San Die­go, el Ca­ra­bo­bo que que­re­mos

Notitarde - - Naguanagua-la Entrada-san Diego - Ro­sa de Sca­rano Twit­ter: @ro­sa­bran­do­ni­sio

El ham­bre, la es­ca­sez de ali­men­tos y de me­di­ci­nas, to­da es­ta cri­sis mo­ral, política, eco­nó­mi­ca e in­hu­ma­na, no se va a re­sol­ver prohi­bien­do la ma­ni­fes­ta­ción pa­cí­fi­ca de la in­men­sa ma­yo­ría del pue­blo ve­ne­zo­lano que so­por­ta es­te dra­ma ya in­sos­te­ni­ble, a cau­sa pér­di­da pa­ra nues­tro pue­blo que so­por­ta los pa­los pro­pi­na­dos por quie­nes deam­bu­lan en au­tos blin­da­dos, tie­nen ac­ce­so a dó­la­res ba­ra­tos y pue­den to­mar sus avio­nes pa­ra com­prar ali­men­tos y me­di­ci­nas fue­ra del país.

Ve­ne­zue­la se hun­de en un hue­co ca­da vez más hon­do, ne­gro e in­me­di­ble, mien­tras que quie­nes se afe­rran al po­der au­to­ri­ta­rio, cie­rran los ca­mi­nos, pi­den y no dan res­pe­to, pi­den pe­ro no dan paz, se eri­gen en juez y par­te, pe­ro cuan­do se in­ves­ti­gan los he­chos de co­rrup­ción en el ma­ne­jo de in­men­sas ri­que­zas y se exi­gen cuen­tas de lo ac­tua­do, ame­na­zan con de­man­das y cár­cel.

Sa­be­mos de dón­de ema­nan las ór­de­nes pa­ra la re­pre­sión y su­fri­mien­tos: unos in­di­vi­duos que se apro­pia­ron de lo nues­tro y nos in­va­die­ron ayer y hoy pa­ra lle­vár­se­lo to­do, in­clu­yen­do el pan has­ta de los que no han na­ci­do. Y los que se arro­pan con esa ban­de­ra que no es la nues­tra, se di­cen de­mó­cra­tas, so­cia­lis­tas y nos re­ce­tan per­se­cu­ción por lo que pen­sa­mos.

Alian­za y ham­bre de jus­ti­cia ali­men­tan la in­dig­na­ción trans­for­ma­da en aci­ca­te pa­ra la lu­cha por la li­ber­tad y es el va­lor pa­ra per­sis­tir en el em­pe­ño de ser li­bres y de sa­cu­dir­nos, con esa ar­ma in­cues­tio­na­ble del vo­to.

El cam­bio co­men­zó el 6 de di­ciem­bre de 2015 y es la ho­ra de pro­se­guir en ese afán y por ese ca­mino; que exis­ten obs­tácu­los, mal­da­des, tram­pas, ya de eso co­no­ce­mos, pe­ro fi­nal­men­te uni­dos y fuer­te nues­tra mo­ral, va­mos a lo­grar que se res­pe­te la Car­ta Mag­na y al­can­ce­mos un es­pa­cio pa­ra la paz y la cons­truc­ción de la an­he­la­da Pa­tria que nos me­re­ce­mos.

EN SAN DIE­GO, DON­DE SE CONS­TRU­YE EL CA­RA­BO­BO Y LA VE­NE­ZUE­LA QUE TO­DOS QUE­RE­MOS Y QUE PRON­TO, UNI­DOS Y CON SCA­RANO, LO LOGRAREMOS.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.