Los nar­co­cóm­pli­ces

Notitarde - - Ciudad /9 - Cha­ri­to Ro­jas Cha­ri­to­ro­jas2010@hot­mail.com @cha­ri­to­ro­jas

“El pro­ble­ma de las men­tes ce­rra­das es que siem­pre tie­nen la bo­ca abier­ta”. Ma­fal­da (19641973), per­so­na­je cen­tral de la ti­ra có­mi­ca del hu­mo­ris­ta ar­gen­tino Quino.

Cu­rio­sa­men­te, el Pre­si­den­te más bo­cón que ha te­ni­do Ve­ne­zue­la, guar­da pro­fun­do si­len­cio acer­ca de sus so­bri­nos Flo­res que fue­ron ha­lla­dos cul­pa­bles de “cons­pi­ra­ción pa­ra in­tro­du­cir en Es­ta­dos Uni­dos 800 ki­los de co­caí­na”.

Tam­bién la primera com­ba­tien­te, tía car­nal de am­bos, es­tá ca­lla­di­ta des­de el 12 de enero de 2016, cuan­do emi­tió la úni­ca y ne­fas­ta de­cla­ra­ción que ha he­cho has­ta el mo­men­to: “La DEA es­tu­vo me­ti­da en te­rri­to­rio ve­ne­zo­lano vio­len­tan­do nues­tra so­be­ra­nía e in­cu­rrien­do en de­li­to”, afir­mó la se­ño­ra, quien al pa­re­cer con­si­de­ra a Ve­ne­zue­la “su te­rri­to­rio”, a tal pun­to que sus so­bri­nos, sin ser fun­cio­na­rios de al­to ni­vel, uti­li­za­ban la ram­pa 4 pre­si­den­cial del ae­ro­puer­to de Mai­que­tía, si­tio por don­de sa­ca­ron la pre­sun­ta dro­ga y con pi­lo­tos de la Fuer­za Aé­rea ve­ne­zo­la­na, pa­ra vo­lar el avión que fue de­te­ni­do en Haití, des­pués que una ope­ra­ción en­cu­bier­ta de la DEA aga­rra­ra a los so­bri­nos con las ma­nos en la dro­ga, di­go, en la ma­sa.

Pa­ra com­ple­tar su aper­tu­ra de bo­ca, la se­ño­ra Flo­res de Ma­du­ro acu­só a la DEA de ser el “pri­mer ca­po del nar­co­trá­fi­co mun­dial” y afir­mó que el ca­so de sus so­bri­nos era un se­cues­tro por ven­gan­za. Mu­cho bien no le ha­ría a los Flo­res es­ta de­cla­ra­ción de su tía, quien ca­lló in­clu­so an­te la de­cla­ra­ción de cul­pa­bi­li­dad por par­te del ju­ra­do de la Corte en New York.

El si­len­cio de la pa­re­ja pre­si­den­cial pue­de ser com­pren­si­ble, pe­ro el de la Fis­ca­lía Ge­ne­ral de la Re­pú­bli­ca es asom­bro­so. En el jui­cio se es­ta­ble­ció: 1) Que ha­bían uti­li­za­do una ins­ta­la­ción de se­gu­ri­dad na­cio­nal, co­mo la ram­pa n° 4 pa­ra ope­ra­cio­nes de ne­go­cios ilí­ci­tos. 2) Que los ofi­cia­les de Guar­dia Na­cio­nal, Ca­sa Mi­li­tar, Inac, per­so­nal del ae­ro­puer­to, con­tro­la­do­res, per­mi­ten el in­gre­so a esa zo­na ex­clu­si­va, sin re­vi­sar o ha­cién­do­se de la vis­ta gor­da, con quie­nes sin nin­gu­na au­to­ri­dad usa­ban esas ins­ta­la­cio­nes a ca­pri­cho, tal y co­mo lo di­jo Fran­qui Fran­cis­co Flo­res en una gra­ba­ción con sus so­cios hon­du­re­ños: “Yo ten­go el con­trol y pue­do sa­car el avión a la ho­ra que yo quie­ra”, y se re­fe­ría a sa­car cual­quier avión na­da me­nos que por la ram­pa pre­si­den­cial. 3) Que hay dos ma­yo­res ac­ti­vos de la Fuer­za Aé­rea, Pe­dro Mi­guel Ro­drí­guez González y Pablo Ra­fael Ur­bano Pérez, pi­lo­tan­do un avión pri­va­do que sa­le de la ram­pa pre­si­den­cial pa­ra una mi­sión de nar­co­trá­fi­co. 4) Que los so­bri­nos por­ta­ban pa­sa­por­tes di­plo­má­ti­cos sin ser fun­cio­na­rios del Es­ta­do. Los pa­sa­por­tes fue­ron pre­sen­ta­dos por la DEA co­mo par­te de las prue­bas en el jui­cio, por lo tan­to la pa­ta­le­ta de la can­ci­ller Delcy Ro­drí­guez, ame­na­zan­do con de­man­dar a Hen­ri­que Ca­pri­les por mos­trar­los, es eso, una pa­ta­le­ta ab­sur­da y ver­gon­zo­sa.

