¿Ago­ni­za la de­mo­cra­cia?

Notitarde - - Opinión - Nel­son Acos­ta Es­pi­no­za

En los úl­ti­mos años un nue­vo pe­li­gro ha co­men­za­do a es­bo­zar­se so­bre la de­mo­cra­cia li­be­ral: los po­pu­lis­mos de de­re­cha e iz­quier­da. Ber­lus­co­ni ( Italia), Sy­ri­za ( Gre­cia), Pu­tin (Ru­sia), Er­do­gan (Tur­quía), Chá­vez (Ve­ne­zue­la), por men­cio­nar al­gu­nos de los paí­ses don­de es­ta na­rra­ti­va se ha im­pues­to.

Re­cien­te­men­te, es­ta ex­pre­sión po­lí­ti­ca ha al­can­za­do el co­ra­zón de la de­mo­cra­cia oc­ci­den­tal: la In­gla­te­rra de la Car­ta Mag­na (Bre­xit), los EE UU de la de­cla­ra­ción de los De­re­chos Hu­ma­nos (Do­nald Trump) y la Fran­cia del Có­di­go Na­po­leó­ni­co (Ma­ri­ne Le Pen). Jus­ta­men­te los tres pi­la­res so­bre los cua­les se sos­tie­ne la de­mo­cra­cia oc­ci­den­tal.

Pa­re­ce apro­pia­do, a es­ta al­tu­ra del es­cri­to, in­tro­du­cir una bre­ve de­fi­ni­ción de po­pu­lis­mo. Vea­mos. En tér­mi­nos ge­ne­ra­les hay un acuer­do en­tre los es­pe­cia­lis­tas en es­te te­ma en de­fi­nir­lo co­mo si­gue: es un re­la­to que pre­sen­ta la re­la­ción en­tre pue­blo y éli­tes co­mo an­ta­gó­ni­cas, de mo­do que la re­la­ción del pue­blo con las éli­tes no se pue­de re­sol­ver sin rom­per con las es­truc­tu­ras ins­ti­tu­cio­na­les de una so­cie­dad. Vis­to des­de ese án­gu­lo, el po­pu­lis­mo no es ne­ce­sa­ria­men­te de iz­quier­da o de de­re­cha, de­pen­de­rá de có­mo se cons­tru­yan las ca­te­go­rías de pue­blo y de éli­te.

Por ejem­plo, en el ca­so nor­te­ame­ri­cano y de Eu­ro­pa, co­mo en el Bre­xit en Reino Uni­do, Aus­tria o Fran­cia, la ca­te­go­ría de pue­blo se ha intentado cons­truir a par­tir de re­fe­ren­cias de na­tu­ra­le­za pa­trió­ti­cas y en opo­si­ción del “otro” el in­mi­gran­te o una mi­no­ría ét­ni­ca o re­li­gio­sa.

En nues­tro pa­sa­do re­cien­te el cha­vis­mo de­sa­rro­llo un re­la­to de ses­go po­pu­lis­ta que es­cin­día la so- cie­dad ve­ne­zo­la­na en polos irre­con­ci­lia­bles: pa­trio­tas vs es­cuá­li­dos.

Sin em­bar­go, y a con­tra­pe­lo de ese re­la­to, en la ac­tua­li­dad se es­tán crean­do con­di­cio­nes que pro­pi­cian el de­rrum­be de es­ta na­rra­ti­va de na­tu­ra­le­za po­pu­lis­ta en el país.

Hoy día es­te dis­cur­so pre­sen­ta sín­to­mas de ago­ta­mien­to e in­ca­pa­ci­dad de sus­ci­tar nue­vos con­sen­sos. ¿ Qué sig­ni­fi­ca es­ta úl­ti­ma con­di­ción? ¿Se en­cuen­tran sus des­ti­na­ta­rios huér­fa­nos? ¿Aún no ha sur­gi­do su re­em­pla­zo dis­cur­si­vo? ¿Ope­ra la opo­si­ción con cla­ves na­rra­ti­vas del pa­sa­do? ¿O, por el con­tra­rio, ha­brá desa­rro­lla­do una nueva “gra­má­ti­ca” po­lí­ti­ca que dé cuen­ta de es­tas nue­vas cir­cuns­tan­cias?

