¿Es­ta­mos pre­pa­ra­dos?

Notitarde - - Ciudad - Isabel Vidal de Ten­rei­ro ¿ Qué es el Jui­cio Fi­nal? ¿Cuán­do se­rá? Ver respuesta en: www.bue­na­nue­va.net

Con el Ad­vien­to co­men­za­mos un nue­vo Ci­clo Li­túr­gi­co. En la Li­tur­gia de la Igle­sia el año no co­mien­za el pri­me­ro de Enero, sino el Pri­mer Do­min­go de Ad­vien­to, que sue­le caer más o me­nos un mes an­tes de fin de año.

El Ad­vien­to nos re­cuer­da que es­ta­mos a la es­pe­ra del Salvador. Y las Lec­tu­ras de es­te tiem­po nos in­vi­tan a ver la ve­ni­da del Se­ñor de va­rias ma­ne­ras:

Una es la ve­ni­da del Se­ñor a nues­tro co­ra­zón, otra es la ce­le­bra­ción de la pri­me­ra ve­ni­da del Se­ñor, cuan­do nació ha­ce unos dos mil años, y otra es la que se re­fie­re a la Pa­ru­sía; es de­cir, a la ve­ni­da glo­rio­sa de Cris­to al fi­nal de los tiem­pos.

Res­pec­to de la Se­gun­da Ve­ni­da de Cris­to en glo­ria es cla­ro que a me­di­da que avan­za la his­to­ria, ca­da vez nos en­con­tra­mos más cer­ca de la Pa­ru­sía. Por eso San Pa­blo en su Car­ta a los Ro­ma­nos nos ha­ce caer en esa reali­dad: “aho­ra nues­tra sal­va­ción es­tá más cer­ca que cuan­do em­pe­za­mos a creer”. Y, se­gui­da­men­te nos in­vi­ta a “des­per­tar del sue­ño” (Rom. 13, 11).

Y ¿en qué con­sis­te ese sue­ño? Con­sis­te en que vi­vi­mos fue­ra de la reali­dad, tal co­mo nos lo in­di-

ca el mis­mo Je­su­cris­to en el Evan­ge­lio. Con­sis­te en que vi­vi­mos a es­pal­das de esa mar­cha inexo­ra­ble de la hu­ma­ni­dad ha­cia la Ve­ni­da de Cris­to en glo­ria. Con­sis­te en que vi­vi­mos co­mo en los tiem­pos de Noé, cuan­do -co­mo nos di­ce el mis­mo Se­ñor- “la gen­te co­mía, be­bía y se ca­sa­ba, has­ta el día en que Noé en­tró en el ar­ca, y cuan­do me­nos lo es­pe­ra­ban so­bre­vino el di­lu­vio y se lle­vó a to­dos. Lo mis­mo su­ce­de­rá cuan­do venga el Hi­jo del hom­bre” (Mt. 24, 37-39).

Así vi­vi­mos no­so­tros en el si­glo XXI: sin dar­nos cuen­ta de que - co­mo di­ce el Evan­ge­lio- “a la ho­ra que me­nos pen­se­mos, ven­drá el Hi­jo del hom­bre” ( Mt. 24, 44).

Y, “a la ho­ra que me­nos pen­se­mos” -co­mo ha su­ce­di­do a tan­tos- po­dría­mos mo­rir, y re­ci­bir en ese mis­mo mo­men­to nues­tro res­pec­ti­vo “jui­cio par­ti­cu­lar”, por el que sa­be­mos si nues­tra al­ma va al Cie­lo, al Pur­ga­to­rio o al In­fierno.

O po­dría ocu­rrir­nos que -efec­ti­va­men­te- ten­ga lugar la Se­gun­da Ve­ni­da de Cris­to al fi­nal de los tiem­pos. Pa­ra cual­quie­ra de las dos cir­cuns­tan­cias he­mos de es­tar pre­pa­ra­dos, bien pre­pa­ra­dos.

Es­tar pre­pa­ra­dos nos lo pi­de el Se­ñor siem­pre. Pe­ro el Ad­vien­to es un tiem­po es­pe­cial de pre­pa­ra- ción de nues­tro co­ra­zón pa­ra re­ci­bir al Se­ñor. Las Lec­tu­ras de es­tos días nos su­gie­ren de­jar el pe­ca­do y cul­ti­var las vir­tu­des.

Sa­be­mos que te­ne­mos to­das las gra­cias de par­te de Dios pa­ra es­ta preparación de nues­tro co­ra­zón a la ve­ni­da de Cris­to. Nues­tra co­la­bo­ra­ción es sen­ci­lla: sim­ple­men­te res­pon­der a la gra­cia di­vi­na pa­ra ser re­ves­ti­dos con

las ar­mas de la luz, co­mo son: la fe, la es­pe­ran­za, la ca­ri­dad, la hu­mil­dad, la tem­plan­za, el go­zo, la paz, la paciencia, la com­pren­sión de los de­más, la bon­dad y la fi­de­li­dad; la man­se­dum­bre, la sen­ci­llez, la pobreza es­pi­ri­tual, la ni­ñez es­pi­ri­tual, etc.

Re­cor­de­mos que el Hi­jo de Dios se hi­zo hom­bre y nació en Be­lén ha­ce ya más de dos mil años. El es­tá con­ti­nua­men­te pre­sen­te en ca­da ser hu­mano con su Gra­cia pa­ra “re­ves­tir­nos de El” (Rom. 13, 14). El también es­tá con­ti­nua­men­te pre­sen­te en la his­to­ria de la hu­ma­ni­dad pa­ra guiar­la ha­cia la Pa­ru­sía, cuan­do El vol­ve­rá de nue­vo en glo­ria “pa­ra juz­gar a vi­vos y muer­tos”, co­mo re­za­mos en el Cre­do.

El Ad­vien­to es tiem­po de preparación pa­ra ese mo­men­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.