La com­pli­ci­dad de la Fis­ca­lía es pa­ten­te en su si­len­cio e inac­ción, so­bre es­tos ele­men­tos cu­ya in­ves­ti­ga­ción po­dría re­ve­lar trá­fi­co de in­fluen­cias, usur­pa­ción de fun­cio­nes, uso in­de­bi­do de do­cu­men­tos pú­bli­cos, la­va­do de ca­pi­ta­les. Y com­pli­ci­dad de al­tos fun­cio­na­rios ci­vi­les y mi­li­ta­res en una ac­ti­vi­dad ilí­ci­ta, fa­ci­li­tan­do el de­li­to y más gra­ve aún, par­ti­ci­pan­do o be­ne­fi­cián­do­se de los fru­tos del trá­fi­co.

Múl­ti­ples res­pon­sa­bi­li­da­des de­be es­ta­ble­cer de ofi­cio la Fis­ca­lía Ge­ne­ral de la Re­pú­bli­ca, que sin du­da sa­be de com­pli­ci­da­des de al­to ni­vel. En una de las grabaciones, Efraín Cam­pos Flo­res, sobrino e hi­jo de crian­za de la primera da­ma, di­ce: “Mi ma­má es­tá en una elec­ción y ne­ce­si­ta­mos 20 mi­llo­nes de dó­la­res pa­ra di­ciem­bre”. No es ca­sua­li­dad que ella es­ta­ba en cam­pa­ña pa­ra ob­te­ner una cu­rul en la Asam­blea Na­cio­nal.

In­du­da­ble­men­te que los tíos de­bían preo­cu­par­se por pres­tar­les ayu­da a los so­bri­nos caí­dos en des­gra­cia. Pe­ro sus ac­cio­nes ini­cia­les ra­yan con el pe­cu­la­do. El bu­fe­te que asis­te a Cit­go en sus con­flic­tos em­pre­sa­ria­les fue con­tra­ta­do y cuan­do se su­po de su vin­cu­la­ción con la fi­lial de Pdv­sa en Es­ta­dos Uni­dos, el fis­cal so­li­ci­tó al tri­bu­nal que el bu­fe­te de­fen­sor de­cla­ra­ra quién les pa­ga­ba sus ho­no­ra­rios. És­tos se ne­ga­ron y an­te la pre­sión ju­di­cial, re­nun­cia­ron. En los pa­si­llos de los tri­bu­na­les neo­yor­ki­nos se de­cía que se ha­bían vis­to obli­ga­dos a acep­tar el ca­so de nar­co­trá­fi­co por pre­sión de su clien­te pe­tro­le­ro, pe­ro que es­ta­ban in­có­mo­dos con la si­tua­ción y se sa­lie­ron con la ex­cu­sa legal de no re­ve­lar su pa­ga­dor, lo cual evi­den­te­men­te fue pa­ra ellos un ali­vio.

