¿Ra­cis­mo fren­te a los chi­nos?

Chi­na hoy

Notitarde - - 30/internacional - Bea­triz de Ma­jo C.

Una ver­da­de­ra tor­men­ta se ha desata­do en la pren­sa chi­na en los días en torno al te­ma del ra­cis­mo que los na­cio­na­les de ese país sien­ten que se es­tá desa­rro­llan­do en su con­tra por par­te de los ex­tran­je­ros que es­ta­ble­cen sus ne­go­cios o sus do­mi­ci­lios en las dis­tin­tas ciu­da­des chi­nas.

El pro­ble­ma re­si­de en que tan­to la idio­sin­cra­sia co­mo las cos­tum­bres so­cia­les chi­nas son to­tal­men­te ex­tra­ñas a los oc­ci­den­ta­les. Sus ma­ne­ras de com­por­tar­se en la me­sa, por ejem­plo, resultan cho­can­tes pa­ra el pro­to­co­lo que se prac­ti­ca en la ma­yor par­te de los paí­ses eu­ro­peos y ame­ri­ca­nos y son ob­je­to de un fuer­te re­cha­zo. Los chi­nos co­men de ma­ne­ra muy rui­do­sa, in­gie­ren ali­men­tos con fuer­tes olo­res a los que no es­ta­mos acos­tum­bra­dos, con­si­de­ran co­rrec­to eruc­tar en se­ñal de que lo que se co­me lo con­si­de­ran gus­to­so o atrac­ti­vo, es­cu­pen en cual­quier lu­gar sin mi­ra­mien­to al­guno, sor­ben rui­do­sa­men­te los lí­qui­dos.

Sus cos­tum­bres en el te­rreno de lo hi­gié­ni­co de­jan mu­cho que desear pa­ra nues­tros es­tán­da­res: se ras­can abier­ta­men­te sus par­tes ín­ti­mas y sus ca­be­zas en pú­bli­co, los hom­bres ori­nan con­tra cual­quier pa­red que les pa­rez­ca útil a esos fi­nes, hom­bres y mu­je­res ex­pul­san muy rui­do­sa­men­te y sin nin­gún mi­ra­mien­to, en cuan­to lu­gar u oca­sión, las fle­mas que se anidan en sus apa­ra­tos res­pi­ra­to­rios.

Otro tan­to pue­de de­cir­se de su es­ti­lo de ha­cer ne­go­cios. Es co­rrien­te en­con­trar que, en me­dio de ne­go­cia­cio­nes de in­ver­sión o de com­pra­ven­ta de mer­can­cías o ser­vi­cios, el la­do chino de la ecua­ción ig­no­re los com­pro­mi­sos ad­qui­ri­dos, co­mo si nun­ca hu­bie­ran exis­ti­do. En­tre eje­cu­ti­vos de em­pre­sas, la ma­yor par­te de las ve­ces se mues­tran her­mé­ti­cos fren­te a los te­mas que es­tán sien­do tra­ta­dos, lo que no fa­ci­li­ta la to­ma de de­ci­sio­nes, ni per­mi­te co­no­cer los pun­tos de vis­ta de la con­tra­par­te chi­na.

El re­cha­zo a to­das ac­ti­tu­des y cos­tum­bres en te­rre­nos co­mo los men­cio­na­dos es con­si­de­ra­do por los chi­nos co­mo ra­cis­mo oc­ci­den­tal, cuan­do la reali­dad es que se tra­ta de una ur­ti­can­te fal­ta de coin­ci­den­cia cul­tu­ral en torno a la cual la to­le­ran­cia se im­po­ne.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.