“¡Que sean co­mo el Che!”

Fi­del Ale­jan­dro Cas­tro Ruz 1926-2016

Notitarde - - Portada - (Con in­for­ma­ción de AP/EFE/DPA/El País de Es­pa­ña/Cnn en es­pa­ñol/In­fo­bae).

Una pie­dra en el za­pa­to. Así fue con­si­de­ra­do el lí­der de la re­vo­lu­ción cu­ba­na, Fi­del Cas­tro, des­de que tras va­rios in­ten­tos to­mó el con­trol de La Ha­ba­na en 1959. Mu­rió en­vi­dia­do por sus se­gui­do­res, ad­mi­ra­do por sus de­trac­to­res, un lí­der ca­ris­má­ti­co que cam­bió la geo­po­lí­ti­ca de es­te he­mis­fe­rio. En­tre sus fra­ses cé­le­bres, la más re­cor­da­da es la di­cha en el jui­cio tras el fa­lli­do asal­to al Cuar­tel Mon­ca­da: Con­de­nad­me, no im­por­ta, la his­to­ria me ab­sol­ve­rá. Sin em­bar­go, en el mar­co de sus idea­les y uto­pías has­ta el fin de sus días so­li­ci­tó a sus co­rre­li­gio­na­rios ser co­mo Ernesto Gue­va­ra, el “Che”: Si que­re­mos de­cir có­mo de­sea­mos que se edu­quen nues­tros ni­ños, de­be­mos de­cir sin va­ci­la­ción: Que­re­mos que se edu­quen en el es­pí­ri­tu del Che.

La Ha­ba­na, no­viem­bre 26.- Fi­del Ale­jan­dro Cas­tro Ruz, na­ció el 13 de agos­to de 1926, en la fin­ca de su fa­mi­lia en Bi­rán, Ma­ya­rí, hoy Hol­guín. Hi­jo de la se­gun­da unión de su pa­dre, Án­gel Ma­ría Cas­tro, un te­rra­te­nien­te de ori­gen ga­lle­go, con Li­na Ruz, del que na­cie­ron sie­te hi­jos: cua­tro mu­je­res (Án­ge­la, Jua­na, Em­ma y Agus­ti­na) y tres va­ro­nes (Ra­món, Fi­del y Raúl).

Sus pa­dres con­tra­je­ron ma­tri­mo­nio en 1943, dos años des­pués de ini­ciar el di­vor­cio de su pri­me­ra es­po­sa, Ma­ría Lui­sa Ar­go­ta.

Es­tu­dió in­terno en co­le­gios de los je­sui­tas en San­tia­go y La Ha­ba­na y en 1945 ini­ció la ca­rre­ra de De­re­cho en la ca­pi­tal de Cu­ba, que fi­na­li­zó cin­co años más tar­de.

Se ca­só con Mirt­ha Díaz-Ba­lart (194854), con quien tu­vo un hi­jo lla­ma­do Fi­del. Ade­más, de su re­la­ción con Na­ti Re­vuel­ta na­ció Ali­na Fer­nán­dez Re­vuel­ta. Des­de co­mien­zos de los se­sen­ta es­ta­ba uni­do a Da­lia So­to del Va­lle, con la que tu­vo cin­co hi­jos (Ale­jan­dro, Ale­xis, An­to­nio, Alex y Án­gel). Tam­bién, se le atri­bu­yen otros dos hi­jos (Jor­ge Án­gel y Fran­cis­ca Pu­po).

Fi­del Ale­jan­dro Cas­tro Ruz fue un mi­li­tar, re­vo­lu­cio­na­rio, es­ta­dis­ta y po­lí­ti­co cu­bano. Ad­mi­ra­do e ido­la­tra­do co­mo una le­yen­da re­vo­lu­cio­na­ria vi­va que so­bre­vi­vió a 10 pre­si­den­tes de EE.UU. du­ran­te sus años en el po­der.

Des­pués de es­tar 47 años de ma­ne­ra inin­te­rrum­pi­da al fren­te del ré­gi­men so­cia­lis­ta que cons­tru­yó en torno a su li­de­raz­go, Cas­tro aban­do­nó el po­der ha­ce 10 años, en 2006, tras ha­ber su­fri­do una “cri­sis in­tes­ti­nal agu­da con san­gra­mien­to sos­te­ni­do” y de­le­gó el man­do del país en su her­mano Raúl Cas­tro, cin­co años me­nor que él.

