De­mo­cra­cia so­cial fren­te a la dic­ta­du­ra

Notitarde - - Tangente - Luis Ugal­de (*)

La jus­ta re­be­lión con­tra los go­bier­nos ti­rá­ni­cos es una doc­tri­na ca­tó­li­ca mi­le­na­ria y un de­re­cho hu­mano fun­da­men­tal. La jus­ti­fi­ca­ción éti­ca, ba­se de to­do go­bierno, es su con­di­ción de me­dio ne­ce­sa­rio pa­ra lo­grar el bien co­mún. Por eso, cuan­do el ré­gi­men se con­vier­te en ins­tru­men­to del mal co­mún del con­jun­to de los ciu­da­da­nos y los agre­de con un go­bierno de cre­cien­te po­bre­za, co­rrup­ción, in­se­gu­ri­dad y ma­ne­jo de lo pú­bli­co co­mo bo­tín pri­va­do, ya es dic­ta­du­ra. Ha­ce mu­cho tiem­po que era cla­ra la con­di­ción dic­ta­to­rial del ré­gi­men im­pe­ran­te en Ve­ne­zue­la, pe­ro las des­ver­gon­za­das de­ci­sio­nes de la se­ma­na pa­sa­da pa­ra im­pe­dir el re­vo­ca­to­rio pre­si­den­cial, po­nen en evi- den­cia un ra­di­cal aten­ta­do con­tra la de­mo­cra­cia so­cial ve­ne­zo­la­na.

Los ar­tícu­los 2 y 3 de la Cons­ti­tu­ción de­fi­nen la na­tu­ra­le­za y fi­nes de nues­tra de­mo­cra­cia y los de­be­res de su Es­ta­do y go­ber­nan­tes. Los vio­la el Eje­cu­ti­vo apo­ya­do en el uso ser­vil del Po­der Ju­di­cial, Elec­to­ral y de la fuer­za ar­ma­da: Ya no es­ta­mos en “un Es­ta­do de­mo­crá­ti­co y so­cial de de­re­cho y jus­ti­cia”, ni hay “pre­emi­nen­cia de los de­re­chos hu­ma­nos, la éti­ca y el plu­ra­lis­mo po­lí­ti­co” y el go­bierno no es­tá or­de­na­do a de­fen­der “la vi­da, la li­ber­tad, la jus­ti­cia, la igual­dad, la so­li­da­ri­dad y la de­mo­cra­cia”, sino a im­po­ner­se y man­te­ner­se en el po­der (Cons­ti­tu­ción. Art. 2).

En con­se­cuen­cia, es­te ré­gi­men aten­ta con­tra los fi­nes esen­cia­les del Es­ta­do de­mo­crá­ti­co ve­ne­zo­lano co­mo son “la de­fen­sa y el de­sa­rro­llo de la per­so­na y el res­pe­to a su dig­ni­dad y el ejer­ci­cio de­mo­crá­ti­co de la vo­lun­tad po­pu­lar, la cons­truc­ción de una so­cie­dad jus­ta y aman­te de la paz, la pro­mo­ción de la pros­pe­ri­dad y bie­nes­tar del pue­blo” (Cons­ti­tu­ción, Art. 3).

Es­to desata y ac­ti­va en to­dos los de­mó­cra­tas un de­ber, una obli­ga­ción: sa­lir del ré­gi­men dic­ta­to­rial. Es un de­re­cho y un de­ber hu­mano fun­da­men­tal, aun­que no es­té es­cri­to en nin­gu­na par­te. Pe­ro en Ve­ne­zue­la ade­más es­tá re­co­gi­do en el ar­tícu­lo 350 de la Cons­ti­tu­ción: “El pue­blo de Ve­ne­zue­la, fiel a su tra­di­ción re­pu­bli­ca­na, a su lu­cha por la independencia, la paz y la li­ber­tad, des­co­no­ce­rá cual­quier ré­gi­men, le­gis­la­ción o au­to­ri­dad que con­tra­ríe los va­lo­res, prin­ci­pios y ga­ran­tías de­mo­crá­ti­cas o me­nos­ca­be los de­re­chos hu­ma­nos” (Art. 350). En esa si­tua­ción to­do ciu­da­dano o ciu­da­da­na “ten­drá el de­ber de co­la­bo­rar en el res­ta­ble­ci­mien­to de su efec­ti­va vi­gen­cia” (Art. 333). Por si al­guien te­nía du­das, el Go­bierno se ha en­car­ga­do de de­mos­trar­nos su con­di­ción dic­ta­to­rial y re­cor­dar­nos nues­tra obli­ga­ción de des­co­no­cer sus de­ci­sio­nes an­ti­de­mo­crá­ti­cas y cam­biar el ré­gi­men.

Es­ta­mos en tiem­pos que exi­gen in­te­li­gen­cia po­lí­ti­ca, fle­xi­bi­li­dad y va­lor pa­ra sa­lir de la dic­ta­du­ra. To­dos los de­mó­cra- tas y muy es­pe­cial­men­te sus re­pre­sen­tan­tes de la Asam­blea Na­cio­nal y los lí­de­res po­lí­ti­cos de­ben ca­mi­nar de­ci­di­dos y uni­dos al res­ca­te de la de­mo­cra­cia. Tie­ne es­pe­cial res­pon­sa­bi­li­dad la Fuer­za Ar­ma­da en el res­ta­ble­ci­mien­to de la de­mo­cra­cia. El ré­gi­men ve­ne­zo­lano es un es­cán­da­lo mun­dial y un re­to a la res­pon­sa­bi­li­dad de to­das las ins­tan­cias de­mo­crá­ti­cas. Que na­die es­pe­re que la Igle­sia ac­túe con neu­tra­li­dad equi­dis­tan­te en­tre dic­ta­du­ra y de­mo­cra­cia.

Al mis­mo tiem­po hay que po­ner las ba­ses pa­ra la di­fí­cil re­cons­truc­ción eco­nó­mi­ca, so­cial, po­lí­ti­ca y mo­ral del país, con un go­bierno de sal­va­ción na­cio­nal que so­lo es po­si­ble con un diá­lo­go efi­caz abier­to que in­clu­ya to­das las po­si­cio­nes po­lí­ti­cas. Sin diá­lo­go pa­ra cam­biar y re­cons­truir no ha­brá de­mo­cra­cia so­cial. Blo­quear­lo se­ría un sui­ci­dio pa­ra los de­mó­cra­tas, co­mo lo se­ría ser in­ge­nuos an­te el ci­nis­mo dic­ta­to­rial. Que Dios ben­di­ga a Ve­ne­zue­la y a los ve­ne­zo­la­nos en es­ta ho­ra de de­fi­ni­cio­nes y de re­na­cer de una de­mo­cra­cia so­cial que su­pere la po­bre­za y la ex­clu­sión.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.