La edu­ca­ción es la cla­ve pa­ra prevenir la vio­len­cia de gé­ne­ro

Ve­ne­zue­la se ha de­di­ca­do a pro­te­ger a las mu­je­res víc­ti­mas

Notitarde - - Ciudad -

Va­len­cia, no­viem­bre 21 (Ilia­na R. Mo­go­llón Ar­güe­lles).- La vio­len­cia de gé­ne­ro se ha con­ver­ti­do en un fe­nó­meno que a dia­rio co­bra la vi­da de fé­mi­nas que por des­co­no­ci­mien­to de las le­yes, mie­do, ne­ga­ción o pe­na, de­ci­die­ron ca­llar; por ello, ca­da 25 de no­viem­bre se con­me­mo­ra­rá la Lu­cha In­ter­na­cio­nal de la Eli­mi­na­ción de la Vio­len­cia con­tra la Mu­jer pa­ra ge­ne­rar con­cien­cia.

A ca­da se­gun­do ocu­rren en el mun­do he­chos de vio­len­cia en con­tra de las mu­je­res y po­cas de las afec­ta­das se atre­ven a rea­li­zar una de­nun­cia for­mal. El fac­tor principal de esa de­ci­sión es el te­mor a co­rrer un ries­go ma­yor, pe­ro eso es gra­ve, por­que aque­llo que ini­ció por un mo­men­to de ira -se­gui­do de una dis­cul­pa y un ‘no lo vuel­vo hacer’- ter­mi­na en desen­la­ces fa­ta­les, por no de­nun­ciar a tiempo.

El 20 de di­ciem­bre de 1993, la Or­ga­ni­za­ción de las Na­cio­nes Uni­das (ONU) es­ta­ble­ció la De­cla­ra­ción so­bre la Eli­mi­na­ción de la Agre­sión en Con­tra de la Mu­jer, don­de es de­fi­ni­da la vio­len­cia ha­cia el gé­ne­ro fe­me­nino, en el ar­tícu­lo uno, como “to­do ac­to de vio­len­cia que oca­sio­ne un daño o su­fri­mien­to fí­si­co, se­xual o psi­co­ló­gi­co a la mu­jer e in­clu­so la pri­va­ción ar­bi­tra­ria de la li­ber­tad, tan­to si se pro­du­cen en la vi­da pú­bli­ca o pri­va­da”.

De­bi­do a esa de­cla­ra­ción, la ma­yo­ría de las na­cio­nes del mun­do se uni­fi­ca­ron con la ONU pa­ra es­ta­ble­cer los de­re­chos de las mu­je­res a una vi­da li­bre de vio­len­cia, don­de se res­pe­te la igual­dad de gé­ne­ro.

Amé­ri­ca La­ti­na no es­ca­pa de es­te pro­ble­ma de sa­lud pú­bli­ca que afec­ta a mi­les de mu­je­res en el mun­do. Una de ca­da tres mu­je­res en la­ti­noa­mé­ri­ca su­fre al­gún ti­po de vio­len­cia fí­si­ca se­gún la ONU.

Aun­que Ve­ne­zue­la no es in­mu­ne a es­ta reali­dad, es una de las po­cas na­cio­nes en el mun­do que se ha de­di­ca­do a pro­te­ger a las mu­je­res víc­ti­mas de la vio­len­cia de gé­ne­ro.

Le­yes na­cio­na­les

La Cons­ti­tu­ción de la Re­pú­bli­ca Bo­li­va­ria­na de Ve­ne­zue­la res­pal­da la li­ber­tad de gé­ne­ro en su preám­bu­lo, y la igual­dad y equi­dad en­tre hom­bres y mu­je­res en el ar­tícu­lo 88, apo­yan­do la Car­ta In­ter­na­cio­nal de los De­re­chos Hu­ma­nos (1948).

El Es­ta­do ha fo­men­ta­do la pro­tec­ción ha­cia las ve­ne­zo­la­nas, por ello en mar­zo de 2007 aprue­ba la Ley Or­gá­ni­ca so­bre el De­re­cho de las Mu­je­res a una Vi­da Li­bre de Vio­len­cia, que tie­ne por ob­je­to lu­char con­tra los pa­tro­nes so­cio­cul­tu­ra­les que pro­mue­ven la de­sigual­dad de gé­ne­ro y las re­la­cio­nes de po­der so­bre las mu­je­res. Ade­más de “ga­ran­ti­zar y pro­mo­ver el de­re­cho a una vi­da li­bre de vio­len­cia, crean­do con­di­cio­nes pa­ra prevenir, aten­der, san­cio­nar y erra­di­car­la”.

Ade­más apo­ya la igual­dad de de­re­chos en­tre el hom­bre y la mu­jer. En es­te sen­ti­do, el Go­bierno tam­bién ha for­ta­le­ci­do las po­lí­ti­cas pú­bli­cas pa­ra eli­mi­nar la vio­len­cia de gé­ne­ro desde el mar­co procesal y penal.

Pe­se a es­to, el pa­sa­do 20 de ju­lio la fis­cal ge­ne­ral de Ve­ne­zue­la, Lui­sa Or­te­ga Díaz, ex­pli­có en una en­tre­vis­ta trans­mi­ti­da por Ve­ne­vi­sión que han in­cre­men­ta­do los ase­si­na­tos de mu­je­res res­pec­to al 2015. En el pri­mer se­mes­tre, el Mi­nis­te­rio Pú­bli­co re­gis­tró 75 fe­mi­ni­ci­dios cuan­do el año pa­sa­do, pa­ra el mis­mo pe­río­do so­lo ha­bía 57.