Raúl Cas­tro to­mó el man­do pro­vi­sio­nal­men­te y dos años des­pués, en 2008, lo su­ce­dió de ma­ne­ra for­mal co­mo pre­si­den­te del Con­se­jo de Es­ta­do y del Con­se­jo de Mi­nis­tros.

El lí­der fa­lle­ció la no­che del vier­nes, 25 de no­viem­bre, a las 10H29 (ho­ra lo­cal), y sus res­tos se­rían cre­ma­dos “aten­dien­do su vo­lun­tad ex­pre­sa”, se­gún ex­pli­có Raúl Cas­tro, vi­si­ble­men­te con­mo­vi­do en una alo­cu­ción.

De pe­cu­liar bar­ba y uni­for­me ver­de oli­vo, el “Comandante en Je­fe”, lla­ma­do sim­ple­men­te Fi­del por los cu­ba­nos, fue un lí­der de per­so­na­li­dad aplas­tan­te, om­ni­pre­sen­te y de dis­cur­sos ma­ra­to­nia­nos. Vis­to en los pri­me­ros años de en­fer­me­dad so­lo en fotos, ví­deos, y de tra­je de­por­ti­vo, Fi­del se re­cu­pe­ró y re­apa­re­ció en pú­bli­co en ju­lio de 2010 en al­gu­nos en­cuen­tros aca­dé­mi­cos so­bre te­mas in­ter­na­cio­na­les, e in­clu­so vis­tió en oca­sio­nes de ver­de oli­vo, pe­ro sin in­sig­nias mi­li­ta­res pa­ra de­jar cla­ro que no re­tor­na­ría al Go­bierno.

Más de 100 mil cu­ba­nos sa­lie­ron de la is­la con des­tino a Mia­mi du­ran­te el “éxo­do de Ma­riel”. En­tre ellos, cien­tos de pre­sos que Fi­del or­de­nó de­jar li­bres e hi­zo em­bar­car ca­mino a La Flo­ri­da.

Decretan nue­ve días de due­lo

El Con­se­jo de Es­ta­do de Cu­ba de­cre­tó ayer nue­ve días de lu­to por la muer­te del ex­pre­si­den­te y lí­der de la re­vo­lu­ción cu­ba­na, Fi­del Cas­tro, quien fa­lle­ció la no­che del vier­nes en La Ha­ba­na a los 90 años de edad.

“Du­ran­te la vi­gen­cia del due­lo na­cio­nal ce­sa­rán las ac­ti­vi­da­des y es­pec­tácu­los pú­bli­cos, on­dea­rá la ban­de­ra na­cio­nal a me­dia as­ta en los edi­fi­cios pú­bli­cos y es­ta­ble­ci­mien­tos mi­li­ta­res. La ra­dio y la te­le­vi­sión man­ten­drán una pro­gra­ma­ción in­for­ma­ti­va, pa­trió­ti­ca e his­tó­ri­ca”, re­za el co­mu­ni­ca­do del Con­se­jo de Es­ta­do.

Los res­tos de Fi­del Cas­tro des­can­sa­rán en la ciu­dad de San­tia­go, en el es­te del país, un lu­gar im­por­tan­te en su ju­ven­tud y pa­ra la re­vo­lu­ción cu­ba­na, anun­ció el Go­bierno. Me­dios es­ta­ta­les di­je­ron que los cu­ba­nos de to­do el país es­tán in­vi­ta­dos a ren­dir ho­me­na­je a Cas­tro los días lu­nes y mar­tes fir­man­do un “ju­ra­men­to so­lem­ne de cum­pli­mien­to con el con­cep­to de la re­vo­lu­ción’’.

Se ce­le­bra­rá un ac­to en la Pla­za de la Re­vo­lu­ción de La Ha­ba­na, des­de don­de Fi­del so­lía di­ri­gir­se a las ma­sas.

Sus ce­ni­zas em­pren­de­rán el miér­co­les un via­je por el país, des­de La Ha­ba­na a San­tia­go, des­ha­cien­do la ru­ta que si­guió tras el triun­fo de la re­vo­lu­ción en 1959.

Se le ha­rá una ce­re­mo­nia pós­tu­ma en el ce­men­te­rio de San­tia­go el pró­xi­mo 4 de di­ciem­bre.

Cas­tro cre­ció cer­ca de la ciu­dad y allí asis­tió a la es­cue­la en su ju­ven­tud.

En 1952 em­pe­zó su lu­cha pú­bli­ca con­tra el dic­ta­dor Ful­gen­cio Ba­tis­ta. Seis años des­pués, tras una in­ten­to­na fa­lli­da en 1953, con­si­guió de­rro­car el ré­gi­men e ins­tau­ró su man­da­to.

