La pa­la­bra em­pe­ña­da

Notitarde - - Opinión - Luis Cu­bi­llán Fonseca

Des­de la an­ti­güe­dad se de­fi­ne al per­fec­to hom­bre co­mo “hom­bre de pa­la­bra”, cuan­do un hom­bre em­pe­ña­ba su pa­la­bra se ha­cía ma­tar por ella, por­que sig­ni­fi­ca­ba su ca­li­dad mo­ral, su hom­bría. De allí vino la im­por­tan­cia de los ju­ra­men­tos: de­cir que: ¡me dio su pa­la­bra de ho­nor!, sig­ni­fi­ca­ba, que si no cum­plía, aquel hom­bre, quien se­gu­ra­men­te ig­no­ra­ba, o no le im­por­ta­ba que se di­je­ra que era un hom­bre sin ho­nor, y lo per­día.

La tra­di­ción no se ha per­di­do, aun se ju­ra, por lo más sa­gra­do que se ten­ga, ac­tual­men­te se ju­ra cum­plir y ha­cer cum­plir la Cons­ti­tu­ción y las le­yes de la Re­pú­bli­ca, allí es­tá ín­si­to el ho­nor, aquel quien ju­re y no cum­pla, no so­lo se­rá des­pre­cia­do, tam­bién per­se­gui­do por las le­yes las cua­les ju­ró y no cum­plió.

En es­te ca­so ve­mos al ac­tual se­ñor Pre­si­den­te de la Re­pú­bli­ca, nadie ten­drá que se­ña­lar­lo, pues es él quien se se­ña­la en unos pro­gra­mas te­le­vi­sa­dos, don­de en­tre una sal­sa y la otra, in­sul­ta a la ciu­da­da­nía, pre­va­li­do del po­der que so­bre los me­dios vi­deo eléc­tri­cos ejer­ce de for­ma ar­bi­tra­ria. En uno de esos des­can­sos, agi­ta­do por la sal­sa, dio su pa­la­bra de ho­nor o lo que así pa­re­ció, pa­ra cum­plir con lo acor­da­do en la Me­sa de diá­lo­gos, pa­ra la cual ha­bía con­vo­ca­do a sus ami­gos o par­cia­les los ex pre­si­den­tes miem­bros de UNA­SUR. Y de ma­ne­ra muy especial, al es­ta­do Va­ti­cano, pa­ra lo cual reali­zó una vi­si­ta anor­mal al Pa­pa, en es­te pun­to coin­ci­dien­do con la MUD, quien ha­bía pues­to co­mo pun­to prin­ci­pal pa­ra sen­tar­se a la me­sa de acuer­dos, la pre­sen­cia del Es­ta­do Va­ti­cano.

Han pa­sa­do va­rios días des­de que se le­van­ta­ron de la me­sa de acuer­dos, el se­ñor si­quia­tra Ro­drí­guez, que­dó co­mo un es­tú­pi­do le­yen­do la pri­me­ra par­te del acuer­do, él, que se las echa de ideó­lo­go del ré­gi­men lla­ma­do “Au­di”, hi­zo un pa­pel ri­dícu­lo, pues na­da de lo que le­yó, ha si­do cum­pli­do por el ciu­da­dano Pre­si­den­te de la Re­pú­bli­ca a cu­yo nom­bre ha­bló. ¡Se le aca­bó al si­quia­tra la al­za­de­ra, el ré­gi­men lo pu­so a re­pre­sen­tar pa­pe­les ri­dícu­los. Con res­pec­to a Oca­riz, quien le­yó la se­gun­da par­te, del acuer­do, na­da mo­ral lo afec­ta, pues lo que le­yó ha si­do la pre­di­ca per­ma­nen­te de la Me­sa de la Uni­dad De­mo­crá­ti­ca.

La fal­ta de cum­pli­mien­to de la pa­la­bra em­pe­ña­da, la fal­ta de ho- nor, co­mo de­cía­mos más arri­ba, es ta­ra que acom­pa­ña a cier­tas per­so­nas que no han te­ni­do su­fi­cien­te guá­ra­mo pa­ra de­cir el lu­gar don­de los pa­rió su ma­dre, mu­cho me­nos ten­drán va­lor pa­ra cum­plir los com­pro­mi­sos mo­ra­les.

Se ha pues­to de mo­da, pedir a los tri­bu­na­les, que prohí­ban hur­gar el lu­gar del na­ci­mien­to de cier­tas per­so­nas, y al­gu­nos tri­bu­na­les co­rrup­tos, se dan a la ta­rea de con­de­nar a quie­nes in­quie­ran el lu­gar don­de las ci­güe­ñas cu­cu­te­ñas de­ja­ron a esas per­so­nas. ¡Así es­ta­re­mos cuan­do hay que com­pro­me­ter al tri­bu­nal más al­to de la re­pú­bli­ca pa­ra sal­va­guar­dar al ré­gi­men!

En el si­quiá­tri­co de Bár­bu­la ha­bía un lo­co te­rri­ble, lla­ma­do Fi­li­ber­to te­nía un cor­pa­chón que me­tía mie­do, per­ma­nen­te­men­te es­ta­ba ca­li­fi­can­do de lo­cos a sus com­pa­ñe­ros de jau­la, pero los de­más lo­cos, un po­co más ra­cio­na­les que el gi­gan­tón, sa­bían que al lo­co gi­gan­tes­co y Ca­li­fi­ca­dor de los de­más le gus­ta­ba co­mer­se las he­ces de los de­más pa­cien­tes. Y to­dos se bur­la­ban. A ve­ces la lo­cu­ra no es so­lo un cuer­pa­zo, la en­fer­me­dad con­sis­te en cier­tas cos­tum­bres se­cre­tas, que so­lo se le des­cu­bren por el alien­to. ¡Lo­co Henry! ¡Que ri­ño­nes!, lo­cos son al­gu­nos que se han ca­sa­do con unas vie­jas plan­chu­das.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.