Ra­fael: “El are­pe­ro del pue­blo” des­de ha­ce más de 30 años

Notitarde - - Carlos Arvelo -

Güi­güe, no­viem­bre 24 ( Je­ni­ree Se­que­da Mo­reno).- So­bre una an­ti­gua pero muy cui­da­da bi­ci­cle­ta, Ra­fael Au­lar re­co­rre las ca­lles de Güi­güe des­de ha­ce más de 30 años, pa­ra ofre­cer las más sa­bro­sas are­pas a los car­lo­sar­ve­len­ses. No hay rin­cón en es­te pe­que­ño pue­blo del mu­ni­ci­pio Car­los Ar­ve­lo, don­de no ha­yan pro­ba­do las más pe­cu­lia­res are­pas de chi­cha­rrón y cho­ri­zo de ajo, a las cua­les -ase­gu­ró Au­lar- les de­be la fa­ma que ha co­se­cha­do du­ran­te to­dos es­tos años.

Los días co­mien­zan des­de an­tes de que sal­ga el sol pa­ra “el are­pe­ro del pue­blo”, co­mo fue bau­ti­za­do por sus clien­tes, quien en com­pli­ci­dad con su her­ma­na Jo­se­fi­na Au­lar, a quien con­si­de­ra “la me­jor co­ci­ne­ra de Güi­güe”, ini­cia des­de muy tem­prano la fae­na con la pre­pa­ra­ción de las sua­ves are­pas y sus di­fe­ren­tes re­lle­nos: mo­li­da, po­llo, me­cha­da y por su pues­to las fa­vo­ri­tas: chi­cha­rrón y cho­ri­zo de ajo.

Lue­go ini­cia su lar­go re­co­rri­do por las di­fe­ren­tes ca­lles de Güi­güe, don­de ha­bi­tual­men­te lo esperan cien­tos de clien­tes pa­ra desa­yu­nar, aun­que no ten­gan con qué pa­gar. “El que no ten­ga real y quie­ra co­mer­se una are­pa se la co­me, por­que yo no le nie­go una are­pa a nadie”.

Car­lo­sar­ve­len­se de na­ci­mien­to y de co­ra­zón

Ra­fael Au­lar es el ma­yor de ocho her­ma­nos, to­dos na­ci­dos y cria­dos en el mu­ni­ci­pio Car­los Ar­ve­lo por sus pa­dres Ma­ría Teo­do­ra Au­lar y Fé­lix Ra­món Gon­zá­lez, quie­nes des­de pe­que­ños les en­se­ña­ron la im­por­tan­cia del amor fa­mi­liar y a ga­nar­se la vi­da de ma­ne­ra hon­ra­da.

Ra­zo­nes su­fi­cien­tes pa­ra que Ra­fael se aven­tu­ra­rá a un mun­do des­co­no­ci­do en bus­ca de su fu­tu­ro y de­sa­rro­llo per­so­nal. En los años 80 se fue a la ciu­dad de Ca­ra­cas, don­de tra­ba­jó por mu­cho tiem­po co­mo co­lec­tor de au­to­bu­ses en el en­ton­ces ter­mi­nal Nuevo Cir­co. Lue­go de­ci­dió mu­dar­se a Ma­ra­cay, don­de pro­bó suer­te en dis­tin­tos ofi­cios, pero no los su­fi­cien­tes co­mo pa­ra enamo­rar­se de la Ciu­dad Jar­dín, por lo que al po­co tiem­po re­gre­só a su pue­blo na­tal, pero no sin an­tes co­no­cer a un re­co­no­ci­do are­pe­ro que pa­ra en­ton­ces de­lei­ta­ba a los ma­ra­ca­ye­ros con sus di­vi­nas are­pas de chi­cha­rrón y cho­ri­zo de ajo, sien­do es­te per­so­na­je quien lo ins­pi­ró en lo que se­ría su pró­xi­mo ne­go­cio. “En ese tiem­po que es­tu­ve fue­ra me di cuen­ta de que no cam­bia­ría por na­da la tran­qui­li­dad que ofre­cen las ca­lle de Car­los Ar­ve­lo”.

“La ni­ña de mis ojos”

Una vez de vuelta al pue­blo que lo vio na­cer, Ra­fael Au­lar ini­cia la ven­ta de em­pa­na­das en com­pa­ñía de su her­ma­na Jo­se­fi­na, quien po­see una gran sa­zón pa­ra la co­ci­na, pero al ver la acep­ta­ción ob­te­ni­da por par­te de los car­lo­sar­ve­len­ses, se aven­tu­ra­ron y em­pe­za­ron a pro­du­cir las fa­mo­sas are­pas de chi­cha­rrón y cho­ri­zo de ajo, que sin du­da se han con­ver­ti­do en re­fe­ren­cia en el pue­blo de Güi­güe, al igual que su bi­ci­cle­ta, una Rally 26 que ob­tu­vo por 40 bo­lí­va­res en aque­lla épo­ca y des­de en­ton­ces lo acom­pa­ña en su re­co­rri­do por Car­los Ar­ve­lo. “Ella es la ni­ña de mis ojos, es la con­sen­ti­da, cuan­do mue­ra quie­ro do­nar­la a la Ca­sa de la Cul­tu­ra de Güi­güe pa­ra que per­ma­nez­ca allí co­mo pa­tri­mo­nio del pue­blo, por­que ha re­co­rri­do sus ca­lles a mi la­do por más de 30 años”.

“El día que mue­ra quie­ro do­nar mi bi­ci­cle­ta a la Ca­sa de la Cul­tu­ra de Güi­güe, pa­ra que sea pa­tri­mo­nio del pue­blo por­que ha re­co­rri­do sus ca­lles a mi la­do des­de ha­ce más de trein­ta años”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.