Ade­más en­fa­ti­zó que es­te año la Fis­ca­lía acu­só a tres mil 932 hom­bres por vio­len­cia de gé­ne­ro e im­pu­tó a seis mil 646 por el mis­mo de­li­to, con­si­de­ran­do la vio­len­cia fí­si­ca y psi­co­ló­gi­ca.

De ma­ne­ra ex­tra­ofi­cial se co­no­ció que has­ta el mes de agos­to ha­bían re­gis­tra­do dos fe­mi­ni­ci­dios en la Fis­ca­lía de Ca­ra­bo­bo.

Ti­pos de vio­len­cia

La Ley Or­gá­ni­ca So­bre el De­re­cho de las Mu­je­res a una Vi­da Li­bre de Vio­len­cia re­za en el ar­tícu­lo 15 que la vio­len­cia se di­vi­de en 19 ti­pos. Vio­len­cia psi­co­ló­gi­ca, aco­so u hostigamiento, ame­na­za, vio­len­cia fí­si­ca, vio­len­cia do­més­ti­ca, vio­len­cia se­xual, aco­so car­nal vio­len­to, pros­ti­tu­ción for­za­da, es­cla­vi­tud se­xual, aco­so se­xual, vio­len­cia la­bo­ral, vio­len­cia pa­tri­mo­nial y eco­nó­mi­ca, vio­len­cia obs­té­tri­ca, es­te­ri­li­za­ción for­za­da, vio­len­cia me­diá­ti­ca, vio­len­cia ins­ti­tu­cio­nal, vio­len­cia sim­bó­li­ca, trá­fi­co de mu­je­res, ni­ñas y ado­les­cen­tes, tra­ta de mu­je­res.

Per­fil de una víc­ti­ma

Es di­fí­cil iden­ti­fi­car cuán­do una mu­jer es víc­ti­ma de la vio­len­cia, pe­ro una au­to­es­ti­ma ba­ja, vul­ne­ra­bi­li­dad, an­sie­dad, de­pre­sión, hue­llas fí­si­cas, sen­ti­mien­tos de cul­pa, ira, ac­cio­nes en con­tra de su vi­da y tras­tor­nos, son los ele­men­tos cla­ves pa­ra de­tec­tar­las.

El ais­la­mien­to de su entorno ha­bi­tual tam­bién es un in­di­ca­ti­vo, o cre­cer en un ho­gar don­de la vio­len­cia es con­si­de­ra­da al­go co­mún, por lo que la víc­ti­ma si­gue la ca­de­na.

Es im­por­tan­te des­ta­car que la vio­len­cia em­pie­za con un es­que­ma even­tual, dó­cil, don­de la pa­re­ja fe­me­ni­na per­do­na a su com­pa­ñe­ro por cual­quier ac­ción co­me­ti­da en con­tra de ella, que im­pli­ca ac­cio­nes psi­co­ló­gi­cas de des­pre­cio y hu­mi­lla­ción, lue­go és­te agre­ga más ac­ción a los he­chos de vio­len­cia has­ta que pier­de el con­trol y se con­vier­te en vil vio­len­ta­dor de mu­je­res o fe­mi­ni­ci­das.

De­nun­cia al 0-800

En el país exis­ten di­ver­sas ins­ti­tu­cio­nes del Es­ta­do que brin­dan ase­so­ría le­gal y psi­co­ló­gi­ca a las víc­ti­mas de vio­len­cia de gé­ne­ro. Al­gu­nos de ellos son: El Ins­ti­tu­to Na­cio­nal de la Mu­jer (Ina­mu­jer) que ofre­ce el 0-800 MU­JE­RES 0800-685.37.37, pa­ra for­mu­lar de­nun­cias; la Di­vi­sión de Aten­ción a la Vio­len­cia con­tra la Mu­jer y la Fa­mi­lia del Cicpc, la De­fen­so­ría del Pue­blo, así como la Fis­ca­lía.

To­do he­cho de vio­len­cia de­be ser de­nun­cia­do. La mu­jer víc­ti­ma de la vio­len­cia de­be re­ci­bir apo­yo psi­co­ló­gi­co, eco­nó­mi­co y mo­ral, no so­la­men­te del Es­ta­do, sino de sus fa­mi­lia­res y de las per­so­nas más cer­ca­nas que ten­ga, ya que es una víc­ti­ma y de­be ser tra­ta­da como tal.

Erra­dí­ca­la con edu­ca­ción

La principal he­rra­mien­ta pa­ra bo­rrar la vio­len­cia es la edu­ca­ción, los mi­nis­te­rios, los sis­te­mas edu­ca­ti­vos, es­cue­las, co­mu­ni­da­des y fa­mi­lia­res deben fo­men­tar desde los pri­me­ros gra­dos de es­co­la­ri­dad la igual­dad de gé­ne­ro pa­ra erra­di­car por com­ple­to ac­cio­nes cul­tu­ra­les ne­ga­ti­vas que co­lo­can en ries­go a las mu­je­res. Ade­más, se de­be di­fun­dir, en­se­ñar e in­ter­na­li­zar que to­dos los se­res hu­ma­nos son igua­les y po­seen las mis­mas opor­tu­ni­da­des y que só­lo se di­fe­ren­cian el uno del otro, por la con­di­ción bio­ló­gi­ca se­xual se­ría esen­cial pa­ra re­co­rrer ca­mi­nos ha­cia la uni­dad de gé­ne­ros.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.