Equi­vo­ca­ron la es­tra­te­gia

Ha­bla la Con­cien­cia

Notitarde - - Ciudad - Luis Ga­rri­do luir­garr@hot­mail.com

A Ni­co­lás lo sa­cri­fi­ca­ron des­de el co­mien­zo. Su su­pues­to y du­do­so triun­fo se vio ro­dea­do de esa som­bra que lo ha se­gui­do en to­dos los pa­sos del ejer­ci­cio de la pre­si­den­cia. Los vo­tos no le per­te­ne­cen, for­ma­ron par­te de una es­tra­te­gia cu­yo fin per­se­guía con­cen­trar el sen­ti­mien­to de esa par­te de la po­bla­ción que cie­ga­men­te iba de­trás de Hu­go Chá­vez. Nun­ca pu­do le­van­tar vue­lo; ca­mi­na­ba co­mo so­nám­bu­lo ba­jo la mi­ra­da de los que en su par­ti­do lo han vis­to por de­ba­jo del hom­bro. A de­cir ver­dad, su leal­tad al co­man­dan­te no ha te­ni­do do­ble­ces, pe­ro ese ha si­do el ma­yor pe­so de su fra­ca­so; sim­ple­men­te que­dó co­mo el es­co­gi­do a de­do sin te­ner mé­ri­tos pa­ra me­re­cer­lo.

Los erro­res se mul­ti­pli­ca­ron. Nin­guno de sus pa­sos te­nía pa­ten­te pro­pia; to­do era en­do­sa­do al recuerdo de quien cons­ti­tu­yó la luz de la re­vo­lu­ción. Ma­du­ro, en su rol de pre­si­den­te se con­du­ci­ría por los ca­mi­nos de una es­tra­te­gia que le da­ría vi­da al di­fun­to Chá­vez, pe­ro le se­pul­ta­ba su de­re­cho a ser par­te sig­ni­fi­ca­ti­va de la his­to­ria. A su fa­vor es po­co lo que le en­do­sa el ejer­ci­cio pre­si­den­cial, se le hi­zo tar­de pa­ra echar su nom­bre al vue­lo; lo que di­se­ña­ron co­mo una es­tra­te­gia vino a cons­ti­tuir su en­tie­rro po­lí­ti­co. A la vis­ta del revocatorio y con­ver­ti­do hoy en el pro­ta­go­nis­ta de ma­yor re­cha­zo del pue­blo, “los rojos” tra­tan de le­van­tar su nom­bre en un te­me­ra­rio es­fuer­zo por salvar si­quie­ra las si­glas del par­ti­do.

La ma­nio­bra les de­jó una amar­ga ex­pe­rien­cia, “Chá­vez vi­ve”, pe­ro Ma­du­ro ago­ni­za po­lí­ti­ca­men­te. Qui­sie­ron ha­cer del muer­to una vi­gi­lia per­ma­nen­te, mien­tras que al pre­si­den­te lo fue­ron re­le­gan­do en la so­le­dad de su in­com­pe­ten­cia; fue tal el atre­vi­mien­to, que al pa­so del tiem­po y en­tre tan­tas ca­la­mi­da­des que su­fre el pue­blo, el pri­me­ro si­gue sien­do un ins­tru­men­to pa­ra el en­ga­ño, mien­tras que el otro ca­si inexis­ten­te pa­ra la su­per­vi­ven­cia del PSUV se le mi­ra so­lo den­tro de las pers­pec­ti­vas que arro­jan las tram­pas.

El pre­cio a pa­gar les ha re­sul­ta­do ex­ce­si­va­men­te cos­to­so: la sa­li­da in­mi­nen­te de Ma­du­ro y la pér­di­da del go­bierno. Aún así, los en­chu­fa­dos per­sis­ten en sus erro­res, no ter­mi­nan de en­te­rrar al muer­to tra­tan­do de sa­car­le ven­ta­jas fren­te a sus se­gui­do­res; pe­ro por más que in­ten­ten atra­sar el re­loj y dis­tor­sio­nar la ver­dad, la de­ci­sión del pue­blo es­tá to­ma­da: Ni­co­lás también es otro ca­dá­ver po­lí­ti­co.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.