Efec­ti­vas cam­pa­ñas de pre­ven­ción evi­ta­rían más ca­sos de VIH en Ca­ra­bo­bo

Fun­da­ción Ma­nos Ami­gas por La Vi­da es­ti­ma que 850 me­no­res de edad en el es­ta­do han si­do diag­nos­ti­ca­dos y ad­vier­te que 150 prue­bas con re­sul­ta­dos po­si­ti­vos no se han re­ti­ra­do en el CAI de Na­gua­na­gua

Notitarde - - Entrevista - Ca­ro­li­na Cam­pos

Alfonso tie­ne 14 años de edad y cur­sa el ter­cer año de edu­ca­ción bá­si­ca, sin em­bar­go, des­de el año pa­sa­do de­ci­dió que es­ta­ba lis­to pa­ra lle­var una vi­da se­xual­men­te ac­ti­va, pe­se a los po­cos co­no­ci­mien­tos que te­nía en la ma­te­ria.

En una cla­se es­cu­chó a su maes­tra ad­ver­tir a dos alum­nas lo com­pli­ca­das que se­rían sus vi­das de que­dar em­ba­ra­za­das “an­tes de tiem­po”, pe­ro ob­vió el co­men­ta­rio, pues co­mo hom­bre ase­gu­ra­ba que “ese ti­po de co­sas” no le afec­ta­ban.

El jo­ven si­guió sus ins­tin­tos y pro­bó suer­te con va­rias chi­cas de su ba­rrio que en oca­sio­nes lo in­vi­ta­ban a pa­sar a su ca­sa, los pre­ser­va­ti­vos que en­con­tró en el ca­jón de su her­mano pre­fi­rió no usar­los por­que ellas le di­je­ron que sa­bían el “tru­qui­to” que de­bía ha­cer­se pa­ra no que­dar en es­ta­do.

Hoy, Alfonso aca­ba de es­cu­char que una de las chi­cas con las que man­tu­vo re­la­cio­nes se­xua­les fue diag­nos­ti­ca­da “VIH po­si­ti­vo” y te­me que a él pue­da ocu­rrir­le lo mis­mo. Así co­mo po­si­ble­men­te es­té él, otros 850 me­no­res de edad en Ca­ra­bo­bo se han in­fec­ta­do, pe­ro una prue­ba a tiem­po les per­mi­tió sa­ber có­mo vi­vir con el Vi­rus de la In­mu­no­de­fi­cien­cia Hu­ma­na.

Eduar­do Fran­co, pre­si­den­te de la Fun­da­ción Ma­nos Ami­gas por la Vi­da (Ma­vid), ex­pli­có que to­das aque­llas per­so­nas que ten­gan re­la­cio­nes se­xua­les sin pro­tec­ción de­ben rea­li­zar­se las prue­bas co­rres­pon­dien­tes. En el mu­ni­ci­pio Na­gua­na­gua, por ejem­plo, el Cen­tro de Aten­ción In­te­gral de In­fec­cio­nes de Trans­mi­sión Se­xual/ SI­DA (CAI), ubi­ca­do al la­do del An­fi­tea­tro de Bár­bu­la, rea­li­za de for­ma gra­tui­ta el Test de Eli­sa de Cuar­ta Ge­ne­ra­ción, mé­to­do que de­tec­ta la pre­sen­cia de an­ti­cuer­pos en la san­gre.

Los me­no­res de edad no ne­ce­si­tan ir con sus pa­dres, ni po­seer una or­den mé­di­ca pa­ra so­me­ter­se a es­ta eva­lua­ción, por­que es 100% con­fi­den­cial. So­lo de­be­rán lle­var con­si­go su cé­du­la de iden­ti­dad. Lo la­men­ta­ble es que ac­tual­men­te 300 re­sul­ta­dos re­po­san en la se­de de la ins­ti­tu­ción es­pe­ran­do sean re­ti­ra­dos por sus pa­cien­tes, y más de la mi­tad de és­tos son VIH po­si­ti­vo.