La muer­te de Cas­tro su­pon­drá una enor­me sa­cu­di­da emo­cio­nal en Cu­ba, tan­to pa­ra sus par­ti­da­rios co­mo pa­ra sus de­trac­to­res, por el pe­so abru­ma­dor que ha te­ni­do su fi­gu­ra en la vi­da cu­ba­na du­ran­te ge­ne­ra­cio­nes.

Po­lí­ti­ca­men­te es el sím­bo­lo del fin de una era, aun­que eso no sig­ni­fi­que que hay que es­pe­rar pron­to cam­bios sus­tan­cia­les en el sis­te­ma cu­bano.

Que­da co­mo último sos­tén de los lí­de­res de la re­vo­lu­ción su her­mano, Raúl Cas­tro.

Fi­del: 49 años y 55 días en el po­der

Fi­del Cas­tro se man­tu­vo en el po­der 49 años y 55 días mar­ca­dos, en­tre otros hi­tos, por el en­fren­ta­mien­to con EE.UU., su alian­za con la URSS, la cri­sis eco­nó­mi­ca en la que se hun­dió la is­la tras caer ese blo­que y la re­vo­lu­ción “bo­li­va­ria­na” ca­pi­ta­nea­da por su pu­pi­lo ve­ne­zo­lano Hu­go Chá­vez, quien se con­vir­tió en el prin­ci­pal alia­do de la Cu­ba cas­tris­ta en el si­glo XXI.

Pre­si­den­te de Viet­nam, úl­ti­ma vi­si­ta que re­ci­bió de un man­da­ta­rio

El lí­der cu­bano Fi­del Cas­tro man­tu­vo el mar­tes 16 de no­viem­bre, en La Ha­ba­na, el que se­ría el último re­ci­bi­mien­to de un man­da­ta­rio en Cu­ba.

La vi­si­ta se ca­li­fi­có co­mo un “fra­terno” en­cuen­tro con el pre­si­den­te de Viet­nam, Tran Dai Quang, con quien ha­bló acer­ca de las ex­pe­rien­cias en el desa­rro­llo eco­nó­mi­co y so­cial en me­dio de los pe­li­gros que ace­chan a la hu­ma­ni­dad, co­mo el cam­bio cli­má­ti­co, los con­flic­tos bé­li­cos en dis­tin­tas re­gio­nes, el in­ce­san­te au­men­to de la po­bla­ción mun­dial, los ba­jos pre­cios del pe­tró­leo y el re­to de ele­var la pro­duc­ción de ali­men­tos a es­ca­la uni­ver­sal, se­gún la fuen­te.

En los úl­ti­mos me­ses Fi­del Cas­tro ha­bía re­ci­bi­do en su do­mi­ci­lio a va­rios lí­de­res que vi­si­ta­ron Cu­ba.

En­tre los más re­cien­tes fi­gu­ran: El pre­si­den­te de Por­tu­gal, Mar­ce­lo Re­be­lo de Sou­sa; el pri­mer mi­nis­tro de Ar­ge­lia, Ab­del­ma­lek Se­llal; el pre­si­den­te de Irán, Ha­sán Roha­ní; y los pri­me­ros mi­nis­tros de Ja­pón, Shin­zo Abe, y de Chi­na, Li Ke­qiang.

Fra­ses cé­le­bres

Al­gu­nas de las fra­ses mí­ti­cas del man­da­ta­rio cu­bano. “Ni los muer­tos pue­den des­can­sar en paz en un país opri­mi­do”. “Quien no sea ca­paz de lu­char por otros, no se­rá nun­ca su­fi­cien­te­men­te ca­paz de lu­char por sí mis­mo”. “Den­tro de la re­vo­lu­ción, to­do; con­tra la re­vo­lu­ción, na­da”. “Sem­bre­mos fe y es­ta­re­mos sem­bran­do li­ber­ta­des; sem­bre­mos alien­to y es­ta­re­mos sem­bran­do li­ber­ta­des; sem­bre­mos so­li­da­ri­dad y es­ta­re­mos sem­bran­do li­ber­ta­des”. “La fe de los pue­blos no se des­pier­ta con pro­me­sas, con teo­rías, ni con re­tó­ri­ca: La fe de los pue­blos se des­pier­ta con he­chos, con reali­da­des, con so­lu­cio­nes ver­da­de­ras”. “Con­de­nad­me, no im­por­ta, la his­to­ria me ab­sol­ve­rá”. “No nos en­ga­ña­mos cre­yen­do que en lo ade­lan­te to­do se­rá fá­cil; qui­zás en lo ade­lan­te to­do sea más di­fí­cil”. “La fuer­za del pue­blo es­tá en su unión; la fuer­za del pue­blo es­tá en su ma­yo­ría”. “Cuan­do un pue­blo enér­gi­co y vi­ril llo­ra, la in­jus­ti­cia tiem­bla”. “Ce­se la fi­lo­so­fía del des­po­jo y ce­sa­rá la fi­lo­so­fía de la gue­rra”. “¡Pa­tria o Muer­te!”.

