do más di­fí­cil, por­que ella es­tu­vo muy cer­ca de la cien­cia. -De los li­bros pu­bli­ca­dos, ¿cuál es su con­sen­ti­do?

-Yo di­go que des­pués de que uno es­cri­be un li­bro y sa­le pu­bli­ca­do, ya es del lec­tor, no es mío. Aho­ra, en ge­ne­ral me in­sis­ten en li­bros co­mo La lu­na no es de pan­dehorno, y en la se­lec­ción de cuen­tos. Hay una se­rie de cuen­tos que quie­ro sa­car que sa­lie­ron en pren­sa, pe­ro que nun­ca sa­lie­ron re­co­pi­la­dos en li­bros.

Lau­ra An­ti­llano, Da­niel Ji­mé­nez, Va­nes­sa Ca­rre­ño Ro­jas, Emilly Arau­jo, Gus­ta­vo Ríz­quez, Jor­ge Chá­vez Mo­ra­les, Da­nie­la Chi­ri­nos y Mar­le­ne Pi­ña Acos­ta, en el De­sa­yuno en la Re­dac­ción.

Lau­ra An­ti­llano se re­fi­rió al De­ci­mo­pri­mer En­cuen­tro con la Li­te­ra­tu­ra y el Au­dio­vi­sual pa­ra Ni­ños y Jó­ve­nes, que se rea­li­za­rá en Va­len­cia, des­de el 24 has­ta el 26 de no­viem­bre.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.