Pre­ci­sa­men­te ése fue uno de los mo­ti­vos que lle­vó a Fran­co a vi­si­tar la se­de de No­ti­tar­de pa­ra ex­po­ner al pa­nel de pe­rio­dis­tas que in­te­gran el fo­ro Desa­yuno en la Re­dac­ción los pro­ble­mas que ha ori­gi­na­do la des­in­for­ma­ción so­bre el VIH-Si­da en Ve­ne­zue­la. Al even­to, lo acom­pa­ñó el pre­si­den­te de la Aso­cia­ción Unidos por la Vi­da (Asu­vi­da), Ri­chard Ro­drí­guez, los pro­mo­to­res so­cia­les Jhon Co­li­na y Nel­son Gar­cía; y los di­rec­ti­vos del mo­vi­mien- to “To­dos So­mos Vi­da”, Andrés Her­nán­dez y Víc­tor Ba­lla­da­res.

Por la ca­sa edi­to­ra tam­bién asis­tió el director del dia­rio, Gus­ta­vo Ríz­quez; el sub­di­rec­tor Jor­ge Chá­vez Mo­ra­les; la edi­to­ra web de es­pec­tácu­los, Da­nie­la Kong; el reportero grá­fi­co León Gi­mé­nez y quien sus­cri­be el pre­sen­te tra­ba­jo, Ca­ro­li­na Cam­pos Her­nán­dez.

“Ne­ce­si­ta­mos ha­blar de se­xo”

Sí, así co­mo el tí­tu­lo lo re­fie­re, ne­ce­si­ta­mos ha­blar de se­xo pa­ra en­ten­der el prin­ci­pal me­ca­nis­mo de trans­mi­sión del VIH-Si­da y más cuan­do el 1° de di­ciem­bre se ce­le­bra el Día Mun­dial de la Lu­cha Con­tra el Si­da. De he­cho fue el pre­si­den­te de Ma­vi quien pro­pu­so pro­fun­di­zar en un te­ma que has­ta el día de hoy si­gue sien­do “ta­bú” en mu­chas so­cie­da­des: La prác­ti­ca se­xual.

De acuer­do a Fran­co, es un error pen­sar que los jó­ve­nes so­la­men­te ne­ce­si­tan sa­ber cuá­les son los an­ti- con­cep­ti­vos y las en­fer­me­da­des que pue­den pre­ve­nir con és­tos, tam­po­co se­rían su­fi­cien­tes las char­las en don­de se abor­dan te­mas co­mo las di­fe­ren­cias anató­mi­cas en­tre hom­bres y mu­je­res, sino se abor­da el pri­mer en­cuen­tro se­xual de la ma­ne­ra más agra­da­ble po­si­ble, por­que a ma­yor co­no­ci­mien­to la res­pon­sa­bi­li­dad au­men­ta.

Ne­ce­sa­rio es que tan­to los pa­dres co­mo do­cen­tes y di­rec­ti­vos de las ins­ti­tu­cio­nes edu­ca­ti­vas vean “mo­ral­men­te co­rrec­to” la dis­cu­sión de es­tos te­mas en las au­las, y que la pre­ven­ción de en­fer­me­da­des a tra­vés de cam­pa­ñas au­dio­vi­sua­les pue­dan dar un gi­ro de 180 gra­dos, por­que “evi­tar ha­blar del se­xo ha si­do la raíz del pro­ble­ma”.

“Cuan­do ha­bla­mos de pre­ven­ción so­la­men­te nos re­fe­ri­mos al uso del pre­ser­va­ti­vo pa­ra evi­tar in­fec­cio­nes o em­ba­ra­zos no desea­dos, cuan­do de­be­ría­mos mos­trar con­duc­tas y es­ti­los de vi­da sa­lu­da­bles, por­que el pro­ble­ma es que los mu­cha­chos sa­ben que exis­te el con­dón, pe­ro no lo usan; creen que con la pas­ti­lla de un día des­pués evi­ta­rán una in­fec­ción de trans­mi­sión se­xual co­mo el VIH y la­men­ta­ble­men­te lo úni­co que te­ne­mos pa­ra im­pe­dir­lo es la edu­ca­ción y el uso del con­dón, más na­da”, acla­ró el pre­si­den­te de Asu­vi­da, Ri­chard Ro­drí­guez.

