La ju­ga­da de Fran­cis­co

Notitarde - - Ciudad - Héc­tor Agüe­ro

Uno de los atri­bu­tos que ca­rac­te­ri­za al Pa­pa Fran­cis­co, es el uso de la in­te­li­gen­cia y de su co­no­ci­mien­to de la na­tu­ra­le­za hu­ma­na y ha que­da­do evi­den­cia­do en ca­da ac­to de su fun­ción pa­pal. Su ori­gen me­di­te­rrá­neo, po­dría ha­cer­nos pen­sar en una per­so­na de ca­rác­ter ex­plo­si­vo y cam­bian­te. Y no es así. Los lar­gos años de for­ma­ción je­suí­ti­ca, le han ser­vi­do pa­ra for­jar una dis­ci­pli­na in­te­rior que, le con­fie­re ven­ta­jas fren­te a sus in­ter­lo­cu­to­res. Es el ar­te de la di­plo­ma­cia va­ti­ca­na que, lo ha prac­ti­ca­do la igle­sia de Ro­ma en es­tos dos mil años.

Su desem­pe­ño en con­flic­tos in­ter­na­cio­na­les, ha si­do re­que­ri­do por man­da­ta­rios y per­so­na­li­da­des de dis­tin­tos cre­dos e ideo­lo­gías, quie­nes le re­co­no­cen es­te don. De ahí que, la ges­tión so­li­ci­ta­da pa­ra que El Va­ti­cano me­dia­ra en Ve­ne­zue­la, no lo to­mó de sor­pre­sa.

Es­ta­mos se­gu­ros que co­no­cía al detalle la com­po­si­ción del va­rio­pin­to opo­si­tor, así co­mo la di­ri­gen­cia chavista. Sa­bía per­fec­ta­men­te que la mu­tan­te MUD, ato­mi­za­da has­ta mas no po­der, en cual­quier mo­men­to po­dría ha­cer añi­co la me­sa de diá­lo­go y en un san­tia­mén, pren­der la lla­ma de la vio­len­cia, co­mo fa­se ini­cial pa­ra lle­var­nos al caos.

Tie­ne muy cla­ro que la MUD es un sa­té­li­te de la Con­fe­ren­cia Epis­co­pal Ve­ne­zo­la­na, CEV, el ver­da­de­ro par­ti­do po­lí­ti­co que aglu­ti­na el ban­do opo­si­tor, pero, con un pun­to dé­bil: Un li­de­raz­go la­xo e in­de­ci­so, re­pre­sen­ta­do por el na­da ca­ris­má­ti­co Jor­ge Uro­sa Sa­vino. Re­que­ría en­ton­ces de un to­do te­rreno que pu­die­ra en­tre otras co­sas, fre­nar y ma­ne­jar al gru­po de mi­llo­na­rios abu­rri­dos, me­ti­do a po­lí­ti­cos y que quie­ren una sa­li­da con san­gre, ya.

Se in­for­mó bien y en­con­tró la so­lu­ción. El per­so­na­je que ne­ce­si­ta­ba exis­tía, es­ta­ba ju­gan­do ban­co en la CEV y se en­con­tra­ba en su feu­do de Mé­ri­da.

Su nom­bre es Bal­ta­zar Po­rras. Una suer­te de Lo­ren­zo de Mé­di­ci, a es­ca­la me­ri­de­ña, que no pes­ta­ñea­ría a la ho­ra de cum­plir una or­den, por más com­pli­ca­da que fue­ra. Sin pen­sar­lo mu­cho lo in­clu­yó en la lis­ta de los nue­vos car­de­na­les y apro­ve­chó la con­me­mo­ra­ción del ju­bi­leo, pa­ra con­vo­car­lo e im­par­tir­le la lí­nea a se­guir con ins­truc­cio­nes pre­ci­sas:

Me­ter en el co­rral a la ul­tra­de­re­cha vio­len­ta y ga­ran­ti­zar la con­ti­nui­dad del diá­lo­go, aun­que de­ba ha­cer una que otra con­ce­sión de me­nor im­por­tan­cia al cha­vis­mo. Po­rras, acos­tum­bra­do a la can­de­la, sa­be que de­be apa­re­cer siem­pre con Uro­sa, pa­ra los efec­tos me­diá­ti­cos, pero, en la prác­ti­ca ni si­quie­ra mo­les­tar­se en con­sul­tar­lo. Tie­ne lí­nea di­rec­ta con Ber­go­glio.

Es otra ju­ga­da del Pa­pa.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.