Co­mo en las co­rri­das de to­ros: NO HAY BI­LLE­TES

Notitarde - - Opinión - Pe­ter Al­bers pe­ter­kal­bers@yahoo.com @pe­ter­kal­bers

La co­la par­tía des­de la puer­ta del ban­co. Lar­guí­si­ma. Al­guien, de avan­za­da edad, pre­gun­tó por la co­la pre­fe­ren­cial. Al uní­sono res­pon­die­ron que ha­bía una so­la: la pre­fe­ren­cial, pues to­dos, co­mo se po­día apre­ciar en sus arru­gas y sus en­cor­va­das es­pal­das, eran de la ter­ce­ra edad. Tra­ta­ban de co­brar su pen­sión de ve­jez.

Fren­te a la puer­ta, el vi­gi­lan­te, con­ver­ti­do en je­fe de pro­to­co­lo, tra­ta­ba de po­ner or­den en­tre los de­ses­pe­ra­dos y des­di­cha­dos se­res que es­pe­ra­ban lle­gar a una de las ta­qui­llas pa­ra co­brar los di­ne­ros ofre­ci­dos por el pre­si­den­te Ma­du­ro: Pen­sión del SSO, agui­nal­do, re­tro­ac­ti­vo. Era pa­ra ellos una im­por­tan­te su­ma que les per­mi­ti­ría so­bre­vi­vir un mes más la es­ca­sez y so­bre­pre­cio de los ali­men­tos bá­si­cos. Ape­nas da­ba pa­ra eso. Adiós ha­lla­cas, pan de ja­món, dul­ce de le­cho­sa y de­más pla­tos tra­di­cio­na­les de fin de año.

An­te la an­gus­tia de los in­te­gran­tes de la cre­cien­te co­la, la res­pues­ta era la mis­ma: “No hay dinero; es­ta­mos es­pe­ran­do que al­gu­nos co­mer­cian­tes de­po­si­ten en efec­ti­vo, pues los trans­por­tis­tas de va­lo­res tam­po­co tie­nen bi­lle­tes pa­ra traer”. Al­gu­nos pen­sio­na­dos vie­nen des­de otros es­ta­dos: de Fal­cón, Ya­ra­cuy, Co­je­des. Des­de que les fue asig­na­da la pen­sión les to­có en es­te ban­co, sin con­si­de­ra­ción al­gu­na a su do­mi­ci­lio. Una mu­jer ve­nía de Ya­ra­cuy. El trans­por­tis­ta le co­bró diez mil bo­lí­va­res, que tu­vo que to­mar pres­ta­dos de sus ve­ci­nos; pero aho­ra, en la po­si­bi­li­dad de que no lle­gue dinero en efec­ti­vo a las bó­ve­das del ban­co, no tie­ne otro tan­to pa­ra pa­gar su regreso. No sa­be qué ha­cer, a quién acu­dir. Es­tá a pun­to de llo­rar. El vi­gi­lan­te, com­pa­de­ci­do, la co­lo­ca de pri­me­ra en la fi­la, por si lle­ga dinero…

La gen­te se pre­gun­ta qué es­ta­rá pa­san­do pa­ra que no ha­ya dinero. Al­guno es­pe­cu­la que an­te el anun­cio de que no se po­drían re­ti­rar más de diez mil bo­lí­va­res de los ca­je­ros au­to­má­ti­cos ni por ta­qui­llas re­gu­la­res, y tor­pe­men­te le pu­sie­ron fe­cha a la prohi­bi­ción, los clien­tes de los ban­cos acu­die­ron pron­ta­men­te a re­ti­rar fon­dos de sus cuen­tas, pa­ra te­ner efec­ti­vo con que pa­gar sus com­pras, ha­bi­da cuen­ta de que, en­ci­ma, los pun­tos de ven­ta elec­tró­ni­cos no es­tán fun­cio­nan­do de ma­ne­ra con­fia­ble.

Otro mur­mu­ra­ba que el ne­go­cio de los bi­lle­tes es­ta­ba en ma­nos de al­gu­nos mi­li­ta­res de al­to ran­go, y que el Ban­co Cen­tral no que­ría pa­gar lo que pe­dían, que­bra­do co­mo es­tá.

Otro, que el bar­co que los traía del ex­te­rior es­ta­ba en el puer­to, es­pe­ran­do que los des­car­ga­ran. Pa­re­ce que la ca­carea­da “Ca­sa de la Mo­ne­da” que se cons­truía en la Ave­ni­da “Las De­li­cias” de Ma­ra­cay, es­tá, co­mo mu­chas otras obras del go­bierno, pa­ra­li­za­da, y por eso hay que im­por­tar bi­lle­tes.

Más allá ar­gu­men­ta­ba uno de los po­cos cha­vis­tas (ca­da vez son me­nos) que era por cul­pa de la “gue­rra eco­nó­mi­ca”. Lo ha­cía tí­mi­da­men­te, tal vez sin­tién­do­se apa­bu­lla­do por la evi­den­te ma­yo­ría de los que mal­de­cían al ré­gi­men.

Y los ve­ne­zo­la­nos, que ha­ce­mos co­la pa­ra to­do, nos pre­gun­ta­mos qué es­ta­rá pa­san­do. Con un bi­lle­te de cien bo­lí­va­res, el más fuer­te (o me­nos dé­bil) del sis­te­ma mo­ne­ta­rio ve­ne­zo­lano, se pue­den com­prar so­la­men­te dos ca­ra­me­los. Con un bi­lle­te de cien pue­de un ve­ne­zo­lano lim­piar­se la bo­ca des­pués de su mí­se­ra co­mi­da, pues una sim­ple ser­vi­lle­ta va­le más que eso.

De­ma­sia­do ha tar­da­do el pue­blo en des­per­tar del es­ta­do hip­nó­ti­co don­de lo su­mer­gió el Gran Char­la­tán, cam­peón ab­so­lu­to en eso de ha­cer de pro­me­sas no cum­pli­das.

De se­guir así su he­re­de­ro y su co­rrup­ta cor­te, lo que al ré­gi­men le que­da­rá de vi­da se­rá co­mo una ca­rre­ra de ta­xi de cien bo­lí­va­res: Cor­ti­ca, cor­ti­ca...

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.