Reac­cio­nes

El Par­ti­do So­cia­lis­ta Obre­ro Es­pa­ñol (Psoe) ha ex­pre­sa­do su pé­sa­me al Go­bierno de Cu­ba por la muer­te del lí­der de la re­vo­lu- ción cu­ba­na Fi­del Cas­tro, “des­cen­dien­te de es­pa­ño­les y una de las fi­gu­ras his­tó­ri­cas de ma­yor tras­cen­den­cia de Amé­ri­ca La­ti­na en el si­glo XX”.

El pre­si­den­te de la Au­to­ri­dad Na­cio­nal Pa­les­ti­na, Mah­mud Abás, dio sus con­do­len­cias por la muer­te del ex­pre­si­den­te y lí­der de la re­vo­lu­ción cu­ba­na, Fi­del Cas­tro, fa­lle­ci­do en La Ha­ba­na a los 90 años de edad.

El Go­bierno de la In­dia ha la­men­ta­do la muer­te de lí­der cu­bano, Fi­del Cas­tro, un “gran amigo” del país y “uno de los per­so­na­jes más icó­ni­cos del si­glo XX”.

“En­vío mis más pro­fun­das con­do­len­cias al Go­bierno y al pue­blo de Cu­ba por la tris­te des­apa­ri­ción de Fi­del Cas­tro. Oja­lá su al­ma des­can­se en paz”, es­cri­bió en su cuen­ta de Twit­ter el pri­mer mi­nis­tro del país, Na­ren­dra Mo­di, que ca­li­fi­có el fa­lle­ci­mien­to del lí­der cu­bano co­mo un “mo­men­to trá­gi­co”.

El pre­si­den­te de Ecuador, Ra­fael Co­rrea, fue el pri­mer man­da­ta­rio la­ti­noa­me­ri­cano en reac­cio­nar a la no­ti­cia de la muer­te del lí­der cu­bano, Fi­del Cas­tro.

“Se fue un gran­de. Mu­rió Fi­del. ¡Vi­va Cu­ba! ¡Vi­va Amé­ri­ca La­ti­na!”, es­cri­bió el man­da­ta­rio en la red so­cial Twit­ter. Evo Mo­ra­les, man­da­ta­rio de Bo­li­via, afir­mó ayer que sien­te un “pro­fun­do do­lor” por la muer­te de Cas­tro, al que lla­mó un “gi­gan­te de la his­to­ria de la hu­ma­ni­dad”. Pa­pa Fran­cis­co ma­ni­fes­tó su “pe­sar” por el fa­lle­ci­mien­to de Fi­del Cas­tro a tra­vés un te­le­gra­ma di­ri­gi­do a su her­mano Raúl, que fue di­fun­di­do por el Vaticano. En el co­mu­ni­ca­do re­za por el “des­can­so” del lí­der cu­bano. “Al re­ci­bir la tris­te no­ti­cia del fa­lle­ci­mien­to de su que­ri­do her­mano, el ex­ce­len­tí­si­mo se­ñor Fi­del Ale­jan­dro Cas­tro Ruz, ex­pre­si­den­te del Con­se­jo de Es­ta­do y del Go­bierno de la Re­pú­bli­ca de Cu­ba, ex­pre­so mis sen­ti­mien­tos de pe­sar a vues­tra ex­ce­len­cia”, afir­mó el Pon­tí­fi­ce, quien tam­bién ex­ten­dió su pé­sa­me “a los de­más fa­mi­lia­res del di­fun­to dig­na­ta­rio, así co­mo al Go­bierno y al pue­blo de esa ama­da na­ción”. Juan Ma­nuel San­tos, je­fe de Es­ta­do de Co­lom­bia, la­men­tó la muer­te del lí­der cu­bano Fi­del Cas­tro, del que di­jo que re­co­no­ció al fi­nal de sus días “que la lu­cha ar­ma­da no era el ca­mino” y “con­tri­bu­yó a co­lo­car fin al con­flic­to co­lom­biano”. “La­men­ta­mos la muer­te de Fi­del Cas­tro. Acom­pa­ña­mos a su her­mano Raúl y a su fa­mi­lia en es­te mo­men­to. Nues­tra so­li­da­ri­dad con el pue­blo cu­bano”, ma­ni­fes­tó San­tos en su cuen­ta de Twit­ter. El pre­si­den­te elec­to de EE.UU., Do­nald Trump, pro­me­tió ayer que su Go­bierno ha­rá “to­do lo po­si­ble pa­ra ase­gu­rar que el pue­blo cu­bano pue­da ini­ciar fi­nal­men­te su ca­mino ha­cia la pros­pe­ri­dad y li­ber­tad”, en un co­mu­ni­ca­do so­bre la muer­te del lí­der cu­bano Fi­del Cas­tro, a quien lla­mó “bru­tal dic­ta­dor”. El co­mu­ni­ca­do, di­vul­ga­do por la ofi­ci­na de tran­si­ción pre­si­den­cial, no fue la pri­me­ra reac­ción de Trump al fa­lle­ci­mien­to de Cas­tro, ya que el mag­na­te se ha­bía pro­nun­cia­do po­co an­tes en su cuen­ta de Twit­ter con una es­cue­ta fra­se: “¡Fi­del Cas­tro es­tá muer­to!”. Por su par­te, el se- cretario ge­ne­ral de la ONU, Ban Ki-moon, ofre­ció con­do­len­cias al pue­blo cu­bano y la fa­mi­lia de Fi­del Cas­tro.

