Diá­lo­go y sub­ver­sión neo-fas­cis­ta

Notitarde - - Opinión - Dip. Saúl Or­te­ga @sau­lor­te­gap­suv

No po­de­mos de­jar de men­cio­nar el ex­tra­or­di­na­rio rol de la cien­cia política, una ma­gia ca­paz de pro­du­cir cam­bios en el am­bien­te de la co­yun­tu­ra política, el año 2016 es­tu­vo sig­na­do por la vio­len­cia con­tra el pue­blo y el pro­ce­so re­vo­lu­cio­na­rio.

Al igual que años an­te­rio­res des­de el mis­mo mo­men­to en que el co­man­dan­te Hu­go Chá­vez lle­ga al go­bierno en 1998, te­nien­do co­mo ac­to­res de la vio­len­cia al im­pe­ria­lis­mo nor­te­ame­ri­cano ex­pre­sa­do hoy en el go­bierno de Oba­ma y sus alia­dos de la de­re­cha in­ter­na­cio­nal de­fen­so­ra del ca­pi­ta­lis­mo neo-li­be­ral y que tie­ne en nues­tro país la bur­gue­sía en­tre­guis­ta y una éli­te política co­rrup­ta, su­bor­di­na­da e in­ca­paz de asu­mir la defensa de los in­tere­ses na­cio­na­les.

Frente a la vo­ra­ci­dad de quie­nes sue­ñan con asal­tar nues­tros re­cur­sos de gas y pe­tró­leo así co­mo el res­to de la mi­ne­ría e in­dus­trias bá­si­cas, pa­ra en­ri­que­cer es­ta éli­te co­rrup­ta a cos­ta del ham­bre y la mi­se­ria de nues­tro pue­blo co­mo en los go­bier­nos de la IV re­pú­bli­ca te­nien­do co­mo ejem­plo el ge­no­ci­dio del Ca­ra­ca­zo en fe­bre­ro de 1989.

La gen­te tie­ne que te­ner cla­ro que los pro­ble­mas que hoy te­ne­mos son res­pon­sa­bi­li­dad del sis­te­ma ca­pi­ta­lis­ta, ra­zón por la cual es in­ca­paz de pre­sen­tar so­lu­cio­nes a la cri­sis, so­lo la re­vo­lu­ción y la política so­cia­lis­ta tie­ne un plan y un pro­yec­to de con­te­ni­do po­pu­lar pa­ra ven­cer las di­fi­cul­ta­des.

La im­plan­ta­ción del diá­lo­go por ini­cia­ti­va del pre­si­den­te Ni­co­lás Ma­du­ro ha per­mi­ti­do dar un vi­ra­je al am­bien­te de vio­len­cia que pre­do­mino en el úl­ti­mo se­mes­tre del año, con la con­vo­ca­to­ria de ac­cio­nes de ca­rác­ter sub­ver­si­vo pro­mo­vi­da por el sec­tor neo-fas­cis­ta de la de­re­cha, que tie­nen co­mo re­fe­ren­te a los seu­do-li­de­res Leo­pol­do López y Hen­ri­que Ca­pri­les res­pon­sa­bles de las muer­tes pro­du­ci­das en es­te ti­po de ac­cio­nes irres­pon­sa­bles y cri­mi­na­les.

La mar­cha gol­pis­ta del 1° de sep­tiem­bre de­mos­tró no te­ner fuer­za ya que la ma­yo­ría del pue­blo ve­ne­zo­lano no acom­pa­ña la vio­len­cia en la política, to­das las em­pre­sas de en­cues­tas re­co­gen el apo­yo que tie­ne el diá­lo­go po­lí­ti­co co­mo for­ma de aten­der las di­fe­ren­cias en­tre los sec­to­res en pugna.

El lla­ma­do gol­pis­ta a to­mar Mi­ra­flo­res el 3 de no­viem­bre pu­so en evi­den­cia la po­ca fuer­za de Leo­pol­do y Ca­pri­les pues na­die los acom­pa­ñó, es­tos seu­do-lí­de­res neo-fas­cis­tas aho­ra ha­cen to­do lo po­si­ble por­que el es­pa­cio de diá­lo­go fra­ca­se sus pro­pues­tas no cons­ti­tu­cio­na­les es­tán mar­ca­das por el de­ses­pe­ro de la de­rro­ta a sus ini­cia­ti­vas y an­te la in­mi­nen­te sa­li­da de su je­fe po­lí­ti­co el pre­si­den­te Oba­ma con la vic­to­ria del Sr. Trump tra­jo un des­con­cier­to en la opo­si­ción ve­ne­zo­la­na que ha­bía apos­ta­do a la con­ti­nui­dad de la in­je­ren­cia e in­ter­ven­cio­nis­mo de la ad­mi­nis­tra­ción de Oba­ma y sus pla­nes pa­ra de­rro­car el go­bierno re­vo­lu­cio­na­rio.

To­do in­di­ca que el can­di­da­to ga­na­dor de la ul­tra-de­re­cha tie­ne plan­tea­do un reaco­mo­do den­tro del or­den ca­pi­ta­lis­ta, que su­po­ne el for­ta­le­ci­mien­to de EE.UU. co­mo gran po­ten­cia pa­ra re­plan­tear la lu­cha por la he­ge­mo­nía pres­cin­dien­do de so­cios in­có­mo­dos que hoy se es­cu­dan en la OTAN, y en los TLC, TPP y otros en la re­gión.

Des­de Hitler no apa­re­cía un per­so­na­je de es­tas ca­rac­te­rís­ti­cas que em­pu­jan la lu­cha en­tre ca­pi­ta­lis­tas, que en el pa­sa­do re­cien­te ter­mi­nó en 2 gue­rras mun­dia­les, es­te se­ñor re­pre­sen­tan­te de la oli­gar­quía in­dus­trial e in­mo­bi­lia­ria vie­ne a im­po­ner es­tos in­tere­ses en la con­tra­dic­ción en­tre ca­pi­ta­lis­tas ha­cien­do el mun­do de hoy más in­se­gu­ro con el re­apa­re­cer del fan­tas­ma de la gue­rra, mien­tras que la lu­cha por la paz re­co­bra vi­gen­cia da­da las mues­tras xe­no­fó­bi­cas y des­pre­cio por los hu­mil­des, que ha mos­tra­do el nue­vo je­fe del im­pe­rio co­men­zan­do por los que ha­bi­tan en sue­lo ame­ri­cano.

Hoy más que nun­ca es ne­ce­sa­rio de­rro­tar los pla­nes de la bur­gue­sía en­tre­guis­ta, alia­da y su­bor­di­na­da a es­ta política y que per­sis­ten en los pla­nes de des­truir las ins­ti­tu­cio­nes de uni­dad e in­te­gra­ción co­mo Mer­co­sur, Pe­tro­ca­ri­be, Al­ba, Una­sur, Ce­lac ins­tru­men­tos na­ci­dos en la lu­cha de li­be­ra­ción na­cio­nal y la lu­cha por el so­cia­lis­mo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.