In­te­rro­gan­tes per­ti­nen­tes. Soy de la opi­nión que las fuer­zas de­mo­crá­ti­cas tie­nen una opor­tu­ni­dad ex­ce­len­te de re­cu­pe­rar y he­ge­mo­ni­zar el es­pa­cio po­lí­ti­co y cul­tu­ral en el país. Es­te es un te­ma, des­de lue­go, que va más allá de lo es­tric­ta­men­te elec­to­ral. He­ge­mo­ni­zar el ám­bi­to po­lí­ti­co es una ta­rea im­pres­cin­di­ble si se quie­re evi­tar el re­sur­gi­mien­to de apues­tas po­pu­lis­tas de cual­quier signo.

Es vi­tal, en con­se­cuen­cia, de­rro­tar cier­to prag­ma­tis­mo pre­sen­te en sec­to­res que com­po­nen el blo­que de­mo­crá­ti­co. Es­tas fuer­zas opo­si­to­ras tien­den, por ejem­plo, a de­po­si­tar su con­fian­za en que la si­tua­ción eco­nó­mi­ca por si so­la se­rá su­fi­cien­te pa­ra im­pul­sar las fuer­zas re­no­va­do­ras del cam­bio. En con­se­cuen­cia, as­pec­tos re­la­cio­na­dos con cues­tio­nes de na­tu­ra­le­za cul­tu­ral y de iden­ti­dad son pos­ter­ga­dos y per­ci­bi­dos co­mo se­cun­da­rios.

A mi jui­cio, es ne­ce­sa­rio po­ner aten­ción en dos ta­reas que pue­dan ayu­dar a re­du­cir la ten­ta­ción eco­no­mi­cis­ta: pri­me­ro, su­pe­rar las tram­pas di­co­tó­mi­cas y po­pu­lis­tas (es­cuá­li­dos-cha­vis­tas; iz­quier­da-de­re­cha; ri­cos-po­bres. etc.) en las que ha caí­do par­cial­men­te la opo­si­ción a lo lar­go de es­tos úl­ti­mos años. En se­gun­do lu­gar y, co­mo con­se­cuen­cia de la pri­me­ra exi­gen­cia, ha­bría que ela­bo­rar un re­la­to de na­tu­ra­le­za trans­ver­sal con el pro­pó­si­to de cons­truir una nueva ma­yo­ría que ejer­za la di­rec­ción po­lí­ti­ca e in­te­lec­tual de la Ve­ne­zue­la del por­ve­nir.

Po­ner en prác­ti­ca una po­lí­ti­ca de ses­go trans­ver­sal sig­ni­fi­ca­ría, en­ton­ces, tra­ba­jar so­bre ejes di­fe­ren­tes le­jos de la po­la­ri­dad irre­duc­ti­ble “pa­trio­tas vs es­cuá­li­dos”. El aban­dono de es­te es­que­ma po­dría per­mi­tir, por un la­do, to­mar de la to­ta­li­dad del es­pec­tro po­lí­ti­co las pro­pues­tas más be­ne­fi­cio­sas pa­ra los ciu­da­da­nos y, por el otro, po­ten­cia­ría el al­can­ce de la na­rra­ti­va de­mo­crá­ti­ca so­bre una di­ver­si­dad de ac­to­res.

En fin, es­ta trans­ver­sa­li­dad es la que fa­ci­li­ta­ría ir al en­cuen­tro de la gen­te con independencia de sus iden­ti­da­des ideo­ló­gi­cas. A ve­ces, es­tas iden­ti­da­des son li­mi­tan­tes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.