“En es­ta épo­ca de lu­to na­cio­nal, ofrez­co el apo­yo de las Na­cio­nes Uni­das pa­ra co­la­bo­rar con el pue­blo de la Is­la’’, anun­ció en un co­mu­ni­ca­do.

Di­jo que ba­jo Cas­tro, Cu­ba re­gis­tró avan­ces en los cam­pos de la edu­ca­ción, al­fa­be­ti­za­ción y sa­lud, y ex­pre­só la es­pe­ran­za de que “Cu­ba si­ga avan­zan­do por un ca­mino de re­for­ma y ma­yor pros­pe­ri­dad’’.

Ba­rack Oba­ma in­di­có que Es­ta­dos Unidos tien­de “una mano de amis­tad al pue­blo cu­bano’’ al mo­rir Fi­del Cas­tro.

Oba­ma re­sal­tó en un co­mu­ni­ca­do que “la his­to­ria re­gis­tra­rá y juz­ga­rá el enor­me im­pac­to de es­ta per­so­na­li­dad sin­gu­lar so­bre el pue­blo y el mun­do a su al­re­de­dor’’.

El man­da­ta­rio es­ta­dou­ni­den­se ase­gu­ró que “la dis­cor­dia y los desacuer­dos po­lí­ti­cos pro­fun­dos’’ ca­rac­te­ri­za­ron la re­la­ción en­tre Es­ta­dos Unidos y Cu­ba du­ran­te seis dé­ca­das y que se ha “es­for­za­do pa­ra de­jar atrás el pa­sa­do’’.

Fi­nal­men­te, di­jo que en los pró­xi­mos días, los cu­ba­nos “re­cor­da­rán el pa­sa­do y tam­bién mi­ra­rán ha­cia el fu­tu­ro. Al ha­cer­lo, el pue­blo cu­bano ha de sa­ber que tie­ne un amigo y so­cio’’ en EE.UU.

En Mia­mi ce­le­bra­ron muer­te de ex­pre­si­den­te cu­bano

Me­dia ho­ra des­pués de que el Go­bierno de Cu­ba anun­cia­ra el de­ce­so de Fi­del Cas­tro, la “Pe­que­ña Ha­ba­na” de Mia­mi se lle­nó de vi­da y ce­le­bra­cio­nes. Mi­les de per­so­nas hi­cie­ron so­nar ca­ce­ro­las, on­dea­ron ban­de­ras cu­ba­nas y gri­ta­ron de jú­bi­lo en la Ca­lle Ocho, el co­ra­zón de la co­mu­ni­dad cu­ba­na exi­lia­da en Flo­ri­da.

Las bo­ci­nas y la sal­sa que sa­lían de las ra­dios de los au­tos re­so­na­ban con­tra las pa­re­des de es­tu­co de los edi­fi­cios, y fue­gos ar­ti­fi­cia­les ilu­mi­na­ron el cie­lo en una no­che hú­me­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.