Exi­gir y dia­lo­gar

Notitarde - - Ciudad - Simón Gar­cía @gar­cia­sim

Un go­bierno sin res­pal­do po­pu­lar no pue­de im­po­ner una he­ge­mo­nía ex­clu­yen­te pa­ra tra­tar co­mo enemi­go a quien se opon­ga a la per­pe­tua­ción del ré­gi­men. No pue­de des­pe­da­zar a la Cons­ti­tu­ción por­que pro­cla­me que la re­vo­lu­ción es una ra­zón su­pe­rior.

La di­so­lu­ción del Es­ta­do se re­fle­ja en el in­cum­pli­mien­to de fun­cio­nes ele­men­ta­les co­mo la de con­ser­var el or­den pú­bli­co, ejer­cer el mo­no­po­lio del uso de la fuer­za o crear un mí­ni­mo de bie­nes­tar. La so­cie­dad es­tá en mo­do des­truc­ti­vo.

El po­der se sos­tie­ne por un frá­gil tin­gla­do bu­ro­crá­ti­co cons­ti­tui­do por un con­jun­to de ór­ga­nos, su­bor­di­na­dos al eje­cu­ti­vo, pa­ra ase­gu­rar el man­te­ni­mien­to del ré­gi­men, la pe­na­li­za­ción de la opo­si­ción y el apa­ci­gua­mien­to de la so­cie­dad.

En es­tas con­di­cio­nes, ir a un diá­lo­go ad­quie­re una do­ble na­tu­ra­le­za: me­dio pa­ra es­ta­ble­cer acuer­dos que sean be­ne­fi­cio­sos pa­ra el país y for­ma ci­vi­li­za­da de con­ti­nuar las lu­chas por la vi­gen­cia de la cons­ti­tu­ción y el res­ta­ble­ci­mien­to de la de­mo­cra­cia. Ello su­po­ne una fuer­te mo­vi­li­za­ción pa­ra exi­gir el cum­pli­mien­to de los acuer­dos.

El go­bierno in­ten­ta­rá usar el diá­lo­go a fa­vor de su pro­pia es­ta­bi­li­za­ción. La MUD, co­mo he­rra­mien­ta pa­ra lo­grar avan­ces par­cia­les den­tro de las prio­ri­da­des de cam­bio. El diá­lo­go es la con­ti­nua­ción de la con­fron­ta­ción ba­jo la ex­pec­ta­ti­va de acuer­dos po­si­bles en­tre am­bas par­tes.

El diá­lo­go co­mo mé­to­do de­mo­crá­ti­co que in­clu­ye exi­gen­cias, pre­sión, per­sua­sión, ga­nan­cias y con­ce­sio­nes de­be ope­rar co­mo un ins­tru­men­to pa­ra de­bi­li­tar el blo­que de po­der, atra­yen­do ha­cia las fuer­zas de cam­bio a los sec­to­res ofi­cia­lis­tas que re­cha­zan las po­lí­ti­cas de Ma­du­ro, neu­tra­li­zan­do a los que as­pi­ran se­guir ju­gan­do un rol ins­ti­tu­cio­nal jun­to a una nue­va ma­yo­ría in­te­gra­da por fuer­zas que pro­vie­nen de la re­sis­ten­cia so­cial y también por quie­nes han aban­do­na­do al po­der cuan­do des­cu­brie­ron que se ha­bían mon­ta­do en la re­vo­lu­ción que no era.

Hay una nue­va ma­yo­ría que sin­te­ti­za va­lo­res liberales con exi­gen­cias de igual­dad so­cial y de com­pro­mi­so con los sec­to­res más dé­bi­les de la so­cie­dad, sin cu­ya me­jo­ría ra­di­cal no ha­brá bie­nes­tar so­cial.

Esa ma­yo­ría es ya una opción al­ter­na­ti­va de po­der. Hoy ella exi­ge rea­li­zar, sin nue­vos obs­tácu­los, el me­dio re­fe­ren­do: sa­lir de Ma­du­ro y se­guir con un go­bierno del PSUV que con­clu­ya en el 2018. Una vía blan­da de tran­si­ción con par­ti­ci­pa­ción de­ci- si­va del ofi­cia­lis­mo.

El se­gun­do ob­je­ti­vo es rea­li­zar las elecciones de go­ber­na­do­res y le­gis­la­do­res, con­fis­ca­das in­cons­ti­tu­cio­nal­men­te por el Eje­cu­ti­vo. El res­pe­to a la Asam­blea Na­cio­nal pue­de aña­dir­se co­mo una for­ma de lo­grar es­ta­bi­li­dad me­dian­te cam­bios.

El diá­lo­go es, a me­diano pla­zo, la an­te­sa­la pa­ra la for­ma­ción de un go­bierno que ex­pre­se a la nue­va ma­yo­ría. La MUD de­be dia­lo­gar, exi­gir el cum­pli­mien­to de los acuer­dos, es­ta­ble­cer las alian­zas y ge­ne­rar los con­sen­sos pa­ra ini­ciar pa­cí­fi­ca y cons­ti­tu­cio­nal­men­te una nue­va épo­ca.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.