Dis­cu­tir con un pú­bli­co jo­ven so­bre la se­xua­li­dad de­be­ría for­mar par­te del sis­te­ma edu­ca­ti­vo ve­ne­zo­lano, por­que las es­tra­te­gias y di­dác­ti­cas que ne­ce­si­tan em­plear­se pa­ra ello, en mu­chos ca­sos, no son apro­ba­das por los maes­tros. “Cuan­do ha­ce­mos cam­pa­ñas de pre­ven­ción en las es­cue­las, nos da­mos cuen­ta que quie­nes es­tán peor son los do­cen­tes (...) en al­gu­nos ca­sos se nie­gan a rea­li­zar en­cues­tas anó­ni­mas a sus alum­nos, por­que les da ver­güen­za o no quie­ren te­ner pro­ble­mas con la Lop­na”, con­tó.

Aún así, los re­sul­ta­dos que arro­ja­ron esas prue­bas le hi­cie­ron ver a Ro­drí­guez que, la ma­yo­ría de los jó­ve­nes es­ta­ba muy bien for­ma­da en la teo­ría, aun­que la apli­ca­ción de esos co­no­ci­mien­tos “a la ho­ra de la ver­dad” fue­ra de­fi­cien­te.

El an­te­rior ar­gu­men­to, di­jo Ro­drí­guez, es ra­zón su­fi­cien­te pa­ra ase­gu­rar que los sis­te­mas de pre­ven­ción en Ve­ne­zue­la son prác­ti­ca­men­te nu­los, por­que el Go­bierno Na­cio­nal ha des­cui­da­do las cam­pa­ñas y pro­yec­tos que ayu­dan a or­ga­ni­za­cio­nes co­mo las que pre­si­de él y su com­pa­ñe­ro a pre­ve­nir que más ciu­da­da­nos se si­gan in­fec­tan­do.

“La fal­ta de es­ta­dís­ti­cas reales, nos ha­ce tam­bién im­po­si­ble pal­par la pro­ble­má­ti­ca que es­ta­mos vi­vien­do. Có­mo di­ri­gir una cam­pa­ña de pre­ven­ción cuan­do no sa­be­mos cuál es la po­bla­ción ma­yor que se es­tá in­fec­tan­do, no­so­tros asu­mi­mos que co­mo a las or­ga­ni­za­cio­nes es­tá lle­gan­do gen­te jo­ven, es ésa la po­bla­ción, pe­ro el Pro­gra­ma Con­jun­to de las Na­cio­nes Uni­das so­bre el VIH/Si­da (Onu­si­da) di­ce que son las amas de ca­sa las pri­me­ras in­fec­ta­das”, re­ve­ló.

La or­ga­ni­za­ción que di­ri­ge, por otra par­te, ha cal­cu­la­do que de ca­da 10 diag­nós­ti­cos, dos son per­so­nas que re­fie­ren ser ho­mo­se­xua­les y el res­to se pre­sen­ta co­mo he­te­ro­se­xual y de ese gru­po 4 ten­drían en­tre 12 y 24 años de edad. Co­mo da­to adi­cio­nal, son 15 las per­so­nas que se in­fec­tan se­ma­nal­men­te, sien­do Ca­ra­bo­bo el cuar­to es­ta­do con ma­yor nú­me­ro de afec­ta­dos.

¿Qué es el VIH-Si­da?

Acor­de a lo ex­pues­to por Ri­chard Ro­drí­guez, el Vi­rus de la In­mu­no­de­fi­cien­cia Hu­ma­na (VIH) in­gre­sa al or­ga­nis­mo a tra­vés del to­rren­te san­guí­neo y, co­mo cual­quier otro vi­rus, ha­bi­ta en el in­te- rior de una cé­lu­la. Ade­más, tie­ne la par­ti­cu­la­ri­dad de in­va­dir y des­truir los lin­fo­ci­tos CD4, sub­gru­po de los gló­bu­los blan­cos, que es­tán en­car­ga­dos de di­ri­gir el fun­cio­na­mien­to de to­do el sis­te­ma in­mu­no­ló­gi­co.

