Fa­na­tis­mo e in­to­le­ran­cia ar­mas em­plea­das por po­lí­ti­cos y re­li­gio­sos

Notitarde - - Tangente - Iván Ro­drí­guez Sar­mien­to

Ha­cien­do alu­sión a la pre­mi­sa de que na­da es ab­so­lu­to y to­do es re­la­ti­vo, en­tien­do que to­das las pos­tu­ras ex­tre­mas son per­ju­di­cia­les. En ese sen­ti­do, siem­pre he sos­te­ni­do que la po­lí­ti­ca y la re­li­gión di­vi­den al hom­bre; pe­ro tam­bién afir­mo que es­to no es res­pon­sa­bi­li­dad de las ins­ti­tu­cio­nes o co­mo és­tas han si­do es­truc­tu­ra­das. El des­or­den ins­ti­tu­cio­nal es de úni­ca y ex­clu­si­va res­pon­sa­bi­li­dad del in­di­vi­duo que adop­ta pos­tu­ras ra­di­ca­les e in­to­le­ran­tes, don­de cual­quier agen­te de per­tur­ba­ción ex­terno a su pos­tu­ra es per­ci­bi­do co­mo una ame­na­za ex­tre­ma, del cual no es su­fi­cien­te el opo­ner­se, más bien se in­ten­ta de ma­ne­ra ac­ti­va de so­bre­po­ner su ideal so­bre los de­más y con ello ani­qui­lar al su­pues­to enemi­go. Una per­so­na fa­ná­ti­ca se vuel­ve in­to­le­ran­te y es­to le ha­ce per­der la ca­pa­ci­dad de ra­zo­nar y so­cia­li­zar con el en­torno que ad­ver­sa. Se­gún la ex­pe­rien­cia vi­vi­da re­co­mien­do co­mo pri­mer pa­so pa­ra su­pe­rar esa cri­sis de so­cia­bi­li­dad pro­duc­to de esa pa­sión exa­cer­ba­da la co­mu­ni­ca­ción y el diá­lo­go, en­ten­dien­do co­mo ba­se que el uni­ver­so es re­la­ti­vo, que lo in­te­rior na­da tie­ne que ver con el de los de­más y si que­re­mos que res­pe­ten nues­tro es­pa­cio, de­be­mos co­men­zar por res­pe­tar los es­pa­cios aje­nos al nues­tro, com­pren­dien­do tam­bién que to­dos esos mi­cro uni­ver­sos (to­dos los se­res hu­ma­nos) tie­nen ca­bi­da en un uni­ver­so ge­ne­ral. Qui­zás se pue­da per­ci­bir que es muy di­fí­cil lle­gar a ese pa­so y que es una ilu­sión en el so­lo he­cho de pen­sar­lo, pe­ro con el apor­te de ca­da uno de no­so­tros esa uto­pía po­de­mos con­ver­tir­la en reali­dad.

Aho­ra bien, el fa­na­tis­mo no es otra co­sa que una apa­sio­na­da preo­cu­pa­ción por ideas, opi­nio­nes y creen­cias que se de­fien­den con fir­me­za y se­ve­ri­dad exa­ge­ra­da. Pe­ro pa­ra que exis­ta el fa­na­tis­mo de ló­gi­ca de­be exis­tir el fa­ná­ti­co. En­ton­ces, el fa­ná­ti­co es un de­fen­sor apa­sio­na­do, te­naz e in­to­le­ran­te de­fen­sor de sus creen­cias. Su pa­sión y te­na­ci­dad son ta­les que lo pue­den lle­var a co­me­ter las más crue­les bar­ba­ri­da­des en nom­bre de sus dog­mas. En ese sen­ti­do, to­do va­lor, dog­ma, prin­ci­pio, plan y has­ta há­bi­tos, que no coin­ci­dan con los que unos creen que son los ver­da­de­ros, se con­vier­ten en ca­ren­te de va­li­dez, fal­sos, que no son dig­nos de ser to­ma­dos en cuen­ta y de­ben se re­cha­za­dos. El pro­ble­ma se agra­va cuan­do se im­po­ne una creen­cia o prin­ci­pio y se co­lo­can to­dos los me­dios al al­can­ce, in­clu­yen­do la vio­len­cia, pa­ra lo­grar los pro­pó­si­tos sin nin­gún lí­mi­te. To­do es­to lle­va­do y cons­trui­do so­bre las ba­ses de la in­to­le­ran­cia irra­cio­nal o exa­ge­ra­ción des­me­di­da. Se­gún es­tu­dios clí­ni­cos, el fa­na­tis­mo des­me­di­do na­ce de un tras­torno de la per­so­na­li­dad del por­ta­dor (fa­ná­ti­co), in­du­ci­do és­te por el am­bien­te so­cial en el que la per­so­na desa­rro­lla su vi­da. Ese de­li­rio se pro­du­ce de­bi­do a la afi­ni­dad o con­tra­rie­dad con una per­so­na, re­li­gión, ideo­lo­gía po­lí­ti­ca, en­tre otros tó­pi­cos. Ejem­plos de fa­na­tis­mo se han da­do en el te­rreno re­li­gio­so -Wins­ton Chur­chill-

