Del es­ta­do, sus ries­gos y me­tá­fo­ras

4/20NOTITARDE

Notitarde - - Tangente - Pe­dro Té­llez

L hom­bre imi­ta a la Na­tu­ra­le­za a tra­vés del Ar­te, y el hom­bre que tam­bién es Na­tu­ra­le­za, aca­ba imi­tán­do­se a sí mis­mo. Lo que si­gue se­ría pa­ra Tho­mas Hob­bes el ori­gen del Es­ta­do: “Pe­ro el Ar­te va aún más le­jos, imi­tan­do la obra más ra­cio­nal y ex­ce­len­te de la Na­tu­ra­le­za que es el hom­bre. Pues me­dian­te el Ar­te se crea ese gran Le­via­tán que se lla­ma una Re­pú­bli­ca o Es­ta­do en la­tín), y que no es sino un hom­bre ar­ti­fi­cial, aun­que de es­ta­tu­ra y fuer­zas su­pe­rio­res a las del na­tu­ral, pa­ra cu­ya pro­tec­ción y de­fen­sa fue pen­sa­do. Allí la so­be­ra­nía es un al­ma ar­ti­fi­cial que da fuer­za y mo­vi­mien­to al cuer­po en­te­ro; los ma­gis­tra­dos y otros fun­cio­na­rios de ju­di­ca­tu­ra y eje­cu­ción son las ar­ti­cu­la­cio­nes; la re­com­pen­sa y el cas­ti­go ha­cen las fun­cio­nes de los ner­vios en el cuer­po na­tu­ral, anu­dan­do al trono de la so­be­ra­nía ca­da ar­ti­cu­la­ción y ca­da miem­bro, de tal ma­ne­ra que to­dos sean mo­vi­dos a rea­li­zar su ta­rea; la opu­len­cia y las ri­que­zas de to­dos los miem­bros par­ti­cu­la­res son la fuer­za; la sa­lus po­pu­li (la se­gu­ri­dad del pue­blo), sus ne­go­cios; los con­se­je­ros, gra­cias a los cua­les le son su­ge­ri­das to­das cuan­tas co­sas pre­ci­sa sa­ber, son la me­mo­ria; la equi­dad y las le­yes son una ra­zón y una vo­lun­tad ar­ti­fi­cial; la con­cor­dia, la sa­lud; la se­di­ción, la en­fer­me­dad, y la gue­rra ci­vil, la muer­te. Por úl­ti­mo, los pac­tos y con­ve­nios, me­dian­te los cua­les se hi­cie­ron, con­jun­ta­ron y uni­fi­ca­ron en el co­mien­zo de las par­tes del cuer­po po­lí­ti­co, se ase­me­jan a ese fiat o ha­ga­mos al hom­bre pro­nun­cia­do por Dios en la Crea­ción”. Jus­ti­fi­ca­mos la lar­ga ci­ta.

Hob­bes si­túa en pri­mer lu­gar, co­mo in­cli­na­ción ge­ne­ral de to­da la hu­ma­ni­dad, un de­seo per­pe­tuo e in­sa­cia­ble de po­der tras po­der, que só­lo ce­sa con la muer­te. En­ton­ces en­ten­de­mos que vi­sua­li­ce a esa mul­ti­tud de per­so­nas que es el Es­ta­do co­mo “un Dios mor­tal”, Le­via­tán o rey de to­das las fie­ras. La ci­ta de Job 41, 134, nos ha­ce en­ten­der por qué ti­tu­ló así Hob­bes su li­bro so­bre el Es­ta­do. Es­ta des­crip­ción, de au­tó­ma­ta te­rri­ble que se ali­men­ta de po­der, la en­con­tra­re­mos en las me­tá­fo­ras de se­res fan­tás­ti­cos en teó­ri­cos pos­te­rio­res, co­mo Marx: “Es­pan­to­so or­ga­nis­mo pa­ra­si­ta­rio” “boa cons­tric­tor” “pa­ra­li­zan­te in­cu­bo”.

El Es­ta­do ve­ne­zo­lano es­tá ame­na­za­do por la se­di­ción (en­fer­me­dad) que pue­de con­du­cir a la muer­te del Es­ta­do que es la gue­rra ci­vil. Por la gue­rra eco­nó­mi­ca (que pre­ce­de a la pro­pia­men­te di­cha) es­tá des­ar­ti­cu­la­do, dé­bil eco­nó­mi­ca­men­te, sin me­mo­ria, sin ner­vios. ¿Ha­rán con el Es­ta­do ban­que­te los com­pa­ñe­ros? ¿Par­ti­rán la Re­pú­bli­ca en­tre los mer­ca­de­res? La so­be­ra­nía es­tá ame­na­za­da. Hay que vol­ver a la Cons­ti­tu­ción de la Re­pú­bli­ca Bo­li­va­ria­na, al há­ga­se la luz de Si­món Bo­lí­var, el Pa­dre de la Pa­tria. An­tes es­tán las pa­la­bras, sus car­tas y dis­cur­sos, los pro­yec­tos cons­ti­tu­cio­na­les, el diá­lo­go que ha­cen al Es­ta­do.

La di­rec­ti­va de la Asam­blea Na­cio­nal, los go­ber­na­do­res y al­cal­des no bo­li­va­ria- nos bus­can, en ver­dad, cam­biar brus­ca­men­te al Es­ta­do a tra­vés de una gue­rra ci­vil, in­va­sión ex­tran­je­ra, o am­bas. In­tér­pre­tes de una par­ti­tu­ra aje­na. Es­tán más cer­ca de sus me­dios que de los fi­nes. Afor­tu­na­da­men­te los pla­nes del com­ple­jo mi­li­tar in­dus­trial y me­diá­ti­co y su in­va­sión ca­mu­fla­da de ayu­da, pa­re­cen sus­pen­di­dos por los re­sul­ta­dos elec­to­ra­les allá. La can­di­da­ta de la gue­rra fue de­rro­ta­da. Sim­pa­tía por Trump:

Nor­tea­mé­ri­ca pa­ra los nor­te­ame­ri­ca­nos, La­ti­noa­mé­ri­ca pa­ra los la­ti­noa­me­ri­ca­nos. El mu­ro tie­ne dos la­dos.

El diá­lo­go, las pa­la­bras, la per­sua­sión, pac­tos y con­ve­nios pue­den pa­rar la gue­rra en­tre ve­ne­zo­la­nos. Sim­pa­tía por Fran­cis­co. Di­ji­mos que el diá­lo­go an­te­ce­de a la Re­pú­bli­ca, en­ton­ces pue­de la con­ver­sa­ción ha­cer re­cu­pe­rar la con­cor­dia. No pro­vo­que­mos al rey de to­das las fie­ras co­mo le lla­ma Hob­bes. Se ad­vier­te so­bre el Es­ta­do en Job: “Pon tu mano so­bre él; te acor­da­rás de la ba­ta­lla y nun­ca más tor­na­rás”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.