Den­tro del lin­fo­ci­to CD4 co­mien­za a re­pro­du­cir­se has­ta des­truir­lo, trans­mi­tien­do su in­for­ma­ción ge­né­ti­ca de for­ma tal que se crea­rán nue­vas cé­lu­las que en lu­gar de pro­te­ger al in­di­vi­duo lo des­trui­rán. Así, a me­di­da que el vi­rus se re­pro­du­ce, el or­ga­nis­mo es ca­da vez más vul­ne­ra­ble a otras en­fer­me­da­des.

A pe­sar de es­to, acla­ró el ti­tu­lar de Asu­vi­da que, tan­to el tér­mino VIH co­mo el que ha­ce alu­sión al Sín­dro­me de In­mu­no­de­fi­cien­cia Ad­qui­ri­da (Si­da) no pue­den ser em­plea­dos de la mis­ma ma­ne­ra, por­que es­te último re­pre­sen­ta so­la­men­te la eta­pa fi­nal del vi­rus.

¿Có­mo se trans­mi­te?

En vir­tud de acla­rar la ver­da­de­ra trans­mi­sión de la en­fer­me­dad, re­pre­sen­tan­tes de las aso­cia­cio­nes in­vi­ta­das in­for­ma­ron cuá­les son las vías -has­ta aho­ra com­pro­ba­das- pa­ra que el vi­rus pa­se de una per­so­na a otra. To­das ellas tie­nen que ver con la san­gre y flui­dos corporales co­mo el se­men, lí­qui­do pre­se­mi­nal, se­cre­cio­nes va­gi­na­les y le­che ma­ter­na que pue­da pro­du­cir la per­so­na con VIH.

Cen­tro de Aten­ción In­te­gral de In­fec­cio­nes de Trans­mi­sión Se­xual/SI­DA, ubi­ca­do al la­do del An­fi­tea­tro de Bár­bu­la, rea­li­za el Test de Eli­sa de Cuar­ta Ge­ne­ra­ción de for­ma gra­tui­ta. “Los mu­cha­chos sa­ben que exis­te el con­dón pe­ro no lo usan, creen que con la pas­ti­lla de un día des­pués evi­ta­rán una in­fec­ción de trans­mi­sión se­xual y no es así”.

Por con­si­guien­te, las re­la­cio­nes se­xua­les, bien sea por con­tac­to va­gi­nal o anal son al­ta­men­te per­ju­di­cia­les, si no hay uso del con­dón. En el ca­so último, men­cio­nó Ro­drí­guez que el se­xo anal re­pre­sen­ta un ma­yor ries­go por la de­li­ca­de­za de los te­ji­dos y la fa­ci­li­dad con la que se ori­gi­nan he­ri­das.

Ca­so con­tra­rio al oral, cu­yo fac­tor de ries­go es muy mí­ni­mo, por­que la sa­li­va tie­ne ele­men­tos co­mo la li­so­zi­ma, en­ci­ma bac­te­ri­ci­da que im­pi­de in­fec­cio­nes, aún así no se des­car­ta del to­do fu­tu­ras com­pli­ca­cio­nes.

En el ca­so de los be­sos, des­min­tió Ro­drí­guez, que se trans­mi­ta fá­cil­men­te la in­fec­ción; a me­nos que am­bas per­so­nas su­fran en­fer­me­da­des pe­rio­don­ta­les y una de ellas no

es­té so­me­ti­da a tra­ta­mien­tos an­ti­rre­tro­vi­ra­les. Por otra par­te, el ries­go de trans­mi­sión a tra­vés de je­rin­gas y agu­jas si­gue sien­do muy ba­jo, por­que ge­ne­ral­men­te es un ma­te­rial que de­be ser es­te­ri­li­za­do pre­via­men­te y no po­see las con­di­cio­nes at­mos­fé­ri­cas ne­ce­sa­rias pa­ra ser un agen­te de trans­fe­ren­cia, pe­ro sí pue­de ser un canal de otras in­fec­cio­nes.

“No hay po­si­bi­li­dad de in­fec­ción mien­tras la otra per­so­na no ten­ga una puer­ta de en­tra­da. Es mu­cho más pro­ba­ble pa­ra quie­nes tra­ba­ja­mos en la ra­ma de la sa­lud ad­qui­rir he­pa­ti­tis o tu­bercu­losis por ha­ber to­ca­do ele­men­tos pun­zo pe­ne­tran­tes que un VIH”.

