In­se­gu­ri­dad: pun­tos pa­ra un diá­lo­go

Notitarde - - Tangente - Luis Iz­quiel

n as­pec­to ne­ce­sa­rio pa­ra sa­lir de la ca­tás­tro­fe de in­se­gu­ri­dad que azo­ta a Ve­ne­zue­la es la de­fi­ni­ción de po­lí­ti­cas de Es­ta­do en la ma­te­ria, que abor­den al me­nos las áreas más ele­men­ta­les. Se tra­ta de di­se­ñar y eje­cu­tar me­di­das que, por ser con­sen­sua­das, ten­gan el apo­yo y la con­ti­nui­dad ne­ce­sa­ria pa­ra al­can­zar el éxi­to. Lí­neas que per­ma­nez­can en el tiem­po in­de­pen­dien­te­men­te de la fuer­za po­lí­ti­ca que es­té go­ber­nan­do.

En va­rios as­pec­tos de la se­gu­ri­dad ciu­da­da­na se ne­ce­si­ta­ría un con­sen­so en Ve­ne­zue­la. Por ejem­plo, to­dos sa­be­mos que nues­tra sis­te­ma car­ce­la­rio es una ver­güen­za. Trans­for­mar esa reali­dad va a ne­ce­si­tar de tiem­po, vo­lun­tad po­lí­ti­ca y re­cur­sos. Cons­truir una nueva in­fra­es­truc­tu­ra (ha­bría que le­van­tar más de 30 nue­vas cár­ce­les) y es­ta­ble­cer nor­mas y con­di­cio­nes que le pon­gan fin a la vio­la­ción ma­si­va de los DDHH en las pe­ni­ten­cia­rías, es se­gu­ra­men­te una la­bor im­po­si­ble de com­ple­tar en un so­lo pe­río­do de go­bierno. Por ejem­plo, en la Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na se en­cuen­tra des­de ha­ce va­rios años en eje­cu­ción un pro­yec­to exi­to­so de trans­for­ma­ción car- ce­la­ria que ha tras­cen­di­do a va­rios go­ber­nan­tes.

To­do nues­tro sis­te­ma po­li­cial tie­ne pro­fun­das fa­llas. Pa­ra su­pe­rar es­tas di­fi­cul­ta­des es ne­ce­sa­rio, en­tre otras co­sas, un cam­bio en el per­fil del fun­cio­na­rio po­li­cial (pa­ra ello es im­pres­cin­di­ble me­jo­rar sus con­di­cio­nes so­cio-eco­nó­mi­cas) y una ex­haus­ti­va de­pu­ra­ción que sa­que de las ins­ti­tu­cio­nes a los po­li­cías li­ga­dos al de­li­to. Tam­bién se­ría im­por­tan­te pen­sar en un nue­vo es­que­ma de or­ga­ni­za­ción y, por su­pues­to, en una óp­ti­ma do­ta­ción de equi­pos y ele­men­tos ne­ce­sa­rios pa­ra el cum­pli­mien­to de sus fun­cio­nes. Es­ta ta­rea tam­po­co se pue­de com­ple­tar de la no­che a la ma­ña­na.

La independencia del Sis­te­ma de Jus­ti­cia es un pun­to im­pres­cin­di­ble pa­ra un me­jor fun­cio­na­mien­to del Po­der Ju­di­cial y del Mi­nis­te­rio Pú­bli­co. De­sig­nar jue­ces y fis­ca­les por con­cur­sos pú­bli­cos y abier­tos, y no por la ob­se­cuen­cia po­lí­ti­ca (co­mo vie­ne ocu­rrien­do), es al­go esen­cial. Un Sis­te­ma de Jus­ti­cia au­tó­no­mo, con ope­ra­do­res de jus­ti­cia com­pe­ten­tes, se­ría un pa­so gi­gan­te ha­cia la dis­mi­nu­ción de la gi­gan­tes­ca im­pu­ni­dad que hoy dis­fru­tan los de­lin­cuen­tes.

En pun­tos de pre­ven­ción del de­li­to, co­mo el desar­me de los de­lin­cuen­tes, el le­van­ta­mien­to de una in­fra­es­truc­tu­ra pa­ra una óp­ti­ma con­vi­ven­cia ciu­da­da­na y otras me­di­das que abor­den las cau­sas so­cia­les de la cri­mi­na­li­dad ( prin­ci­pal­men­te ha­cia la po­bla­ción ju­ve­nil más vul­ne­ra­ble), tam­bién se­ría ideal el es­ta­ble­ci­mien­to de con­sen­sos.

To­do los pun­tos an­te­rio­res ne­ce­si­tan de la in­yec­ción de re­cur­sos. Por eso es obli­ga­to­rio que exis­ta una re­di­men­sión de las prio­ri­da­des pre­su­pues­ta­rias del Es­ta­do. Los gas­tos del go­bierno de­ben es­tar con­sus­tan­cia­dos con las prin­ci­pa­les preo­cu­pa­cio­nes de los ve­ne­zo­la­nos.

La obli­ga­ción prin­ci­pal en la bús­que­da de es­tos con­sen­sos en Ve­ne­zue­la le co­rres­pon­de a la fuer­za po­lí­ti­ca go­ber­nan­te. Me cons­ta que en ma­te­ria de se­gu­ri­dad ciu­da­da­na la Me­sa de la Uni­dad De­mo­crá­ti­ca ha he­cho es­fuer­zos por al­can­zar­los. Es pro­ba­ble que los que hoy go­bier­nan en nues­tro país no quie­ran con­cre­tar es­te ti­po de acuer­dos por­que es­ta­rían ce­dien­do par­te im­por­tan­tí­si­ma de su po­der. Es­to pa­sa cuan­do no se go­bier­na pa­ra la bús­que­da del bien co­mún, sino por el po­der mis­mo.

El diá­lo­go que se desa­rro­lla hoy en Ve­ne­zue­la pa­re­cie­ra es­tar en­fo­ca­do prin­ci­pal­men­te en el ne­ce­sa­rio res­ca­te de los de­re­chos elec­to­ra­les de los ve­ne­zo­la­nos (cer­ce­na­dos, en­tre otros as­pec­tos, por la sus­pen­sión del re­vo­ca­to­rio pre­si­den­cial) y en la li­be­ra­ción de de­ce­nas de pre­sos po­lí­ti­cos. Por eso qui­zás re­sul­te am­bi­cio­so pen­sar que en el cor­to pla­zo po­da­mos te­ner un con­sen­so de po­lí­ti­cas pú­bli­cas de se­gu­ri­dad ciu­da­da­na.

Cuan­do se re­to­me ple­na­men­te la de­mo­cra­cia, un pac­to por la vi­da que in­vo­lu­cre no so­lo a las fuer­zas po­lí­ti­cas, sino tam­bién a la Igle­sia, a los em­pre­sa­rios y a otros re­pre­sen­tan­tes de la so­cie­dad, se­rá un pun­to de par­ti­da obli­ga­to­rio pa­ra que el país pue­da sa­lir del in­fierno de in­se­gu­ri­dad en el que se en­cuen­tra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.