¡La MUD es nues­tra!

Notitarde - - Opinión - Gladys Va­len­tí­ner *Abo­ga­da gladys­va­len­ti­ner@gmail.com @gva­len­ti­ner

Ha­ce al­gún tiem­po leí, que las so­cie­da­des apren­den en un año de cri­sis, lo que tar­da­rían en apren­der en diez años en épo­cas de bo­nan­za. En to­do ca­so, creo que es­ta afir­ma­ción de­pen­de de que mu­chas per­so­nas de­ci­dan par­ti­ci­par en los pro­ce­sos de dis­cu­sión y aná­li­sis, cons­cien­tes de la res­pon­sa­bi­li­dad de es­tar ayu­dan­do a que la so­cie­dad use la cri­sis pa­ra cre­cer po­lí­ti­ca e in­te­lec­tual­men­te. Ha­go es­ta in­tro­duc­ción co­mo preám­bu­lo a un te­ma que ya se es­tá vol­vien­do re­cu­rren­te, cual es: la ne­ce­sa­ria de­fen­sa de la MUD en re­la­ción a los ata­ques que re­ci­be, fun­da­men­tal­men­te de per­so­nas que se su­po­ne es­tán ali­nea­das en sec­to­res de­mo­crá­ti­cos. Los cri­ti­can­tes se re­fie­ren a la MUD co­mo un cuer­po ex­tra­ño, un en­te apar­te de la so­cie­dad pro­duc­to de acuer­dos po­lí­ti­cos. Re­cor­de­mos, que cuan­do la cri­sis se es­ta­ba in­cu­ban­do en el 2002, la so­cie­dad qui­so dis­traer­se cre­yen­do dis­fru­tar un pe­río­do de es­ta­bi­li­dad eco­nó­mi­ca. Só­lo al­gu­nos po­cos di­ri­gen- tes tu­vie­ron la pers­pi­ca­cia de ver lo que se nos ve­nía en­ci­ma, pe­ro en aquel mo­men­to, los par­ti­dos po­lí­ti­cos es­ta­ban de­bi­li­ta­dos y ca­re­cían del fa­vor po­pu­lar. Pa­ra cuan­do lle­gó lo que fue inevi­ta­ble, la so­cie­dad ya no con­ta­ba con las es­truc­tu­ras que la hu­bie­sen po­di­do ayu­dar a or­ga­ni­zar y cohe­sio­nar una res­pues­ta po­lí­ti­ca fren­te a los res­pon­sa­bles de la cri­sis. No con­tar con es­truc­tu­ras po­lí­ti­cas fuer­tes sig­ni­fi­có que la so­cie­dad se que­dó sin di­rec­ción, pues, nos gus­te o no, los asun­tos pú­bli­cos que nos ha­cen da­ño só­lo pue­den ser re­suel­tos des­de la po­lí­ti­ca. En­ton­ces el go­bierno ac­tua­ba con un par­ti­do po­lí­ti­co y to­do el po­der del Es­ta­do, fren­te a una so­cie­dad que só­lo te­nía re­ta­zos de lo que ha­bía si­do una ga­ma de par­ti­dos que se ha­bían for­ma­do en el pe­río­do de­mo­crá­ti­co, pe­ro que ya prác­ti­ca­men­te no exis­tían. El pri­mer gran triun­fo de la so­cie­dad ci­vil, en es­tos años en los que ha en­fren­ta­do con des­ven­ta­jas a un go­bierno tram­po­so y des­ho­nes­to, ha si­do ha­ber obli­ga­do a las vie­jas es­truc­tu­ras po­lí­ti­cas a po­ner de la­do su ego­cen­tris­mo y de­ci­dir unir­se en una coa­li­ción de fac­to­res de­mo­crá­ti­cos, que una vez uni­dos, han ter­mi­na­do por cons­truir una po­de­ro­sa di­rec­ción po­lí­ti­ca, apo­ya- da en la gran ma­sa so­cial des­con­ten­ta, que man­tie­ne arrin­co­na­do al des­pre­cia­do go­bierno. Sin la enor­me pre­sión po­pu­lar de es­tos años, los par­ti­dos no se ha­brían uni­do en una coa­li­ción de­mo­crá­ti­ca, ni el go­bierno hu­bie­se te­ni­do que re­tro­ce­der y acep­tar sen­tar­se en la mis­ma me­sa que hoy ocu­pan los lí­de­res que han me­re­ci­do to­do su odio y su des­pre­cio. La MUD es el pro­duc­to de nues­tras lu­chas. Nues­tra pre­sión ha obli­ga­do al go­bierno a acep­tar­la co­mo in­ter­lo­cu­to­ra, y co­mo es un go­bierno men­ti­ro­so, la pre­sión de ca­lle de­be con­ti­nuar pa­ra obli­gar­lo a cum­plir con los acuer­dos que ha fir­ma­do con­tra su vo­lun­tad y con otros que aún fal­tan por fir­mar. La MUD no es huér­fa­na, es hi­ja le­gí­ti­ma de nues­tro es­fuer­zo co­mo so­cie­dad de­mo­crá­ti­ca mo­vi­li­za­da, y has­ta que los par­ti­dos se re­cons­tru­yan, la MUD con sus de­bi­li­da­des y vir­tu­des es nues­tra di­rec­ción po­lí­ti­ca fren­te al ré­gi­men. Una vez más, dé­mos­le un vo­to de con­fian­za y ten­ga­mos pre­sen­te que sin uni­dad y sin acuer­do nun­ca sal­dre­mos de es­ta pesadilla. No per­da­mos el nor­te, lo bueno se ha­ce es­pe­rar…

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.