Svm­ma dae­mo­nia­ca

Notitarde - - Ciudad - Gio­van­ni Na­ni

Es in­ne­ga­ble que re­cien­te­men­te vi­vi­mos mo­men­tos de gran ten­sión en nues­tro país, la ines­ta­bi­li­dad

emo­cio­nal e in­ma­du­rez po­lí­ti­ca de al­gu­nos di­ri­gen­tes de la

opo­si­ción ve­ne­zo­la­na que apuestan per­ma­nen­te­men­te al caos y a la vio­len­cia como úni­ca forma de ob­te­ner el po­der, ca­da vez eran más in­sis­ten­tes en pro­mo­ver actividades que es­ti­mu­la­ran una re­edi­ción de

“la sa­li­da” y has­ta lle­ga­ron a in­sis­tir en la idea de un asal­to a Mi­ra­flo­res. An­te tan­to de­mo­nio suel­to y al­bo­ro­ta­do, afor­tu­na­da­men­te el Pa­pa Fran­cis­co, un hom­bre cla­ro en lo di­vino y lo pro­fano, in­me­dia­ta­men­te co­mi­sio­nó a sus sa­gra­dos emi­sa­rios pa­ra que sir­vie­ran de me­dia­do­res en un bie­na­ven­tu­ra­do diá­lo­go que al día de hoy ya pro­du­ce gran­des re­sul­ta­dos re­tor­nan­do la paz y la es­ta­bi­li­dad po­lí­ti­ca a nues­tra pa­tria. Es me­nes­ter su­ge­rir­le al Nun­cio Apos­tó­li­co Emil Paul Ts­che­rrig, a quien agra­de­ce­mos pro­fun­da­men­te que ha­ya via­ja­do a nues­tro país, que in­ves­ti­gue el efec­to que al pa­re­cer han ejer­ci­do di­ver­sas en­ti­da­des ma­lé­fi­cas so­bre la de­re­cha ve­ne­zo­la­na, in­fluen­cián­do­los a de­cir y hacer co­sas que es­ca­pan del sano ra­cio­ci- nio. Pa­re­cie­ra obra de Amón, el de­mo­nio de la ira, to­do lo que su­fri­mos en las in­fer­na­les gua­rim­bas que tra­je­ron tan­ta ca­la­mi­dad, pér­di­das hu­ma­nas y ma­te­ria­les, por cier­to pro­mo­vi­das por quie­nes hoy se opo­nen ra­di­cal­men­te a cual­quier es­pa­cio de en­cuen­tro como es el diá­lo­go y en días pa­sa­dos opor­tu­na­men­te han si­do ca­ta­lo­ga­dos como las viu­das llo­ro­nas de la po­lí­ti­ca ve­ne­zo­la­na. De­be te­ner es­pe­cial cui­da­do el Nun­cio con Bel­ce­bú, el se­ñor de las mos­cas, maes­tro de la ca­lum­nia y que so­pla al oí­do cons­tan­te­men­te a los gue­rre­ros del twit­ter como deben in­ci­tar a la vio­len­cia y al de­rra­ma­mien­to de san­gre inocen­te, ya he­mos vis­to los po­seí­dos que mal­di­je­ron al Va­ti­cano y al San­to Pa­dre cuan­do co­men­zó el pro­ce­so de diá­lo­go por lo que no de­be­mos du­dar del gran po­der de es­te de­mo­nio, que a la par con As

mo­deo, quien es uno de los 9 prín­ci­pes del in­fierno y al pa­re­cer ase­sor per­ma­nen­te de me­dios di­gi­ta­les afec­tos a la opo­si­ción que sue­len acu­mu­lar se­gui­do­res mien­tras más ses­ga­das y car­ga­das de odio es­tén sus opi­nio­nes. Oja­lá y desde la

San­ta Se­de ha­yan en­via­do su­fi­cien­tes im­ple­men­tos re­li­gio­sos que per­mi­tan exor­ci­zar a los ra­di­ca­les de la de­re­cha ve­ne­zo­la­na pa­ra qué de una vez por to­das tran­si­ten la vi­da po­lí­ti­ca ale­ja­dos de la vio­len­cia y sus de­mo­nios que los han guia­do durante 18 años.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.