OMS es­ti­ma que po­drían con­fir­mar­se mil ca­sos de mi­cro­ce­fa­lia en Bra­sil

Re­la­cio­na­dos con in­fec­ción de zika

Notitarde - - Internacional /29 -

Ginebra, noviembre 22 (EFE).- La Or­ga­ni­za­ción Mun­dial de la Sa­lud (OMS) es­ti­ma que en los pró­xi­mos me­ses po­drían con­fir­mar­se en Bra­sil un mi­llar de nue­vos ca­sos de mi­cro­ce­fa­lia en re­cién na­ci­dos re­la­cio­na­dos con la in­fec­ción con el vi­rus del zika de sus ma­dres.

Has­ta la fe­cha se han con­fir­ma­do en el gi­gan­te sud­ame­ri­cano unos 2.100 ca­sos de ni­ños que han na­ci­do con mi­cro­ce­fa­lia, una mal­for­ma­ción con­gé­ni­ta que pro­vo­ca una me­nor cir­cun­fe­ren­cia del crá­neo y co­mo con­se­cuen­cia un re­tra­so en su desa­rro­llo ce­re­bral.

No obs­tan­te, ac­tual­men­te se es­tán in­ves­ti­gan­do otros 3.000 ca­sos de ni­ños na­ci­dos de ma­dres in­fec­ta­das con el zika y de los cua­les se sos­pe­cha que tam­bién pa­de­cen mi­cro­ce­fa­lia.

La OMS de­ci­dió la se­ma­na pa­sa­da que, a pe­sar de que la epi­de­mia de zika persiste y si­gue ex­pan­dién­do­se por el mun­do, ya no cons­ti­tu­ye una emer­gen­cia sa­ni­ta­ria de al­can­ce in­ter­na­cio­nal, sino un pro­ble­ma gra­ve de sa­lud pú­bli­ca a lar­go pla­zo.

“Si se man­tie­ne la pro­por­ción co­mo ha si­do has­ta aho­ra, que un ter­cio de los ca­sos in­ves­ti­ga­dos son con­fir­ma­dos, es­ta­mos ha­blan­do de que en po­co tiem­po po­dría­mos te­ner más de 3.000 re­cién na­ci­dos con mi­cro­ce­fa­lia”, di­jo en una rue­da de pren­sa Ant­hony Cos­te­llo, di­rec­tor del de­par­ta­men­to de la in­fan­cia de la OMS.

El ex­per­to ex­pli­có, ade­más, que si bien se ha con­fir­ma­do la re­la­ción di­rec­ta en­tre la in­fec­ción del vi­rus del zika y los ca­sos de mi­cro­ce­fa­lia, no se sa­be por qué al­gu­nos ni­ños desa­rro­llan mal­for­ma­cio­nes y otros no.

Eso quie­re de­cir que no se pue­de pre­de­cir el au­men­to o des­cen­so de los ca­sos.

“De he­cho he­mos vis­to en los úl­ti­mos me­ses có­mo las in­fec­cio­nes au­men­ta­ban a un rit­mo que no lo han he­cho los ca­sos de mi­cro­ce­fa­lia”, es­pe­ci­fi­có.

Los cien­tí­fi­cos no sa­ben si real­men­te el número de ca­sos de mal­for­ma­ción con­gé­ni­ta se ha re­du­ci­do, o si no se han re­gis­tra­do, si es­tá re­la­cio­na­do a la es­ta­ción, da­do que en el Cono Sur es­tán en pri­ma­ve­ra, tras pa­sar el in­vierno, épo­ca en que la in­ci­den­cia de los mos­qui­tos que tras­mi­ten el vi­rus -Ae­des Agey­pti- es me­nor.

Tam­bién se des­co­no­ce la in­ci­den­cia de un co­fac­tor, es de­cir, si la ma­dre te­nía in­mu­ni­dad al vi­rus del zika ad­qui­ri­da a tra­vés de una in­fec­ción an­te­rior con un fla­vi­vi­rus -den­gue, chi­kun­gun­ya, fiebre ama­ri­lla, to­dos trans­mi­ti­dos por el mis­mo mos­qui­too al­gún ele­men­to am­bien­tal.

Has­ta la fe­cha se han re­por­ta­do ca­sos de mi­cro­ce­fa­lia en 28 paí­ses, pe­ro nin­guno con la in­ci­den­cia de Bra­sil.

“En Colombia, has­ta la fe­cha se han re­gis­tra­do 57 ca­sos de mi­cro­ce­fa­lia, pe­ro sa­be­mos que es­tán in­ves­ti­gan­do cien­tos de ca­sos, con lo que la in­ci­den­cia po­dría cre­cer, pe­ro no lo sa­be­mos aún”, ad­vir­tió Cos­te­llo.

El ex­per­to in­di­có tam­bién que el tra­ba­jo a par­tir de aho­ra de­be cen­trar­se no só­lo en ayu­dar a los ni­ños que pa­de­cen mi­cro­ce­fa­lia en su desa­rro­llo vi­tal y a sus fa­mi­lias pa­ra que los apo­yen, sino en de­tec­tar otras even­tua­les do­len­cias.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.