Qué na­die pier­da la es­pe­ran­za

“El Evan­ge­lio Cam­bia”

Notitarde - - Ciudad - Pas­tor Ja­vier Ber­tuc­ci @JAVIERBERTUCCI

En me­dio de los pro­ble­mas to­do vie­ne tra­tan­do de ha­cer­nos per­der nues­tra es­pe­ran­za, pe­ro con aque­llos que te­ne­mos a Je­sús en el co­ra­zón no pue­de su­ce­der igual, por­que esa es­pe­ran­za es­tá en el co­ra­zón. Sin em­bar­go, el pro­ble­ma ha­ce que mu­chas ve­ces per­da­mos las ex­pec­ta­ti­vas pa­ra creer que lo me­jor es­tá por lle­gar, pe­ro no im­por­ta lo que vea­mos o sin­ta­mos, la es­pe­ran­za ha­ce que va­ya­mos más allá de las cir­cuns­tan­cias. La cues­tión no es te­ner pro­ble­mas, sino qué se ha­ce en me­dio de ellos y cuál es nues­tra ac­ti­tud. De­be­mos es­tar con­fia­dos por­que al­guien ya pa­só por esa cir­cuns­tan­cia y la ven­ció, y aun­que to­do se vea mal, sal­drá bien. Lo que pier­das en la vi­da pue­des re­cu­pe­rar­lo con es­pe­ran­za, en cam­bio, sin ella, pue­des per­der­lo to­do. Na­die con es­pe­ran­za que­da­rá en ver­güen­za, pues la es­pe­ran­za que tie­nes tie­ne valor aun­que los de­más no crean; ella es mía y na­die tie­ne de­re­cho a juz­gar­la.

Cuan­do pro­fe­sa­mos nues­tra es­pe­ran­za de ma­ne­ra fir­me y sin fluc­tuar, na­da po­drá mo­ver­nos. La es­pe­ran­za es como una ta­bla que nos ha­ce flo­tar so­bre los pro­ble­mas, así que na­da po­drá mo­ver­nos si nos man­te­ne­mos fir­mes en nues­tra es­pe­ran­za. Aun­que los de­más te di­gan que no se pue­de, si­gue pro­cla­man­do tu es­pe­ran­za. Cuan­do al­guien cree y es­tá se­gu­ro de su es­pe­ran­za, no te­me ha­blar de lo que es­pe­ra, y no le im­por­tan las bur­las, ni se­ña­la­mien­tos de otros. La es­pe­ran­za no cam­bia, es fir­me. La es­pe­ran­za tie­ne la ca­pa­ci­dad de per­mear a otros, de ma­ne­ra que, aun aque­llos que se bur­lan hoy, ma­ña­na ter­mi­na­rán cre­yen­do y te­nien­do la mis­ma es­pe­ran­za que pro­fe­sa­mos.

En de­fi­ni­ti­va, la es­pe­ran­za se le­van­ta so­bre to­do y for­ta­le­ce al que la tie­ne. Mien­tras al­guien tie­ne es­pe­ran­za es fuer­te, y lo que ven­ga, no lo tum­ba­rá. El que tie­ne es­pe­ran­za tam­bién tie­ne ale­gría y paz. Pa­se lo que pa­se, no es­té tris­te, man­ten­ga sin fluc­tuar su es­pe­ran­za y pro­clá­me­la, pues nues­tra es­pe­ran­za es­tá ga­ran­ti­za­da; Dios mis­mo es su ga­ran­tía. Por ello, po­de­mos creer y man­te­ner una ex­pec­ta­ti­va fir­me de que vie­nen días de glo­ria pa­ra nues­tro país, nues­tras vi­das y fa­mi­lia. ¡Qué na­die pier­da la es­pe­ran­za!

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.