Aho­ra bien, si se tra­ta de una mu­jer em­ba­ra­za­da, que es Eli­sa Po­si­ti­vo, otro ti­po de con­si­de­ra­cio­nes -se­ña­ló Ro­drí­guez- de­ben te­ner­se, pues aun­que el VIH no es un vi­rus he­re­di­ta­rio, el be­bé pue­de in­fec­tar­se si la ma­dre da a luz de for­ma na­tu­ral o si le su­mi­nis­tra su le­che ma­ter­na.

“So­lo el Hos­pi­tal Cen­tral de Va­len­cia ha­ce ce­sá­rea pú­bli­ca y en el Hos­pi­tal Án­gel La­rral­de de Na­gua­na­gua es­ta­mos tra­tan­do de ha­cer co­rrec­ti­vos, por­que es­tán ha­cien­do pa­rir a nues­tras mu­je­res con VIH. Has­ta se ha es­te­ri­li­za­do a las me­no­res de 15 años por­que pien­san que los ni­ños pue­den na­cer in­fec­ta­dos, cuan­do no es así”, de­nun­ció el director de la Fun­da­ción Ma­vid, Eduar­do Fran­co.

Fun­da­cio­nes co­la­bo­ra­do­ras

Des­de el pun­to de vis­ta de la Sa­lud Pú­bli­ca, el es­tig­ma que su­fren las per­so­nas con VIH obs­ta­cu­li­za el diag­nós­ti­co y tra­ta­mien­to. Los pre­jui­cios acer­ca de las en­fer­me­da­des in­fec­cio­sas, en es­pe­cial aqué­llas de trans­mi­sión se­xual y la in­for­ma­ción erró­nea so­bre és­tas ha in­cre­men­ta­do los ni­ve­les de dis­cri­mi­na­ción a ni­vel la­bo­ral.

Ra­zón por la cual, la de­fen­sa de los de­re­chos de és­tos, es pre­ci­sa­men­te la ta­rea que han em­pren­di­do ac­ti­vis­tas, pro­mo­to­res so­cia­les, mé­di­cos in­fec­tó­lo­go, in­mu­nó­lo­gos, psi­có­lo­gos, en­fer­me­ros, fa­mi­lia­res y pa­cien­tes que ha­cen vi­da en el es­ta­do Ca­ra­bo­bo.

La Fun­da­ción Ma­nos Ami­gas por la Vi­da, a car­go de Eduar­do Fran­co, es una Or­ga­ni­za­ción No Gu­ber­na­men­tal que ha orien­ta­do por me­dio de ta­lle­res y gru­pos de au­to­apo­yo a quie­nes vi­ven con el vi­rus, y ha de­fen­di­do pú­bli­ca­men­te los de­re­chos que el Es­ta­do ha vul­ne­ra­do.

“Ve­ne­zue­la era uno de los paí­ses que te­nía ma­yor can­ti­dad de ga­ma de me­di­ca­men­tos an­ti­rre­tro­vi­ra­les, ya no lo so­mos, es­ta­mos atra­sa­dos. Hoy el tra­ta­mien­to que ne­ce­si­ta ca­da per­so­na se cal­cu­la en­tre dos mil y dos mil 500 dó­la­res men­sua­les y el Mi­nis­te­rio so­lo tra­ta a 63 mil per­so­nas de las 200 mil que se­gún ellos vi­ven con VIH. Eso sig­ni­fi­ca que más del 50% de la po­bla­ción no to­ma an­ti­rre­tro­vi­ra­les”.

Es­te ti­po de me­di­ca­men­tos - sos­tu­vo- que po­seen tres mé­to­dos de blo­queo, ca­da pa­cien­te de­be­rá to­mar­los dia­ria­men­te, pues de lo con­tra­rio su or­ga­nis­mo se ha­rá re­sis­ten­te al tra­ta­mien­to, lo cual per­ju­di­ca­rá su sis­te­ma in­mo­no­ló­gi­co, y ésas son fa­llas que du­ran­te los úl­ti­mos tres años se han pre­sen­ta­do en Ve­ne­zue­la. Du­ran­te el 2016, en los me­ses de mar­zo y oc­tu­bre, se lo­gró la dis­tri­bu­ción com­ple­ta.