con la de­fen­sa de dog­mas, o la de­fen­sa de li­bros sa­gra­dos o de dio­ses, o de­fen­dien­do un pun­to de vis­ta ra­cio­nal e irra­cio­nal es­pe­cí­fi­co. Al­gu­nos es­cri­tos afir­man que la di­fe­ren­cia en­tre re­li­gio­so y fa­ná­ti­co re­si­de en el he­cho de que el re­li­gio­so ve a la re­li­gión co­mo un me­dio pa­ra creer o co­no­cer al­gu­na dei­dad; mien­tras que el fa­ná­ti­co ve a la re­li­gión co­mo un to­do y la pre­sen­ta co­mo in­cues­tio­na­ble e irre­ver­si­ble. En cuan­to al te­ma po­lí­ti­co, es in­du­da­ble que la gran ma­yo­ría de no­so­tros po­see una ideo­lo­gía po­lí­ti­ca, eso es­tá muy bien, ya que és­ta ayu­da a cons­truir la per­so­na­li­dad y desa­rro­llar una bue­na au­to­es­ti­ma; el pro­ble­ma sur­ge cuan­do se fa­na­ti­za en di­cha idea. El pro­ble­ma sur­ge cuan­do di­cha idea ha­ce que los in­di­vi­duos se sien­tan se­gu­ros con sus ideo­lo­gías, por­que son in­cues­tio­na­bles y ven co­mo pe­li­gro a las otras ideo­lo­gías que no son las pro­pias. Am­bas con­di­cio­nes ge­ne­ran vio­len­cia co­mo las pre­sen­cia­das ac­tual­men­te. Es de­ses­pe­ran­te vi­vir en una reali­dad don­de la in­to­le­ran­cia des­tru­ye no so­lo al que es vio­len­ta­do por pen­sar di­fe­ren­te, sino a una so­cie­dad en­te­ra que es­tá di­vi­da por el fa­na­tis­mo, mien­tras al­gu­nos po­lí­ti­cos que con­si­de­ra­mos co­rrup­tos ha­cen lo que quie­ren an­te una po­bla­ción en­fras­ca­da en una lu­cha irra­cio­nal y es­té­ril.

Com­pren­da­mos de una vez por to­das que La ver­dad ab­so­lu­ta no exis­te, y la me­jor reali­dad pa­ra nues­tra so­cie­dad no de­pen­de de plan­tea­mien­tos ideo­ló­gi­cos de iz­quier­da o de­re­cha, de ca­tó­li­cos y mu­sul­ma­nes, sino de ele­men­tos es­truc­tu­ra­les ba­sa­dos en la jus­ti­cia y la equi­dad, sin im­por­tar si es­tos ele­men­tos fue­ron plan­tea­dos por gen­te de de­re­cha o de iz­quier­da, ca­tó­li­cos o pro­tes­tan­tes. Ve­ne­zue­la no ne­ce­si­ta de­fen­so­res de ideo­lo­gías ra­di­ca­les, Ve­ne­zue­la ne­ce­si­ta de­fen­so­res de la De­mo­cra­cia, la Cons­ti­tu­ción, sin dis­tin­gos ideo­ló­gi­cos y sin in­tere­ses ocul­tos.

Pa­ra cul­mi­nar os de­jo con es­tas pa­la­bras pro­nun­cia­das “tex­tual­men­te” por el pró­xi­mo “Car­de­nal ve­ne­zo­lano” Bal­ta­zar En­ri­que Po­rras Car­do­zo, muy alen­ta­do­ras por cier­to pa­ra la co­mu­ni­dad ve­ne­zo­la­na, mil fe­li­ci­ta­cio­nes por ese alien­to que le das a tus co­te­rrá­neos, her­mano mío. Ci­to: “Si la me­sa de diá­lo­go no avan­za, es po­si­ble que ha­ya una gue­rra ci­vil en Ve­ne­zue­la”. Con­si­de­ro que han si­do 18 años en los que se ha sem­bra­do un len­gua­je de odio y la­men­tó que en Ve­ne­zue­la, si uno no es­tá a fa­vor de lo que di­ce el Go­bierno, es enemi­go. Que lás­ti­ma que es­te se­ñor pien­se de esa ma­ne­ra. Her­ma­nos, es­te se­ñor es un mo­de­lo de to­le­ran­cia y an­ti­fa­na­tis­mo, digno ejem­plo a se­guir. “Dia­rio La Re­gión”, es­ta­do Mi­ran­da, 15/11/2016 9:30 am.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.