Des­pués apa­re­ció en la de­fen­sa el bu­fe­te Sid­ley Austin LLP. Na­da me­nos que el oc­ta­vo bu­fe­te de Es­ta­dos Uni­dos y el número tre­ce del mun­do. Da­vid M. Rody co­mo abo­ga­do es­pe­cia­lis­ta en cri­men or­ga­ni­za­do, la­va­do de di­ne­ro y de­lin­cuen­cia fi­nan­cie­ra, se hi­zo car­go, asis­ti­do por el abo­ga­do cri­mi­na­lis­ta Mi­chael D. Mann. Y aquí otro de­ta­lla­zo que ha­bla del apo­yo fi­nan­cie­ro que tie­nen los acu­sa­dos. Nue­va­men­te la fis­ca­lía neo­yor­ki­na pi­dió ve­ri­fi­car quién pa­ga­ba a los de­fen­so­res. Y sí hu­bo nom­bre: Wil­mer Ru­per­ti, el em­pre­sa­rio que se vol­vió mul­ti­mi­llo­na­rio ren­tan­do tan­que­ros pa­ra que Chá­vez ven­cie­ra el pa­ro pe­tro­le­ro en 2002. La fis­ca­lía hi­zo la ob­ser­va­ción que cuan­do ha­bía un fi­nan­cis­ta pa­gan­do dos de­fen­sas, és­tas po­dían caer en con­flic­to de in­tere­ses en­tre sí... e in­clu­so con los in­tere­ses de quien pa­ga­ba el bu­fe­te. A buen en­ten­de­dor, po­cas pa­la­bras.

Aun­que los de­fen­so­res tra­ta­ron de des­ca­li­fi­car los testigos e in­clu­so des­ta­ca­ron la es­tul­ti­cia de los acu­sa­dos co­mo prue­ba de que per­so­nas así no po­dían es­tar in­vo­lu­cra­das en un trá­fi­co de al­to ca­li­bre, las grabaciones, los testigos y por úl­ti­mo, las fo­tos y con­tac­tos de los te­lé­fo­nos in­cau­ta­dos a los Flo­res, fue­ron con­clu­si­vos pa­ra que el ju­ra­do los con­si­de­ra­ra cul­pa­bles. Aho­ra, de­ben es­pe­rar has­ta el 7 de mar­zo, cuan­do el juez dic­ta­rá sen­ten­cia. De acuer­do a la ju­ris­pru­den­cia, co­mo es la primera vez que in­cu­rren en de­li­to, no de­be­rían ser con­de­na­dos a ca­de­na per­pe­tua, sino a una pe­na que po­drías es­tar en 10 años co­mo mí­ni­mo y 20 co­mo má­xi­mo.

El tiem­po de ne­go­ciar se les pa­só. No po­dían ha­cer­lo sin in­vo­lu­crar a pe­sos pe­sa­dos de la ac­ti­vi­dad, sin echar­le tie­rra al go­bierno de sus tíos. Aho­ra las au­to­ri­da­des con­fían en la coope­ra­ción de los dos con­de­na­dos, pa­ra que así pue­dan as­pi­rar a una re­duc­ción de la pe­na. Es­te jui­cio po­dría ser de­ter­mi­nan­te en otros pro­ce­sos a per­so­ne­ros del go­bierno y mi­li­ta­res que han si­do men­cio­na­dos con asi­dui­dad en las in­ves­ti­ga­cio­nes del De­par­ta­men­to del Te­so­ro y de la DEA.

La pren­sa ve­ne­zo­la­na ha tra­ta­do con mu­cho te­mor un ca­so, don­de ob­via­men­te hay un de­li­to ya de­mos­tra­do. Y las im­pli­ca­cio­nes es­tán a la vis­ta: una gi­gan­tes­ca red de cóm­pli­ces que abu­sa­ron del po­der y del di­ne­ro del Es­ta­do, has­ta que la cuer­da re­ven­tó por lo del­ga­do. Se­ño­ra Fis­cal, el ca­so es to­do su­yo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.