De allí par­te el lla­ma­do que reali­zó Fran­co al Go­bierno Na­cio­nal pa­ra la com­pra “a tiem­po” de me­di­ca­men­tos an­ti­rre­tro­vi­ra­les, así co­mo el su­mi­nis­tro de fór­mu­las lác­teas a ma­dres con VIH, pues la au­sen­cia de las mis­mas des­de ha­ce un año ha obli­ga­do a és­tas a su­mi­nis­trar­le le­che ma­ter­na, in­fec­tan­do así a sus hi­jos.

Aten­dien­do a es­to, Asu­vi­da fue otra de las or­ga­ni­za­cio­nes que su­mó al pro­yec­to de Ma­vi, ofre­cien­do aten­ción mé­di­ca odon­to­ló­gi­ca gra­tui­ta a pa­cien­tes con VIH. Asi­mis­mo, in­te­gran­tes de Ciu­dad Va­len­cia Ra­dio 89.9FM es­te año han for­ta­le­ci­do un pro­yec­to que des­de 2011 tie­ne por nom­bre “To­dos So­mos Vi­da”.

La cam­pa­ña que pre­sen­tó en el fo­ro, el director de la emi­so­ra, Andrés Her­nán­dez, tie­ne co­mo fin la pre­ven­ción del vi­rus me­dian­te la uti­li­za­ción del pre­ser­va­ti­vo y la rea­li­za­ción de la prue­ba pa­ra quie­nes así lo ame­ri­ten. El pró­xi­mo mar­tes 29 de no­viem­bre, gra­cias a la co­la­bo­ra­ción del Hes­pe­ria WTC de Va­len­cia, se lle­va­rá a ca­bo en la Sa­la 1 del ho­tel, el Fo­ro Em­pre­sa­rial de Al­to Ni­vel pa­ra la Res­pon­sa­bi­li­dad So­cial an­te el VIH- Si­da.

Quie­nes deseen asis­tir po­drán ha­cer­lo, so­lo de­be­rán lle­var con­si­go al­gún ju­gue­te, le­che de fór­mu­la, com­po­ta o pa­ña­les que desee do­nar a be­ne­fi­cio de 850 ni­ños con VIH que es­tán sien­do tra­ta­dos en el Hos­pi­tal Án­gel La­rral­de de Na­gua­na­gua.

Pa­ra ob­te­ner ma­yor in­for­ma­ción al res­pec­to o re­quie­ran al­gu­na aten­ción re­la­cio­na­da al VIH- Si­da po­drán co­mu­ni­car­se a los nú­me­ros 0241- 989.75.90 y 0412- 482.07.18 o a tra­vés de las re­des so­cia­les @ ciu­dadvlc899/ @ asu­vi­da/ @ fun­da­cion­ma­vid.

De ca­da 10 diag­nós­ti­cos, dos son per­so­nas que re­fie­ren ser ho­mo­se­xua­les, ocho se pre­sen­tan co­mo he­te­ro­se­xua­les y cua­tro de es­tos úl­ti­mos ten­drían en­tre 12 y 24 años de edad. “El tra­ta­mien­to que re­quie­re una per­so­na con VIH-Si­da en Ve­ne­zue­la tie­ne un cos­to men­sual de 2.000 y 2.500 dó­la­res. El mi­nis­te­rio so­lo tra­ta a 63 mil de 200 mil que lo ne­ce­si­tan”.

Eduar­do Fran­co, Ri­chard Ro­drí­guez, Jhon Co­li­na, Nel­son Gar­cía, Da­nie­la Kong, Gus­ta­vo Ríz­quez, Jor­ge Chá­vez Mo­ra­les, Ca­ro­li­na Cam­pos, Víc­tor Ba­lla­da­res y Andrés Her­nán­dez du­ran­te el fo­ro ma­tu­tino.

Ac­ti­vis­tas ase­gu­ran que los pre­jui­cios acer­ca de las en­fer­me­da­des in­fec­cio­sas, en es­pe­cial aqué­llas de trans­mi­sión se­xual, y la in­for­ma­ción erró­nea so­bre és­tas han ge­ne­ra­do dis­cri­mi­na­ción en el ám­bi­to la­bo­ral.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.