Lo­gran con­tro­lar el cán­cer de ma­ma

Ha­llaz­go de gru­po de in­ves­ti­ga­do­res al pri­var las cé­lu­las del nu­trien­te “cis­ti­na”

Notitarde - - Internacional -

Was­hing­ton, no­viem­bre 21 ( EFE).- Un gru­po de in­ves­ti­ga­do­res de la Uni­ver­si­dad de Du­ke ( EE. UU.) ha lo­gra­do con­tro­lar el cán­cer de ma­ma pri­van­do a las cé­lu­las can­ce­rí­ge­nas de sus­tan­cias de las que se nu­tren, in­for­mó ayer el cen­tro de es­tu­dios en un co­mu­ni­ca­do.

Los cien­tí­fi­cos com­pa­ran las cé­lu­las can­ce­ro­sas con atle­tas de éli­te que “de­pen­den de die­tas es­pe­cia­les pa­ra ac­tuar”, y ase­gu­ran que al igual que és­tos, el me­ta­bo­lis­mo de las cé­lu­las tu­mo­ra­les tam­bién pue­de que de­pen­da de nu­trien­tes es­pe­cí­fi­cos pa­ra vi­vir.

La in­ves­ti­ga­ción se cen­tró en iden­ti­fi­car qué nu­trien­tes re­quie­ren las cé­lu­las can­ce­ro­sas pa­ra desa­rro­llar­se, con el fin de crear nue­vos tra­ta­mien­tos con­tra el cán­cer ba­sa­dos en blo­quear el ac­ce­so de las cé­lu­las a los nu­trien­tes que ne­ce­si­tan pa­ra ha­cer­los “mo­rir de ham­bre”.

Los in­ves­ti­ga­do­res des­cu­brie­ron que las cé­lu­las de una forma muy agre­si­va y re­sis­ten­te al tra­ta­mien­to de cán­cer de ma­ma, lla­ma­do cán­cer de ma­ma tri­ple ne­ga­ti­vo (TNBC), mue­ren rá­pi­da­men­te cuan­do se les pri­va de un nu­trien­te cla­ve lla­ma­do cis­ti­na.

Al exa­mi­nar las cau­sas, en­con­tra­ron que es­ta de­pen­den­cia de la cis­ti­na, que es un ami­noá­ci­do, se de­be a un me­ca­nis­mo que mu­chos ti­pos de cé­lu­las tu­mo­ra­les uti­li­zan pa­ra mi­grar a nue­vas ubi­ca­cio­nes en el cuer­po.

“Es­te pro­ce­so es bien co­no­ci­do y apa­re­ce en las cé­lu­las de cán­cer me­tas­tá­si­co, y lo que ha­lla­mos es que tam­bién ha­ce que las cé­lu­las sean adic­tas a la cis­ti­na”, ase­gu­ró en el ar­tícu­lo su au­tor principal, Jen-Tsan Ash­ley Chi, pro­fe­sor de ge­né­ti­ca mo­le­cu­lar y mi­cro­bio­lo­gía de la Es­cue­la de Me­di­ci­na de la Uni­ver­si­dad de Du­ke.

Los re­sul­ta­dos del es­tu­dio, que se pu­bli­ca­rán en el próximo nú­me­ro de la re­vis­ta On­co­ge­ne, in­di­can que blo­quear la cap­ta­ción de cis­ti­na pue­de ser un tra­ta­mien­to efi­caz no só­lo del cán­cer de ma­ma tri­ple ne­ga­ti­vo, sino de otros ti­pos de cán­ce­res agre­si­vos que uti­li­zan es­ta vía durante la me­tás­ta­sis.

“És­ta es una gran no­ti­cia, por­que és­tas son las cé­lu­las de las que real­men­te que­re­mos des­ha­cer­nos”, di­jo el pro­fe­sor Chi.

El cán­cer de ma­ma co­no­ci­do como tri­ple ne­ga­ti­vo cons­ti­tu­ye cer­ca del 10 al 20 por cien­to de to­dos los ca­sos de cán­cer de ma­ma, y los pacientes que lo pa­de­cen tie­nen po­cas op­cio­nes de tra­ta­mien­to fue­ra de la ci­ru­gía y la qui­mio­te­ra­pia.

Chi se­ña­ló que el equi­po que en­ca­be­za es­tá aho­ra in­ten­tan­do pro­bar mo­lé­cu­las blo­quea­do­ras de cis­ti­na en los tu­mo­res y bus­can­do bio­mar­ca­do­res que ayu­den a iden­ti­fi­car cuán­do es pro­ba­ble que los cán­ce­res res­pon­dan po­si­ti­va­men­te a es­te tra­ta­mien­to.

“Las cé­lu­las de cán­cer de ma­ma tri­ple ne­ga­ti­vo han mos­tra­do ser muy sen­si­bles a la cis­ti­na (...), y eli­mi­nan­do la cis­ti­na sim­ple­men­te se mue­ren rá­pi­da­men­te, mien­tras que a las otras cé­lu­las de cán­cer de ma­ma no les im­por­ta­ba”, agre­gó Chi.

In­ves­ti­ga­do­res iden­ti­fi­ca­ron los nu­trien­tes que re­quie­ren las cé­lu­las can­ce­rí­ge­nas pa­ra desa­rro­llar­se, por lo que se lo­gró pre­ci­sar que la cis­ti­na es ese nu­trien­te que al eli­mi­nar­lo se lu­cha con­tra el cán­cer de ma­ma.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.